Ecuador: Las salvaguardas amenazan el liderazgo de la piña en el mercado chileno

Ecuador es una economía dolarizada y la reciente fortaleza de la divisa americana ha perjudicado a los exportadores locales. Esto hace que se vuelva más barato importar frutas y verduras de terceros países como Chile, Perú o Colombia, quienes han sufrido importantes devaluaciones en sus monedas.

“Nuestro Gobierno implementó hace un par de semanas unas salvaguardas o aranceles extras a las importaciones de fruta de un 45%, para evitar que nos inunden con productos de terceros países y se perjudique la producción nacional. Esto ha provocado que los exportadores de fruta de otros países de la región se quejen, y en Chile están reclamando que se tomen las mismas medidas contra los productos de origen ecuatoriano”, explica Roberto Castillo, gerente comercial de Terra Sol.


Los aranceles a la importación de fruta al Ecuador alcanzan el 45%, esto podría acarrear represalias por parte de Chile y poner en riesgo el principal mercado para la piña ecuatoriana.

Esto pondría en riesgo los envíos hacia el mercado chileno, principal mercado para la piña ecuatoriana e, irónicamente, estas salvaguardas generarían problemas a los productores locales que la medida tomada por el Gobierno buscaba proteger.

“Los que exportaban a Chile van a tener que dejar su producto en el mercado local, ya que en su gran mayoría no cuentan con certificaciones para acceder a otros mercados más exigentes. Se generará fácilmente una sobreoferta y los precios se van a caer, lo cual sería una pena porque el mercado ecuatoriano paga bien y está casi a la par con el precio del mercado de exportación”.

Diversificación de los mercados
Terra Sol, fundada en los 60 por Edward M. Evans, es pionera en el cultivo de piña durante todo el año en Ecuador y tiene una larga tradición exportadora, también en productos como el abacá y la papaya.

La empresa cuenta con 650 hectáreas de piña, apuesta por producir fruta de acuerdo con los estándares de calidad de los mercados más exigentes, por lo que a diferencia de la mayoría de los productores locales la empresa tiene muy
diversificada su cartera de clientes, teniendo como principal destino para su piña a Europa, EE. UU. y Chile.

“Actualmente, como empresa no nos preocupan tanto las medidas que pueda tomar Chile, como sí lo hace la depreciación del euro. Estamos tratando de abrir nuevos mercados y desde el año pasado ya estamos exportando a Nueva Zelanda, el cual es un mercado que paga bien y paulatinamente se está acostumbrando a recibir una fruta de mayor calidad y calibres”, explica.

Como piñero de profesión y de larga trayectoria, Roberto prefiere evitar los análisis a corto plazo cuando se le pregunta sobre el futuro de la piña, lo que nos ofrece una imagen más amplia de la realidad de la piña.

“A diferencia de lo que puede aparentar, ya que la producción crece cada año, yo creo que la demanda está saturada a nivel mundial y que hasta se está encogiendo. La fruta de mala calidad y las subas y bajas de los precios no ayuda a acostumbrar a los consumidores a un consumo frecuente de piña. En algún momento los clientes se cansarán y saldrán a buscar alternativas más estables como el Ecuador, pero los márgenes seguirán siendo pequeños hasta que este sobreabastecimiento de piña se termine, una situación que yo estimo seguirá al menos durante los próximos cinco años”, concluye.



Más información:
Roberto Castillo
TERRASOL-ASOPIÑA
T: +593 999 599 899
robertocastillo@terra-sol.com
www.sistematerrasol.com


Fecha de publicación :
Author:
©



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2018