"Las propiedades organolépticas son incomparables"
Clementinas y naranjas de árboles del año 1956, un producto único

El mercado del cítrico contará a partir de este año con un producto único en el mercado, clementinas y naranjas procedentes de árboles de más de 60 años y que se venderán de forma directa del campo a la mesa. 

"En el año 1956, mi abuelo plantó los primeros árboles de clementina Fina en el Delta del Ebro, en el sur de Tarragona. Son árboles enormes que llevamos cuidando con mucho cariño desde que se plantaron. Necesitan más cuidados que un árbol joven.  Y es que, normalmente, los árboles cítricos con producción a escala, suelen retirarse a los 30 o 35 años de edad", cuenta Elisenda Franquet, CEO de Mandarinas del Abuelo y tercera generación, junto a su hermano José Franquet. 



"Con el paso de los años, de todas las plantaciones que teníamos los árboles han ido muriendo y hemos replantado con otras variedades como Clemenules o Satsumas, aunque decidimos seguir conservando el máximo número de árboles posibles de clementina Fina antiguos y de naranjas Navel Washington y Thompson, también del año 1956. Contamos con unos 80.000 kilos de clementina Fina y alrededor de 5.000 kilos de Navel antiguas, por lo que la producción es muy limitada", explica.

De acuerdo con Elisenda, la clementina Fina tiene un sabor especial de por sí, ya que "es la clementina de la que parten las variedades actuales en el mercado. Como el calibre es más pequeño y no produce tanto y el árbol está más desprotegido de las adversidades climatológicas como las heladas o fuertes vientos, con el paso de los años empezaron a ponerse de moda otras variedades que mutaban de ésta.  Las propiedades organolépticas de la mandarina Fina de estos árboles son incomparables a otras clementinas en el mercado. Además, estamos comercializando las primeras clementinas Finas que se plantaron, por lo que hablamos de un producto totalmente único y gourmet".



"Bajo la marca Mandarinas del Abuelo, estas clementinas se distribuirán a tiendas gourmet y desde nuestra web, donde los consumidores pueden hacer directamente sus pedidos. "Hasta entonces siempre hemos vendido por cooperativa, pero creemos que podemos encontrar nuevas vías para comercializar un producto tan especial", indica.

Dentro de alrededor de un mes empezará la comercialización de las primeras clementinas Fina de la que será su 61ª temporada, mientras que a mediados de enero esperan cosechar las primeras naranjas Navel. 

"Queremos destacarnos por vender un producto totalmente único en sabor, ya que no utilizamos cámaras de desverdización, sino que vendemos la fruta directamente después de recolectarla y envasarla. Nos preocupa el medio ambiente, pues además de tener el sello de producción integrada, usando el mínimo de productos químicos, destinaremos una parte de cada venta a la solución de problemas medioambientales en el Delta del Ebro. Este año, en concreto, las ayudas irán destinadas a proteger las abejas, cuya población se ha reducido en los últimos años", manifiesta Elisenda Franquet.

Las plantaciones están localizadas en la Masía de Vernis, que ahora es un alojamiento rural donde los visitantes pueden disfrutas de paseos en bici para conocer los encantos del Delta del Ebro, conociendo tanto la forma de cultivar estos cítricos como la popular siega del arroz.


Para más información:
Mandarinas del Abuelo
Elisenda Franquet
José Franquet
Avda.Generalitat 73
43500 Tortosa (Tarragona).
M:+34 679919251
T: +34 977441843
info@mandarinasdelabuelo.com
pedidos@mandarinasdelabuelo.com
www.mandarinasdelabuelo.com




Fecha de publicación: 10/11/2017
Autor: Joel Pitarch Diago
Derechos de reproducción: www.freshplaza.es


© 2018 FreshPlaza. Todos los derechos son reservados.