El proyecto de cítricos de Edeka y WWF da sus frutos

La temporada de los cítricos ha comenzado y Edeka ya ofrece sus naranjas en Alemania, unas frutas cultivadas en Andalucía en el marco de un proyecto agrícola.

En el cultivo de estas frutas se ha reducido significativamente el uso de plaguicidas, se ha fomentado la biodiversidad y tan solo se ha utilizado la mínima cantidad de agua necesaria. Además de la finca piloto de Iberesparragal, ahora se han sumado otras al proyecto conjunto de Edeka y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).


Cítricos sostenibles de Edeka

La carga química de plaguicidas por hectárea ya se ha reducido en un 89% desde 2015. En la lucha contra las plagas de las plantas, ahora las fincas recurren a métodos más amables: en lugar de utilizar productos químicos, se emplean enemigos naturales, como mariquitas contra los áfidos. Como resultado, en ocasiones es posible encontrar huellas de estos animales en la piel de la naranja. "Estas pequeñas marcas de la piel no afectan a la calidad de la fruta. Creemos que al consumidor no le importará encontrar una marca diminuta de vez en cuando, sobre todo cuando eso significa que el uso de insecticidas se ha reducido de forma drástica", señala Silja Marschke, gerente del proyecto en WWF. Rolf Lange, director de Comunicaciones Corporativa de la sede de Edeka, añade: "Con este proyecto, estamos dando a conocer formas de lograr una mayor compatibilidad ambiental en el cultivo de naranjas. También servimos de ejemplo al no matar enormes cantidades de insectos de manera innecesaria".


Control de calidad antes de la cosecha

Por ejemplo, el número de especies de mariquitas en la finca piloto Iberesparragal se ha incrementado de 7 iniciales a 12 y ahora 15. Otras especies también demuestran el éxito que puede tener un método de cultivo más respetuoso con el medioambiente. Esto se debe a que las fincas que participan en el proyecto están plantando deliberadamente setos y franjas verdes, además de crear zonas de anidación. Esto proporciona alimento y hábitat a animales acuáticos como la nutria y a aves rapaces como el milano negro.


Cada naranja se recolecta a mano

Además de la reducción de productos químicos y de la creación de una mayor biodiversidad, la gestión de los recursos hídricos –particularmente valiosos en Andalucía– es otro de los temas centrales del proyecto. El consumo de agua dulce en las fincas del proyecto se analiza y reduce con el respaldo de WWF España; por ejemplo, mediante el uso de sondas terrestres y riego por goteo. Este concepto integral, que tiene en cuenta la situación hídrica de toda la región, tiene el objetivo de distribuir el agua de una forma más equitativa y de utilizarla de un modo más sostenible. Esto, a su vez, ayuda a la conservación del conjunto de Andalucía y, en particular del Parque Nacional de Doñana. Este parque nacional constituye un refugio importante para animales en peligro de extinción como el lince ibérico y el águila imperial ibérica, y es un destacado lugar de descanso para las aves migratorias.


Control de los "valores ocultos"

A las naranjas Edeka, ya disponibles, pronto les seguirán las mandarinas Edeka. Llevarán el símbolo del panda de WWF, en referencia al proyecto conjunto. De esta forma, los clientes reconocerán que estas frutas se han producido siguiendo unos métodos de cultivo convencionales, aunque ecológicos y sostenibles.

Para obtener más información y ver un vídeo del proyecto, visite www.edeka.de/orange
y www.edeka-verbund.de/projekt-zitrus

Fuente: EDEKA-Verbund / WWF Deutschland

Fecha de publicación :



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2018