Christiaan van Ravenswaaij, Países Bajos:

"Este año, los cítricos españoles son más pequeños, pero tienen mejor precio"

"Es una temporada bastante normal, pero con calibres más pequeños". Así es como Christiaan van Ravenswaaij describe la campaña citrícola española de este año. El mayorista de frutas y hortalizas frescas al mando de la empresa S.C. van Ravenswaaij (sita en Veenendaal, Países Bajos) menciona que este año hay menor volumen, pero que los precios van en aumento.

"Los cítricos españoles alcanzan su mejor momento en torno a principios de diciembre", continúa Christiaan. "El 95% de los cítricos que importamos de España en los Países Bajos se destina al mercado holandés. El restante, se exporta fuera de Europa. Puesto que el volumen de cítricos españoles es un poco más bajo este año, los precios están subiendo. Esta fruta española alcanza su máximo esplendor hacia el 5 de diciembre, y precisamente es entonces cuando más demanda de estos cítricos tenemos".



Menos mandarinas, pero a precios más altos
En cuanto a las mandarinas españolas, Christiaan se ha dado cuenta de que este tipo de cítrico también llega con menor calibre este año. Según él, se debe al calor de las últimas semanas. "Este año, hemos tenido un 10% menos de mandarinas con respecto al año pasado", apunta. "Los precios están subiendo un 15%. Se observan muchas diferencias de calidad y, como empresa, hay que prestar mucha atención a qué variedad eliges. Pueden darse diferencias bastante notables en vida útil, color o sabor entre las distintas mandarinas. Yo prefiero las clemenules porque tienen una mejor calidad y la pulpa es óptima, en mi opinión".

De acuerdo con Christiaan, no solo existen diferencias de demanda en cuanto a la calidad de la mandarina española, sino que el aspecto de la fruta también desempeña su papel. "Las mandarinas se pueden vender con o sin hojas. Nosotros hemos decidido venderlas sin hojas, pero es una elección personal. Los clientes holandeses las prefieren sin hojas, mientras que los alemanes las prefieren con ellas. Personalmente, creo que una mandarina con hojas es un poco más auténtica. Al fin y al cabo, es toda una experiencia para los clientes. Por otro lado, cuando la fruta no presenta hojas, éstas no se pueden marchitar. No es muy agradable a la vista que, pasados dos días, cuelguen de las mandarinas hojas marchitas".



Demasiado calor para las naranjas
Según Christiaan, el calibre y la calidad de las naranjas se puede comparar a los de las clementinas. "Este año, las naranjas tienen un mercado bastante estable; hay menos volumen y los precios están subiendo un poco. El color de las naranjas casi es el que deberían tener. Como todavía hace demasiado calor, no tienen suficiente coloración. Debería hacer unos 6 grados centígrados, pero tenemos 12, demasiado calor. Por otro lado, el contenido de jugo es bueno y solo mejorará".

Que el volumen de naranjas sea bajo es una ventaja para la empresa de Christiaan, no así para los supermercados. "Los supermercados siempre trabajan con volúmenes grandes, aunque eso también puede ser complicado, cuando se cambia de unas zonas productoras a otras, por ejemplo", continúa. "Cuando los supermercados hacen el cambio de Sudáfrica a España, acaban primero con las naranjas sudafricanas antes de comenzar con las españolas. Cuando la oferta de naranjas españolas no es suficiente, a los supermercados les resulta difícil comprarlas, porque necesitan volúmenes grandes. Nosotros podemos continuar con cantidades más reducidas, y ese es nuestro punto fuerte. Aunque haya pocas naranjas españolas disponibles, nosotros podemos hacer el cambio a la oferta española".



A más calor, más consumo de limas
El limón y la lima tienen una menor presencia en el mercado español. Ambos tipos de fruta son bastante estables, aunque en ocasiones tienen sus picos. "El limón es estable todos los años, tanto en precio como en volumen", dice Christiaan. "En cuanto a la demanda de limas, tenemos ráfagas. Además, la lima es un producto muy sensible a la exportación. Cuando apenas hay demanda, los precios caen a entre 3 y 4 euros, pero cuando la demanda crece, los precios rondan los 10 euros. Esa diferencia depende, en parte, del tiempo que haga. Aunque los mojitos, que contienen lima, se beben todo el año, las ventas suben a partir de los 30 grados, y eso se refleja en la exportación".



Mercado difícil para el kaki
Aunque el kaki está ganando popularidad en los Países Bajos, la temporada es complicada todos los años, aunque resulte extraño. "Los precios del kaki son malos y hay mucha intranquilidad en el mercado", explica Christiaan. "El año pasado tuvimos mejor temporada, aunque este año tenemos los mismos volúmenes. Sin embargo, por alguna razón, los precios son un 25% más bajos. Se prevé que el mercado se recupere un poco, en especial una vez se agoten productos como las uvas. La gente se está familiarizando más con el kaki. Permitiendo que los consumidores degusten la fruta y aprenden a apreciarla más".

Continuidad
S.C. van Ravenswaaij lleva 90 años en el sector y saben dónde ir a buscar el producto. Christiaan es la tercera generación del negocio familiar, que cuenta con cerca de 600 empleados en la división mayorista y en las tiendas. "Nos esforzamos por la continuidad", señala. "En todos los años de actividad en España, hemos forjado buenas relaciones con nuestros proveedores permanentes. Algunas de esas relaciones comerciales tienen más años que yo, y eso que yo casi tengo 40 años. Ya sea en cítricos españoles o no, seguiremos creciendo e innovando".


Más información:
S.C. van Ravenswaaij
Christiaan van Ravenswaaij

Fecha de publicación :



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2018