El campo canario ya sufre las consecuencias del cambio climático

El campo canario sufre ya las consecuencias del cambio climático, por lo que precisa medidas para combatir la sequía, el efecto de tormentas tropicales cada vez más frecuentes y nuevas plagas que puedan llegar a las islas, según se ha expuesto hoy en un foro organizado por Efeagro.

En la apertura de este foro, organizado en colaboración con Plátano de Canarias y la empresa energética Disa, el consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno regional Narvay Quintero, ha destacado que el cambio climático es una realidad “palpable” en la sequía que sufren las islas y el resto de España y que ello supone un “gran reto” para el sector agroalimentario.

Quintero ha defendido que las consecuencias que genera se pueden afrontar con actuaciones que lo mitiguen, con planificación y con la implicación del conjunto de la sociedad.

En esta cuestión también han incidido el presidente de la agrupación de productores de plátanos, Asprocan, Domingo Martín, y el consejero delegado de Disa, Santiago Rull, quien ha remarcado el compromiso de su empresa en el desarrollo de energías renovables en las islas.

El secretario insular de la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas de Gran Canaria (COAG), Juan Hernández, en su intervención ha hecho hincapié en que los cambios climáticos han sido un fenómeno natural a lo largo de la historia, pero este no: “Este lo estamos produciendo nosotros y lo podemos solucionar”.

Efectos del cambio climático
El presidente de Asprocan ha alertado de que, como consecuencia del cambio climático, la producción de este producto será cada vez mayor, por lo que para combatir la saturación de los mercados es necesario incidir en las políticas de marketing, algo en lo que su colectivo ya trabaja, así como buscar nuevas salidas para la exportación donde se pueda vender a precios razonables.

Las tormentas tropicales con efectos devastadores es otra de las consecuencias sobre las que ha alertado Martín, así como sobre las plagas, que conllevan tratamientos costosos y poco respetuosos con el medio ambiente y las normas que lo regulan.

El clima canario hasta ahora actuaba como barrera natural contra estas plagas que afectan, sobre todo, a América, por lo que es preciso estar “vigilantes” ante la entrada de estas enfermedades con planes para su ataque y control, porque además impiden el desarrollo de producciones ecológicas.

En cuanto a los problemas derivados de la sequía, que acusan ya incluso islas húmedas como La Palma, que empieza a advertir sus consecuencias y no dispone de plantas desaladoras ni depuradoras, Martín ha destacado que es preciso que “desaparezca la burocracia” que afecta a este tipo de instalaciones.




Fecha de publicación :



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2018