¿Habrá hueco en la oferta española?

Resumen del mercado global del melón y la sandía

En los meses de verano, el consumo de melones y sandías suele incrementarse. Con las temperaturas estivales que ha hecho en las últimas semanas, cabría esperar un buen panorama en el mercado europeo de estas frutas, pero lo cierto es que está muy lejos de la realidad.

En estos momentos, se están produciendo melones y sandías en los países del hemisferio norte. España acapara el mercado europeo, pero también se está cosechando en Italia y Francia. La temporada de estos dos últimos países ha tenido un inicio complicado por la lluvia y el granizo registrados en junio, pero los comerciantes se muestran optimistas con los últimos desarrollos. Más hacia el norte, el estado de ánimo no es tan positivo. Los comerciantes holandeses se las están viendo con una oferta enorme de melones Galia y sandías, y con el inicio de las vacaciones de verano, no se prevé que las condiciones de mercado mejoren en el corto plazo. Tampoco en Ucrania andan muy satisfechos por los bajos precios que se están pagando.

En los Estados Unidos, los elevados costes del transporte están haciendo mella en el comercio. Estos costes deben reflejarse en el precio, pero si este es demasiado alto, el consumidor no comprará el producto. En Latinoamérica, los productores están evaluando la temporada pasada y planifican con cautela la próxima cosecha. Los productores sudafricanos que han podido regar han tenido una buena temporada. Algunos productores incluso tienen melones almacenados que están llegando ahora al mercado, pero con precios decepcionantes.



El sector español espera un hueco en la oferta
Tras una primavera inusualmente fría y muy lluviosa, la temporada del meón en Almería se puso en marcha con bastante retraso. Más tarde, llegó una ola de calor cuando Murcia estaba empezando con la cosecha. Debido a las altas temperaturas -más que el año pasado-, el volumen de cosecha se incrementó y ha provocado la actual sobreoferta en el mercado. La cosecha está avanzando rápido en Murcia, por lo que la oferta caerá a partir de ahora hasta principios de agosto. Y es que, en Castilla-La Mancha, la zona productora que sucede a Murcia, también se ha retrasado la cosecha y, además, se han plantado menos melones que el año pasado. Así, pues, el sector prevé un hueco en la oferta de unas dos o tres semanas, durante las cuales podrían subir los precios, que actualmente son bajos (en torno a 0,30 euros el kilo). Los melones amarillos y Galia han sido los que han registrado los precios más bajos. El Charentais es el que mejor se paga porque las distintas zonas productoras no se han solapado.

Después de varios años de crecimiento de la exportación de melones Piel de Sapo, la tendencia ha cambiado este año y tal vez, el volumen de exportación sea incluso más bajo que el del año pasado. Sin embargo, la demanda de Asia es mayor que nunca. Hay un número limitado de melones Piel de Sapo de calibre pequeño, y estos son los que se destinan a exportación. Este podría ser el resultado de la presión de la gran distribución española sobre los productores para que produzcan melones de calibres suficientemente grandes para el mercado nacional.

Al mismo tiempo, un gran obtentor está invirtiendo en una campaña para introducir el tradicional Piel de Sapo español en el norte de Europa y estimular su consumo. Este año, se van a regalar 5.000 melones en los supermercados y a través de un conocido retailer online en los Países Bajos. A esta campaña se sumarán otras en Alemania, Francia y el Reino Unido. El sector está convencido de que se tiene que invertir más en comunicación para que el Piel de Sapo crezca fuera de España. Los productores españoles aseguran que el Piel de Sapo es el melón "más sabroso", ya que así lo demuestran los resultados de las catas.

Italia: Preocupan los precios y la oferta
El inicio de la temporada en el Lacio no ha sido bueno a causa de la lluvia y el granizo registrados el mes pasado, indica un comerciante. Sin embargo, en los próximos meses se espera una buena cosecha hasta mediados de octubre. "Somos optimistas y creemos que la temporada se puede recuperar".

En Salento, la mayor región productora de Apulia, los melones y las sandías se cosechan en los meses de verano. El mercado suele alcanzar su punto más alto en julio, principalmente gracias al turismo; no obstante, no es la situación actual. Según un comerciante, los precios se sitúan por debajo del coste de producción y la guerra de precios entre los grandes retailers supone una gran amenaza para todo el sector. Los productores se fijan en el desarrollo de la temporada en otras zonas. "Grecia ha tenido una temporada bastante positiva, con precios que oscilan entre 0,20 y 0,24 euros por kilo, y los resultados también han sido positivos en Sicilia. Mientras, en Apulia, la temporada fue dramática el año pasado y las cosas no parecen haber mejorado mucho en 2018. "Los mercados de exportación tampoco nos ofrecen ninguna solución. La evolución de los precios suele ser predecible y el mercado avanza sin más".

