Herramientas

Anuncio de empleosmás »




Especialesmás »

Top 5 - ayer

  • No hubo noticias publicadas ayer

Top 5 - semana pasada

Top 5 - mes pasado

Noticias adicionalesmás »

Noticias económicasmás »



El icaco (Chrysobalanus icaco)

El icaco, hicaco, jicaco o ciruela de algodón es una fruta tropical que pertenece a la familia de las Chrysobalanáceas. Esta planta es originaria de las regiones costeras que van desde el sur de Florida hasta el norte de  América del Sur  y del África Tropical; actualmente está difundida en regiones similares de todo el mundo. El icaco se caracteriza por ser un arbusto de tres a cuatro metros de altura, muy ramificado, de aspecto achaparrado. Sus hojas son simples, de color verde brillante en la cara superior, alternas, coriáceas, glabras, enterizas, elípticas, redondeadas u oboavadas, de tres a doce centímetros de largo y de dos a cinco centímetros de ancho, ápice redondo u obtuso y base redonda. Tiene un pecíolo muy corto con flores pequeñas, de color blanco a blanco cremoso, axilares y agrupadas en cimas de tres a diez flores. El fruto, o sea el icaco, es una drupa rosada o purpúrea, globosa u ovoide, de 2,5 centímetros de largo, de pulpa gruesa y blanca, ligeramente dulce. Sus semillas son de 2,4 centímetros de largo, con costillas longitudinales. Las flores y los frutos se dan todo el año.

En francés esta planta se llama Icacier, Icaque, Icaquier, Prune Colon, Prunier coton…

Esta planta se propaga por semilla o por estaca, aunque su crecimiento es muy lento. El icaco se cosecha a mano, pero como la pulpa no es tan jugosa, resiste bien el transporte sin dañarse.

El icaco se cultiva por sus frutos comestibles y como planta ornamental. Los frutos se consumen relativamente poco en su estado natural por ser insípidos y astringentes, pero son muy apreciados y sabrosos en forma de dulce en almíbar. Su sabor aumenta si antes de hervirlos se abren las cubiertas de las semillas para que el preparado reciba el sabor de la almendra o semilla propiamente dicha. Cuando el fruto está bien cocido, la semilla se ablanda lo cual permite abrirla y comer la almendra que es muy agradable.

Dulce de icaco.

La noche antes de la preparación se enjuagan los icacos -medio kilo, aproximadamente. Con un cuchillo fino se les hace, en el extremo superior, un corte superficial en cruz. Se colocan en un recipiente que no sea de aluminio, con agua suficiente para que los cubra, y se agrega el jugo de dos limones. Al día siguiente, después de haberles escurrido el agua cuidadosamente, se les retira la piel y se colocan en la olla donde se van a preparar, junto a una taza de azúcar y agua que los cubra nuevamente. Se llevan al fuego, se dejan hervir y, lentamente, se cocinan hasta que el almíbar tenga la consistencia de una jalea y los icacos estén blandos. A mitad de cocción se agrega el jugo de otro limón, que servirá para que el dulce obtenga el color morado que lo caracteriza.

Autor: Prof. Christian Cazabonne
e-mail: prof.cazabonne@hotmail.fr

Fecha de publicación: 27/10/2009

 


Reciba las noticias diarias en su correo gratuitamente | Oprima aquí


 

Otras noticias en este sector:

30/01/2015 ¿Por qué es mejor una banana que una píldora para curar algunas dolencias?
22/01/2015 ¿Llegó al máximo la producción mundial de alimentos?
16/01/2015 California desvela las más estrictas normas para los pesticidas
13/01/2015 La Eurocámara aprueba que cada Estado pueda restringir o prohibir los cultivos OGM
09/01/2015 La reducción de neonicotinoides no afectará a los productores de manzanas
23/12/2014 EE. UU.: Unas manzanas de caramelo provocan un brote de listeriosis
18/12/2014 Beneficios de las uvas para la salud
15/12/2014 España: La contaminación de semillas de manera intencionada es improbable
12/12/2014 La AFSA condena las pruebas con humanos de bananas modificadas genéticamente
12/12/2014 Alimentar a 7.000 millones de personas
02/12/2014 Nueva plataforma de control de residuos de la UE