Parte 1 de 2
Los robots alimentarán al mundo

Desde el medio ambiente a la economía, los productores y los cultivadores florales siguen navegando una ola de desafíos. Uno en particular, la escasez de mano de obra, que ha surgido como el asunto más preocupante que enfrenta la industria hoy en día. Para abordar eficazmente la crisis, las pequeñas y grandes explotaciones han comenzado a reconfigurar sus operaciones mediante la automatización y la robótica, con la esperanza de aumentar la productividad y maximizar los recursos. Pero, ¿cómo encaja esta tecnología de vanguardia en el mundo de la agricultura? ¿Y qué significa para el futuro del trabajo?


Lacquey, una empresa holandesa especializada en la manipulación robótica de alimentos, colaboró con FTNON, un fabricante de equipos, para desarrollar una mano robótica con una pinza especializada. La pinza imita el agarre humano para recoger la col y las cabezas de lechuga y orientarlas para que encajen en una máquina que elimina el corazón.

La tecnología resuelve los puntos débiles
El Dr. Bob Whitaker, Jefe de Ciencia y Tecnología de Produce Marketing Association, dijo que se tiene que ver la tecnología como una solución potencial para los puntos débiles en la industria. La agricultura siempre ha dependido de un suministro de mano de obra manual. En el clima actual, tenemos una contracción de la mano de obra. La gente no quiere estos trabajos.

La revolución tecnológica agrícola comenzó con la automatización. La robótica tal como la conocemos hoy en día ni siquiera existiría, si no fuera por la transformación de datos de la automatización, en tareas ejecutables. Pero la automatización siempre ha sido limitada cuando se trata de crear conocimiento a partir de datos, reaccionar a los cambios en el entorno y multitarea. Fue entonces cuando los robots empezaron a tomar el relevo. Los robots tienen la capacidad de aprender de sus errores y seguir instrucciones complejas, haciéndolos una ventaja invaluable para los productores que buscan llenar agujeros en su fuerza de trabajo.

El número de trabajadores agrícolas disminuye rápidamente
Ese agujero está creciendo. Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, el número promedio de trabajadores agrícolas ha disminuido constantemente en el último siglo, de aproximadamente 3,4 millones a poco más de 1 millón. Entre 2002 y 2014, el número de trabajadores equivalentes a tiempo completo y de cultivos disminuyó en más del 20%, lo que resultó en una pérdida de 3.100 millones de dólares en ingresos agrícolas cada año. La razón de esta disminución va desde la reducción de la inmigración, a la disminución de las tasas de natalidad, hasta la falta de voluntad para realizar trabajos agrícolas por parte de una población agrícola envejecida.

Como resultado, el uso de alta tecnología en las granjas de los Estados Unidos ha comenzado a aumentar. De acuerdo con Robotics.org e IDTechEx, los robots y drones ahora representan un mercado de 3.000 millones de dólares en agricultura, y se espera que este número aumente a 6.000 millones de dólares en el 2022. Algunas estimaciones son aún más altas. Los investigadores de Wintergreen predicen que los robots agrícolas serán una industria de 16.300 millones de dólares para el 2020, una tasa de crecimiento de 20 veces su tamaño en 2013.
 

Taylor Farms ha colaborado con Soft Robotics en el desarrollo de un brazo robótico con "pinzas" que puede manejar frutas o verduras frescas con destreza.

La producción de alimentos debe duplicarse para 2045
Aunque la incorporación de la automatización y la robótica puede ser un cambio drástico para algunos productores, esta innovación es beneficiosa y necesaria a medida que la población mundial continúa expandiéndose. Las Naciones Unidas esperan que el conteo mundial llegue a 8,5 mil millones para el 2030 y 9,7 mil millones para 2050. Esas cifras requieren duplicar nuestra producción de alimentos para 2045. La automatización y la robótica presentan el método más probable para satisfacer esa demanda, pero se seguirá necesitando la voluntad de los productores para permanecer unidos.

Whitaker comenta, que nos estamos moviendo hacia una mano de obra más cualificada y experta. Si esto realmente va a convertirse en un sistema integrado, van a hacer falta personas que se sientan cómodas con la ingeniería, los análisis de datos, el desarrollo de productos y la agricultura. Se necesitarán especialidades de gama alta para que todo esto funcione, concluyó.


Contacto:
Karl Smith
PMA
Tel: 302-607-2171
Click here to learn more

Fecha de publicación: 09/08/2017

 


 

Otras noticias en este sector:

16/07/2018 España: Investigan mallas fotoselectivas de sombreo para evitar plagas
12/07/2018 Desarrollan un hidrogel que retiene agua y nutrientes en los cultivos
12/07/2018 Un robot de Nueva Zelanda consigue información para las fincas de kiwis
11/07/2018 Una nueva tecnología promete calcular la vida útil "verdadera"
11/07/2018 Dos estudiantes tailandeses inventan una aguja para analizar durián
10/07/2018 Convertir arena del desierto en tierra de cultivo
10/07/2018 ¿Terminará con el desperdicio la impresión 3D de alimentos?
06/07/2018 Calculadora de residuos alimenticios de It's Fresh!
28/06/2018 Nuevo sistema de riego que sorprende a productores de todo el mundo
27/06/2018 España: Un dron sobrevolará Mallorca en busca de "Xylella fastidiosa"
27/06/2018 El sector de productos frescos necesita visión para adaptarse al cambio tecnológico
22/06/2018 Drones para polinizar manzanos
21/06/2018 Nuevas técnicas de control climático para nuestra agricultura moderna
21/06/2018 Blockchain para la importación de fruta
20/06/2018 Freshbot: La aplicación que proporciona al sector precios en tiempo real
19/06/2018 España: Un nuevo sistema de recolección de arándanos aumenta un 30% la rentabilidad
19/06/2018 España: "El uso de drones en agricultura es complementario, no es la panacea"
19/06/2018 Argentina: Nuevo hallazgo para luchar contra la mosca de la fruta
15/06/2018 Plantar en una finca será más sencillo
14/06/2018 España: Abre en Córdoba el primer laboratorio de bioseguridad vegetal de Andalucía