También las sandías están obteniendo resultados decepcionantes. La producción disponible es inmensa, según un comerciante, y, como resultado, los precios tienden a la baja. Aunque las minisandías tienen cada vez más demanda, todavía hay un buen mercado para los calibres grandes. Estos últimos se venden al buen precio de 0,70 euros el kilo y los compran sobre tiendas que después los venden ya cortados.

Francia: Inicio caótico de la temporada por el mal tiempo
Un productor del sur de Francia nos cuenta que la temporada ha tenido un comienzo caótico. "Hemos tenido mal tiempo durante un mes, aunque las cosas han mejorado un poco en las tres últimas semanas. Ahora hace calor y buen tiempo, y esto tiene un efecto positivo sobre el mercado". Los consumidores vuelven a comer melones y los precios subieron 20 céntimos a principios de la semana pasada. El mal tiempo ha afectado a la calidad de los melones, pero, según el productor, no ha sido un problema importante. "Algunos son sabrosos y otros, no tanto".

Países Bajos: Abundancia de sandías y melones Galia
El mercado holandés del melón se caracteriza actualmente por el exceso de oferta. "Estamos pidiendo 40 céntimos por las sandías y recibimos 30 céntimos, y también hay muchos Galia disponibles", dice un importador. Toda la gama de melón procede de Murcia. Valencia está enviando sandías y, a partir de la semana que viene, Castilla-La Mancha también estará en el mercado con los melones amarillos y Piel de Sapo. En comparación con las sandías y los Galia, los melones amarillos están funcionando bien y los Cantaloupe y Piel de Sapo también obtienen resultados aceptables. Dado que hay muchos más holandeses de vacaciones, no se espera que el mercado se reanime pronto.

Ucrania: Precios bajos y competencia en exportación
La temporada comenzó hace tres semanas, relativamente pronto. Los precios ya han alcanzado un nivel crítico desde el inicio de la cosecha, según los productores. El 12 de julio, a los productores de Jersón les pagaban de 0,04 a 0,05 euros por kilo por las sandías. Según los productores, ese precio no basta para cubrir gastos. Al inicio de la cosecha de sandía, los precios fueron un 50% más bajos en el mismo periodo de 2017. En las tres primeras semanas desde el comienzo de la campaña, el precio fue, de media, un 20% más bajo que en las mismas fechas del año anterior. En la segunda semana de julio, los precios fueron comparables a los pagados en 2017.

En los mercados mayoristas también se pagan precios bajos. Los más altos se han alcanzado en Leópolis y Kiev, con entre 0,11 y 0,12 euros por kilo. En otros mercados mayoristas se paga menos (0.,06-0,07 euros/kg). Las exportaciones también dejan mucho que desear este año. Polonia es un comprador importante, pero la competencia con las sandías húngaras es fuerte. Los precios en los mercados mayoristas polacos llegan a los 0,23 euros el kilo, un 10% menos que el año pasado. Sin embargo, los exportadores ucranianos hacen frente a unos precios de transporte cada vez mayores.

Los costes de transporte marcan el tono en el mercado estadounidense
Si bien la oferta de melones es buena esta temporada, los comerciantes de la costa oeste están notando el impacto del aumento de los costes de transporte. En California, los comerciantes advierten que la oferta está cambiando de la región del desierto a la parte central del estado. Por los altos costes del transporte, la fruta llega a los supermercados a un precio más alto, pero la subida de los precios de la venta al por menor no es buena para la venta del producto, según un comerciante. La demanda al por menor sigue siendo buena, pero está bajo presión. Un comerciantes se muestra pesimista; espera poco del mercado en julio y agosto, tradicionalmente, no es un mes tan bueno. El crecimiento del sector del procesamiento y el catering no puede mitigar ese problema. En la costa este, Georgia y Carolina están en el mercado y la oferta va avanzando poco a poco.

El crecimiento del sector chino continúa
En términos generales, China ha tenido una gran cosecha de fruta este año, y también parece ser el caso de las sandías. Los altos precios pagados el año pasado motivaron a los productores a impulsar la producción de melones y sandías. Las condiciones meteorológicas favorables también estimulan la producción de estos cultivos. En este momento, la cosecha está alcanzando su pico en Hebei y en las provincias del norte. Las grandes zonas productoras del sur empiezan a cosechar en abril y llegan a su máximo en mayo.

