Herramientas

Anuncio de empleosmás »




Especialesmás »

Top 5 - ayer

Top 5 - semana pasada

Top 5 - mes pasado

Noticias adicionalesmás »

Noticias económicasmás »



México: el durazno tiene propiedades diuréticas, laxantes y antioxidantes

Bajo la piel aterciopelada de esta dulce fruta sensual, delicada y sabrosa, se esconde un verdadero tesoro para la salud de las células. Posee tres vitaminas antioxidantes: A, C y E, que ayudan a evitar el envejecimiento precoz y la degeneración de los tejidos, a reforzar las defensas orgánicas del sistema inmunológico, y a vivir más años y mejor.

El melocotón es un fruto de olor agradable, esférico, de seis a ocho centímetros de diámetro. Tiene un surco profundo que ocupa media circunferencia. Su piel es delgada, vellosa, de color amarillo con manchas encarnadas. Su capa media o pulpa es amarillenta, de sabor agradable y está adherida a un hueso pardo, duro y rugoso, que encierra una almendra muy amarga.

Lo que no es muy conocido es que esta fruta no sólo sirve para elaborar jugos, postres o mermeladas, sino que también posee virtudes terapéuticas y protectoras conocidas hace siglos.

Por algo el sabroso melocotón fue adoptado como símbolo de la longevidad y la inmortalidad por la filosofía taoísta, en China, de donde procede originalmente este árbol. Aunque en tiempo de los antiguos romanos fuera importado desde Persia.

De hecho aparece reflejada en importantes obras de arte como Reunión elegante en el jardín de los melocotoneros, una pintura de Xie Huang, Dinastía Ming (1588-1644) que se exhibe en el Museo Metropolitano de Nueva York, en Estados Unidos.

Tan antiguas como sus cualidades culinarias y saludables, son ciertas curiosidades respecto de las denominaciones populares de este fruto, tanto en Europa como en América.

La palabra “melocotón” proviene del latín “malum cotoneum”, que en realidad significaba “membrillo”. Al parecer esto se debe a que las variedades más resistentes a las plagas se obtenían injertando el melocotonero en un membrillo.


Sabroso,

suave, saludable…

Por su parte, el término “durazno”, con el que se conoce al melocotón en América Latina, no tiene un origen americano como pudiera pensarse, sino latino, y —según algunas fuentes— la palabra durazno incluso aparece documentada en el idioma castellano antes que “melocotón”, aunque después predominó en el español europeo.

Aunque puede haber controversias respecto de su nombre, lo que sí está claro son las cualidades saludables de esta deliciosa fruta, que entre otras cosas es diurética y laxante.

Sus vitaminas A, C y E contrarrestan la perjudicial acción en las células de unas moléculas oxidantes denominadas “radicales libres”, ayudando a evitar enfermedades degenerativas como el cáncer, Alzheimer o cataratas, así como el envejecimiento precoz del organismo.

Estas vitaminas también ayudan a mantener en buen funcionamiento el sistema inmunológico, aumentando su actividad para combatir las infecciones y las enfermedades.

El melocotón es rico en minerales como el potasio, que regula la tensión arterial; fósforo, fundamental para el sistema nervioso y el cerebro, y también en magnesio, que contribuye a prevenir los estados de cansancio, ansiedad y estrés.

Éstas son otras de sus virtudes y formas de aprovecharlo mejor:

n Ayuda a la digestión: esta fruta es fácil de digerir, es poco “pesada” para el estómago, y ayuda al hígado a realizar los procesos digestivos porque aumenta la producción de bilis y la digestión de las grasas.

n Aliado de las vías urinarias: si sufre cálculos de riñón o vesícula, conviene tomar el melocotón en forma de jugo porque favorece la disolución de las llamadas “piedras renales”. Lo ideal es mezclarlo, con un poco de miel.

n Beneficia la actividad intestinal: el melocotón aporta una reducida cantidad de azúcar, por lo que pueden consumirlo los diabéticos —siempre bajo control médico y dentro de una dieta equilibrada— y gracias a su elevado contenido en fibra vegetal, resulta muy aconsejable para combatir el estreñimiento.

n A la hora de comprarlos…: elige los melocotones con la piel lisa, sin manchas y de tacto blando pero consistente. Su aroma debe ser suave y a la vez afrutado. Un truco para averiguar si están maduros consiste en comprobar la consistencia del pedúnculo: si cede al tirar de éste, significa que la fruta “está en su punto” para ser consumida. Esta fruta alcanza su máxima calidad cuando el verano se encuentra ya avanzado.

Fuente: http://www.elsiglodedurango.com.mx

Fuente: www.elsiglodedurango.com.mx

Fecha de publicación: 07/04/2008

 


Reciba las noticias diarias en su correo gratuitamente | Oprima aquí


 

Otras noticias en este sector:

18/12/2014 Beneficios de las uvas para la salud
15/12/2014 España: La contaminación de semillas de manera intencionada es improbable
12/12/2014 La AFSA condena las pruebas con humanos de bananas modificadas genéticamente
12/12/2014 Alimentar a 7.000 millones de personas
02/12/2014 Nueva plataforma de control de residuos de la UE
28/11/2014 "Los inviernos más suaves y la globalización incrementan las enfermedades de cultivos provocadas por insectos"
11/11/2014 La Eurocámara se refuerza en su pulso a las multinacionales ante el cultivo de transgénicos
07/11/2014 El cambio de las frutas y las hortalizas en los últimos sesenta años
06/11/2014 El calentamiento global, ¿afecta a la intoxicación alimentaria?
29/10/2014 Descubren una molécula adelgazante presente en los arándanos y la uva
29/10/2014 Unos científicos australianos recomiendan ocho piezas de frutas y hortalizas
28/10/2014 El mundo consume cada vez más frutas y hortalizas, pero no Europa
22/10/2014 Un cuarto de los niños del Reino Unido nunca ha probado un tomate
21/10/2014 Nueva Zelanda: Un melón gigante detenido en la frontera