En el Foro Mundial Bananero se habla sobre una división de valor razonable en la cadena de suministro

"Añadir 1,20 dólares más por caja"

La pobreza es un fenómeno mundial que debería recibir más atención, dijo Deborah Greenfield, de la OIT, durante el tercer Foro Mundial Bananero. Durante la gran "mesa redonda", cuando varias partes interesadas del sector bananero se reunieron, hablaron sobre, entre otras cosas, cómo llevar a cabo mejoras del valor en la cadena de suministro. La respuesta a ese problema resultó no ser tan simple, ¿o sería suficiente con 1,20 dólares más por caja?

Durante el discurso de apertura de Deborah, mencionó que muchas personas que viven en la pobreza tienen un trabajo. "Estas personas están trabajando, pero no pueden salir de la pobreza. La mayoría de la gente trabajadora, extremadamente pobre, participa en la agricultura". Esta situación conlleva varios desafíos, que el sector bananero, que emplea a millones de personas en todo el mundo, también debería plantearse.


Denis Loeillet, de CIRAD / FruitTrop.

Carrera hacia el abismo
Denis Loeillet, de CIRAD/FruitTop, habló sobre el sector bananero en cifras. A nivel mundial, se cultivan 134 millones de toneladas de plátanos, de los cuales 62 millones de toneladas son de la variedad Cavendish. Las importaciones a la UE en particular han aumentado considerablemente en los últimos años, y fueron más de 6 millones de toneladas el año pasado. El valor en la cadena de suministro se distribuye de manera diferente en cada país. Denis explica la distribución en Ecuador: la mayor parte es absorbida por los retailers, el 33% del valor. El comercio y la logística también ocupan porcentajes altos. El resto para el productor es del 17% y los empleados reciben el 6%.

En los últimos años, la situación no ha cambiado mucho para los productores y los empleados en las plantaciones. Gilbert Bermudez, COLSIBA: "La mayoría de los salarios se han mantenido sin cambios en los últimos años. La 'guerra de las bananas' aún no ha terminado. Esta carrera hacia el abismo tiene que terminarse". No es de extrañar que se señale a los retailers, que comenzaron la guerra de precios, cuando se trata de mejorar la división de valor en la cadena de suministro. "Los consumidores en Europa y los EE.UU. ven la banana como un producto barato. Los supermercados en Europa venden bananas con pérdidas. No deberíamos engañarnos a nosotros mismos. Cuando los supermercados venden bananas a precio de coste, esa carga se sostiene con los salarios de los trabajadores".



Según Bermudez, la solución está en un mecanismo de control, con el cual la FAO realice un análisis serio de los precios de venta de la fruta en los supermercados. "No estoy hablando de pequeñas diferencias de precios entre los supermercados, pero debería terminar la carrera hacia el abismo. Al final, nadie se beneficia".

¿Los retailers actúan?
Se insta sin rondeos a los supermercados a pagar un precio de compra más alto y así resolver el problema. Hace algunos años, Tesco prometió pagar un salario mínimo y digno a los productores por contrato dedicado, y tardaron varios años en hacerlo. Echando la vista atrás, Edgar Monge de Tesco también tiene que admitir que no tuvo éxito, por varias razones.


Edgar Monge de Tesco.

"Nos dedicamos a hacer que la cadena de valor sea lo más justa posible. Estamos realmente enfocados en eso". Una de las razones por las que el proyecto se estancó fue las diferencias de opinión sobre cuál debería ser el salario mínimo. "Tenemos que trabajar juntos para dar un paso adelante". Las otras organizaciones de supermercados también deben tomar medidas para hacer posible esta mejora. Lo que sí que cambió el retailer británico Tesco, fue que ahora trabajan con contratos a largo plazo con mayor frecuencia. Esto da a los productores mayor seguridad y pueden aumentar los salarios de los trabajadores, hay más espacio para contratos permanentes y hay dinero para inversiones.

Alguien del público agregó que los supermercados deberían invertir más en el sector de la banana ofreciendo, por ejemplo, más variedades. Alguien más agregó que la productividad también debería aumentarse, para hacer hueco a incrementos del salario.

El sector bananero en Filipinas se ha visto muy afectado por un huracán y El Niño en los últimos años, por lo que las cifras de producción son decepcionantes. Un problema que afecta al grupo de islas es la legislación sobre salarios mínimos. El gobierno determina un salario mínimo por región, pero sigue siendo un debate difícil. "Algunos productores pagan a sus trabajadores mucho menos, pero se preocupan por los miembros de las familias. Algunos productores expresan: no pago el salario mínimo, pero estoy pagando por la educación y la ropa de mis trabajadores", dice Stephen Antig, PBGEA. "Los pequeños productores no sobrevivirán al menos que se unan a sus 'hermanos mayores'". Debido a la cooperación, hay una posibilidad para los pequeños productores de bananas en el grupo de islas asiáticas.


De izquierda a derecha: Kozel Peters, WINFA (Islas de Barlovento); Fernando Bolaños, Agroamérica (Guatemala); Gilbert Bermúdez, COLSIBA (Honduras); Wilbert Flinterman, Fairtrade International (Alemania); Edgar Monge, TESCO (Reino Unido); Patrick Belser , OIT, Stephen Antig, PBGEA (Filipinas).

Un dólar más
Kozel Peters, WINFA, señala los problemas que enfrentan los pequeños productores. A pesar de los volúmenes reducidos, estos productores deben competir a escala global. "Los problemas de los pequeños productores no se tratan. Apenas participan en la cadena de valor. Se espera de ellos que innoven, pero no les pagan por ello". Peters aboga por una mejor división del valor, para que los pequeños productores también puedan obtener ganancias y se cree un campo de juego equitativo.

Fernando Bolaños, Agroamericana, también está preocupado. "Mientras que otros productos han aumentado en valor, los precios de las bananas apenas han cambiado en los últimos 20 años", dice. Además, ha visto una gran diferencia entre el salario mínimo y el salario digno en diferentes países. Finalmente, debido a ese precio bajo, no hay dinero para que los productores inviertan en nuevas técnicas. Sin embargo, tiene una propuesta muy específica para lidiar con estos problemas: "Añadir 1,20 dólares más por caja. Las bananas seguirían siendo el producto más barato en los estantes de frutas, pero los productores y distribuidores tendrían una vida mejor". Además, un aumento de precios similar difícilmente se notaría en los supermercados, tranquiliza al mercado: "Los precios de la banana no son flexibles, los consumidores todavía comprarían plátanos con un pequeño aumento de precio, se ha demostrado. Es un cambio pequeño, pero tendría grandes resultados en la cadena de suministro".

Fecha de publicación :



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2018