Greenyard reabre la planta húngara

Un túnel de congelación de Greenyard es la fuente del brote de Listeria

Se ha descubierto que uno de los túneles de congelación de la planta húngara de Greenyard es la fuente del brote de Listeria monocytogenes, que ha provocado la retirada de una gran cantidad de productos este verano. El descubrimiento fue revelado por la misma empresa belga.

En julio, se realizó una importante campaña de retirada de productos. Estos se habían producido entre el 13 de agosto de 2016 y el 20 de junio de 2018 en la planta húngara de Greenyard en Baja California. Se inició una investigación sobre el brote de Listeria monocytogenes entre 2015 y 2018. La acción de retirada fue en respuesta a una decisión tomada por la Autoridad de Seguridad Alimentaria de Hungría el 29 de junio de 2018, en consonancia con la investigación de la EFSA sobre el brote. Greenyard, a su vez, decidió detener por completo la producción en esta fábrica hasta que se encontrara la fuente contaminante.

La empresa escribió en un comunicado de prensa: "La seguridad de los alimentos y la salud de nuestros consumidores es la prioridad número uno de Greenyard. La empresa ha llevado a cabo una investigación amplia y exhaustiva en su fábrica sobre la posible contaminación en colaboración con las autoridades y expertos independientes".

La fuente de la contaminación parece ser uno de los dos túneles de congelación de la planta. Greenyard ha decidido cerrar ese túnel, que se usaba para aproximadamente el 3% de la producción de su sección de congelados. La empresa, en colaboración con las autoridades, investigó si la planta podría volver a la producción y la reapertura se realizó bajo estricta supervisión. Greenyard también ha establecido una serie de procedimientos que se mantendrán durante el tiempo que se considere necesario.

Los procedimientos permiten que la producción pueda reiniciarse en la planta húngara, pudiendo abastecer a los clientes nuevamente. También existen soluciones alternativas para los productos que están temporalmente no disponibles. "Greenyard lamenta el impacto que este brote ha tenido en sus clientes y consumidores, a quienes estamos agradecidos por su continuo apoyo y confianza".

Con la reapertura de la planta, la empresa espera que el impacto económico esté entre la cantidad previamente reportada de 30 millones de euros (netos después del seguro). Greenyard quiere asumir un papel de liderazgo en el aumento de las regulaciones para el sector de congelados. La empresa ya ha establecido estándares más estrictos para sus propias zonas de producción.



Fecha de publicación :



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2018