Este año, el sector chino de la importación ha firmado un acuerdo estratégico con las autoridades vietnamitas para incrementar la importación de sandías vietnamitas para la venta al detalle. En torno al 20% de la cosecha de Vietnam (1,5 millones de toneladas) se exporta a China. Los productos se transportan por tierra y la temporada coincide con la del sur de china, lo cual suele provocar sobreoferta y caída de los precios. La mejora de la cooperación y la distribución puede evitarlo. Cada vez son más los productores que compran tierra en China para acrecentar la oferta. La combinación de la producción local con las importaciones garantiza oferta todo el año.

El cultivo de melón gana ritmo en Australia
El cultivo australiano de melón se ha recuperado después del golpe de un brote aislado de Listeria que ha tenido graves consecuencias para el sector: se perdieron 15 millones de dólares y quedaron melones sin cosechar en todo el país. La pérdida de confianza del consumidor provocó que los melones se pudrieran en el campo. Según las autoridades de Queensland, la demanda se redujo a la mitad durante esa crisis. Las autoridades nacionales han ofrecido 100.2000 dólares al sector para ayudar a recuperarse en varios mercados, en concreto Singapur, Nueva Zelanda, Japón y Malasia. Queensland Septentrional, el Territorio del Norte, y Kununurra y Canarvon, en Australia Occidental, son las regiones que están en el mercado ahora mismo. Las cifras de Hort Innovation muestran un crecimiento significativo de las exportaciones en los últimos años. Entre 2015 y 2017, el valor de las exportaciones pasó de 4,5 millones de dólares a 8,5 millones de dólares. Sin embargo, el volumen se incrementó tan solo un 3% en 2017 con respecto a 2016.

Los productores sudafricanos con acceso a riego han tenido una buena temporada
En el mercado se puede encontrar una oferta razonable de sandías. Las variedades Mickylee y Crimson Sweet han registrado precios "poco razonables" en los meses de invierno en el hemisferio sur. En los supermercados, estos productos costaban 1,90 euros. Los consumidores suelen cambiar las frutas de verano, como las sandías, por los cítricos alrededor de Pascua, como explica un productor de Gauteng. A partir del 1 de septiembre estarán en los mercados de nuevo las primeras sandías grandes.

En Ciudad del Cabo, un comerciante dice que todavía hay oferta procedente de un productor de Touwsrivier, Karoo. Ese productor ha tenido agua de sobra y eso le ha favorecido. Tiene tantas sandías que, en ocasiones, le resulta difícil encontrarles mercado.

A nivel nacional, la pasada temporada ha sido buena en cuanto a producción. En la región del Cabo, se esperaba un cultivo menor por lo seco que había sido el tiempo, lo que se traduciría en precios más altos. En el Cabo Septentrional, donde muchos productores riegan con agua del río Orange, la cosecha ha sido abundante, lo que ha afectado a los precios a la baja. Los productores de Limpopo sin acceso a riego han cosechado menos sandías, pero en las zonas con riego disponible, la cosecha ha sido mayor. Según los comerciantes, la calidad ha sido excelente.

Latinoamérica evalúa la campaña
Los países latinoamericanos están en el mercado principalmente durante los últimos y los primeros meses del año. En los meses de verano del hemisferio norte, estos países le ceden su sitio a otros orígenes.

Costa Rica cerró la temporada de exportación en mayo con buenos resultados. Se dice que la fruta tiene un buen color y una calidad interna mejor de lo habitual. en parte, se debe a los esfuerzos de los productores por mejorar el producto. Por el interés puesto en la calidad, se han abierto oportunidades en mercados como Escandinavia, Alemania y el Reino Unido.

La temporada de Panamá suele ir de noviembre a mayo. A partir de junio, llueve demasiado para cultivar melón. Desde 2005, el cultivo de sandía ha estado menguando debido, por un lado, a los acontecimientos en el mercado europeo y, por otro, al hecho de que las sandías no son lo bastante competitivas. Costa Rica y Brasil, los principales competidores, suelen tener un mejor acceso a Europa. Los comerciantes panameños están tratando de hacer contactos en Europa para así ampliar su presencia en ese continente.

Brasil se va preparando poco a poco para el inicio de la nueva temporada en septiembre. En los meses de invierno del hemisferio sur, la demanda en el mercado nacional cae. Es posible que las últimas lluvias hayan afectado a los preparativos para la próxima temporada, como la elección de variedades. Parece que el melón amarillo y Piel de Sapo, menos sensibles a la lluvia, se han convertido en una opción más frecuente. Está previsto que la superficie se mantenga estable después de lo buena que fue la temporada pasada. Todavía hay melones disponibles en el mercado nacional, aunque los precios estuvieron bajo presión en la primera semana de julio, lo cual se atribuye a las vacaciones escolares y la Copa Mundial.


Fecha de publicación :



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2018