Se espera que el vicepresidente Mnangagwa se haga cargo; recientemente apoyó la militarización de la agricultura

Ya es oficial: Fin a la era Mugabe

El esperado final de la era de Mugabe (o, como algunos lo han llamado, el "error" de Mugabe) parece haber llegado: el presidente Robert Mugabe y su esposa Grace están presuntamente bajo arresto domiciliario en Harare, junto con varios otros ministros del gabinete que, según ha informado el comisario de la policía, fueron detenidos anoche. Los edificios del gobierno y el aeropuerto (la semana pasada renombrado como Aeropuerto Internacional Robert Mugabe) están custodiados.

Se espera la declaración del presidente Mugabe, de 93 años, en la que acepta su renuncia.

El ejército zimbabuense y las comunicaciones de Zanu-PF, sin embargo, sostienen que no ha habido un golpe ni ninguna violación constitucional. "El ejército simplemente está llevando a cabo un Proyecto Democrático Nacional y lo está haciendo pacíficamente", declara la cuenta oficial de Twitter del partido gobernante Zanu-PF, que también agrega: "Ni Zimbabwe ni ZANU son propiedad de Mugabe y su esposa".

Se cree que el ex vicepresidente Emmerson Mnangagwa, quien fue despedido la semana pasada y huyó del país, ha regresado a una base de la fuerza aérea militar en Zimbabwe. Ha sido confidente de Mugabe durante décadas, estrechamente relacionado con el ejército y se ha esperado que fuera presidente desde la década de 1990.

Aislar a Mnangagwa fue un error estratégico de Mugabe, que parece haber subestimado la reacción de los militares, su aversión por su esposa y sus ambiciones presidenciales (se dice que el ejército "la detesta") y la garantía de apoyo que le habían dado.


Emmerson Mnangagwa (Foto: Zimbabwe Independent)

Zanu-PF está dividido por facciones, por ejemplo, la facción G40 que apoya las ambiciones presidenciales de Grace Mugabe. Cuando Mnangagwa se interpuso en su camino, hubo una creciente purga de miembros del partido pertenecientes a otras facciones.

Un factor importante en la política de Zimbabwe es la experiencia de la guerra. Los militares han tenido claro que nunca apoyarían a ningún candidato presidencial sin experiencia en la guerra de la independencia de Zimbabue (el Segundo Chimurenga) que terminó en 1979 y condujo a la independencia de Zimbabue en 1980.

"Todo el mundo quiere que Mugabe renuncie, todos estábamos deseando el cambio, por lo que somos cautelosamente optimistas, pero este es un territorio desconocido. A partir de ahora, los militares dictarán públicamente quién se queda en el poder. Nadie quiere un gobierno militar. Esperamos volver a una democracia constitucional", dice un locutor político zimbabuense.

La militarización de la agricultura de Mnangagwa
Justo antes de su expulsión, una moción del ex vicepresidente Mnangagwa, para intensificar el papel del ejército en el polémico proyecto agrícola del país, fue denegada en el parlamento. El debate parlamentario fue, inusualmente, asistido por una serie de generales del ejército, pero la moción fue rechazada por los de la facción G40.

"Durante las reformas agrarias de la década de 1990, el ejército estuvo presente en todas partes y su propuesta de militarizar la agricultura es inquietante. Podría ser visto como un juego de poder estratégico, queriendo superar a otras facciones", comenta un economista zimbabuense. "Espero que los militares se mantengan fuera de la economía". Creo, sin embargo, que el ex vicepresidente (Mnangagwa) se ha vuelto más pragmático. En una declaración después de su renuncia, dijo que había intolerancia en Zanu-PF. Sospecho que puede estar más abierto a involucrarse con la oposición, podría traer una nueva perspectiva a la política en Zimbabwe".

"No creo que maltraten a Mugabe. Todavía le tienen algo de respeto.", dijo una fuente fiable a FreshPlaza. Se sabe que a Mugabe le gusta el sudeste asiático y se espera que se exilie en Singapur, Malasia, Hong Kong o, quizás, Dubai.


Fecha de publicación :



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2018