Qué podría suponer para la industria la prueba de 'Blockchain' con los tomates

Asombrados por cómo Blockchain estaba cambiando las finanzas, un ex banquero de Wells Fargo & Co., y un ex ejecutivo de Nasdaq Inc. comenzaron a buscar otras oportunidades. Barajaron aplicar esta tecnología en diferentes ámbitos, los seguros, el derecho e incluso el de la música. Más tarde se inclinaron por la agricultura.

Raja Ramachandran y Phil Harris se reunieron cuando ambos trabajaban en Wall Street, en 2005, después de que Citigroup Inc. adquiriera la empresa de comercio electrónico Lava Trading. Ambos eran amigos desde hacía más de una década y decidieron dejar las finanzas para fundar Ripe, que emplea blockchain en la agricultura, y tienen grandes expectativas de introducirlo en la cadena de suministro de alimentos.

"Dejamos los servicios financieros para encontrar una aplicación más significativa de blockchain. Sabíamos que iba a ser importante", dijo Harris. Como dice Ramachandran, "tropezaron con la comida".

El siguiente paso para Ripe fue un proyecto piloto en Ward's Berry Farm, una finca de 180 acres al sudoeste de Boston, donde los campos están llenos de zanahorias, remolachas baby, bok choy, acelgas, coles, repollos, batatas, cebollas, rábanos, habas, calabacín, calabazas y zinnias, que el agricultor Jim Ward planta porque a su esposa le encanta que le lleve a casa un ramo de flores frescas.

Una adición a su surtido este año son los tomates blockchain. Desde agosto, su madurez, color y contenido de azúcar se han rastreado paso a paso, reduciendo el deterioro y documentando la cadena de suministro.

Controlar las variables
"Mi trabajo es controlar tantas variables como pueda", dijo Ward un día de viento de otoño en su finca en Sharon, Massachusetts. En un campo de parras repleto de sensores conectados a un dispositivo, alimentado por energía solar que vincula la información a la nube, Ward tomó un tomate y se lo metió en la boca. "Mi negocio va de sabor y calidad", dijo.

Ripe se asoció con la franquicia de ensaladas Sweetgreen Inc. para demostrar que blockchain puede usarse para rastrear cultivos, produciendo productos de mayor calidad y proveyendo mejor información a agricultores, distribuidores de alimentos y restaurantes.

El mayor participante es International Business Machines Corp., que se asoció con los titanes de los alimentos Dole Food Co., Nestlé SA, Unilever NV y Wal-Mart Stores Inc. este verano en un proyecto piloto para introducir blockchain a sus negocios. IBM dice que su tecnología puede mostrar de dónde provienen los productos en cuestión de segundos. Los métodos tradicionales pueden tardar hasta una semana.

El experimento en la finca de Ward este verano, fue pensado para probar si el mismo principio podría funcionar en los restaurantes comprometidos con conocer los orígenes de todos sus ingredientes. Sweetgreen ya utiliza tomates cultivados en la finca de Ward en ensaladas vendidas en su establecimiento Prudential Center, en Boston. En su programa piloto con Ripe, los tomates fueron rastreados utilizando los sensores Analog Devices Inc. y Blustream Corp., y el sabor de algunos fue comparado con el de los tomates "normales" de la finca de Ward.

Luz y humedad
Ripe rastreó 200 tomates en 20 plantas diferentes, en las variedades rojas Sweet 100 y Sungold de color naranja, tanto en los campos de temporada temprana como en los de tardía. Los sensores registraron factores ambientales como la luz, la humedad y la temperatura del aire. En las cajas de tomates cargadas en los camiones para su distribución, otros sensores registraron la humedad del espacio donde fueron almacenados.

Si bien una base de datos fácil de usar es clave para administrar una cadena de suministro compleja, los escépticos dicen que no es necesaria la tecnología blockchain. La tecnología también requiere adaptación. Mientras que bitcoin existe sólo en blockchain, los tomates existen en el mundo real. A lo sumo, lo que Ripe puede proporcionar es un registro detallado de sus cualidades y condiciones en cada paso del proceso de crecimiento y distribución.

No es la panacea
Por esas razones, blockchain no es la panacea, según Charles Cascarilla, director general y cofundador de Paxos, una empresa de blockchain que atiende a instituciones financieras.

"Es una herramienta, y tienes que aplicarla correctamente a los problemas específicos. Es muy práctico saber a quién pertenece qué y cuándo", agregó Cascarilla. "No es una fórmula mágica".

Más allá de la calidad, el sensor y el sistema de seguimiento blockchain también puede informar de dónde proviene un producto agrícola. Por ejemplo, si se quisiera saber si las uvas utilizadas para hacer Champagne son realmente de Champagne, Francia, o las cebollas Vidalia que se están cocinando son en realidad de Vidalia, Georgia, blockchain puede probar la autenticidad del producto.

"Hay muchos fraudes en cuanto a los orígenes de los alimentos, especialmente ahora que hace calor", dijo Myran. "La gente dice 'esto es local', 'esto es ecológico' o 'esto se cultiva usando ciertas prácticas'. Con este sistema, puedes comprobar si es cierto".

De vuelta en un café cerca de Union Square en Manhattan, el cofundador de Sweetgreen, Jonathan Neman, dijo que el proyecto podría aplicarse a todo tipo de productos, temporadas y fincas. Los tomates fueron sólo una prueba.

"Todavía estamos planeando y sentando las bases", concluyó.


Fuente: bloomberg.com

Fecha de publicación: 14/11/2017


© 2018 FreshPlaza. Todos los derechos son reservados.