Continúa el programa Buoni y Giusti de Coop Italia

"Les hemos pedido a nuestros proveedores –el 90% de los cuales son cooperativas y OP– que asuman responsabilidades. Les hemos pedido compromiso y que realicen el control obligatorio de sus socios. Queremos estar alerta y asegurarnos de que nuestro trabajo sea legal y ético".

Así se expresa Claudio Mazzini, director del departamento hortofrutícola de Coop Italia, al hacer balance de los dos primeros años de la campaña Buoni e Giusti. La iniciativa nació como respuesta a los recientes acontecimientos en el sector hortofrutícola. Añade también que "las normas hay que hacerlas en tiempos de paz, no en tiempos de guerra", para enfatizar que la legalidad es un compromiso diario, no algo que deba cumplirse solo cuando el sector se convierte en el centro de atención.

"Solo podemos ganar si utilizamos todas las herramientas a nuestro alcance. Pese a cierta rigidez procedimental, una red agrícola de calidad alta es esencial para Coop. Sin embargo, hoy en día, las certificaciones voluntarias como GlobalGAP GRASP pueden ser herramientas complementarias".

El eslogan Buoni e Giusti ("Bueno y Justo") fue adoptado para productos que no solo son agradables de comer, sino también justos con los productores. "Algunos segmentos son más críticos porque los productos en sí mismos requieren mucha mano de obra no especializada, ya que la materia prima tiene un valor bajo. Se puede decir que nuestros proveedores de confianza no incurren en violaciones, solo en algunos pecados veniales. De todos modos, estamos subiendo el listón".



Según el director de Coop Italia, se puede lograr un equilibrio entre precios justos y retribuciones justas. "En el segmento hortofrutícola es donde los consumidores quieren ahorrar dinero. Por suerte, hay muchos productos disponibles y no tendría sentido utilizar más del 20-30% de ellos para precios bajos. Otros factores y la segmentación de la oferta han adquirido mayor importancia, en especial ahora que parece que la gente dedica menos tiempo a tratar de ahorrar cada céntimo".

"Los consumidores son un poco como el Dr. Jekyl y el Mr. Hyde, porque, aunque esperan que se cumplan todas las normativas, en ocasiones se aprovechan de las oportunidades que surgen cuando los niveles de sostenibilidad no están claros". Pero se pueden hacer muchas cosas para optimizar los costes: "Existe una gran diferencia entre tener producciones de proximidad, algo que no siempre es viable, y reducir los pasos intermedios, y yo creo que la cadena hortofrutícola puede lograr resultados significativos en esta materia".

El director dice que está satisfecho con 2017 porque, pese a la pérdida de cantidades considerables de producto por las heladas primaverales, los volúmenes y los precios son bastante buenos. "Y las Navidades todavía están por llegar".

Regresando al tema de la ética, es muy necesario el efecto disuasorio de programas como I Buoni e Giusti Coop, ya que sería como rebasar el límite en una autopista con control de velocidad.

"Queremos evitar un comportamiento injusto que comporte ventajas competitivas a quienes violen las normas, queremos que la competencia se centre en las capacidades en lugar de en perjudicar al débil. Por supuesto, Coop Italia sola no puede solucionar el problema de la explotación, pero estamos convencidos de que, si otras cadenas exigieran nuestros mismos requisitos a sus proveedores, el comportamiento intolerable disminuiría".


Fecha de publicación :



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2018