Sistema de cultivo en contenedores para climas fríos
Cultivo de frutas y hortalizas todo el año en las comunidades más septentrionales de Canadá

Llevar frutas y hortalizas hasta las partes remotas de Canadá resulta caro por la mayor logística requerida para el reparto, pero ahora, una empresa sita en Ottawa ha dado con una forma de que estas comunidades tengan acceso a frutas y hortalizas frescas todo el año. "Comenzamos a desarrollar nuestra tecnología con la idea concreta de trabajar con las comunidades del norte, para ayudarles a producir sus propios alimentos", explica Corey Ellis, CEO y cofundador de The Growcer. "Eso significa que trabajábamos en unas de las condiciones más duras del mundo: 50 o 60 grados centígrados bajo cero".

La tecnología Growing Systems se adapta a cualquier clima. El sistema se construye en el interior de contenedores marítimos nuevos de 40 pies y combina la tecnología hidropónica con controles climáticos de precisión para que los norteños puedan cultivar frutas y hortalizas fácilmente. El sistema está automatizado y se supervisa de forma remota.



Conectar y usar
El contenedor se entrega, se conecta y ya está básicamente listo para comenzar a cultivar productos en él. "Cuando comienzan su proyecto ya tenemos una idea de lo que quieren cultivar y en qué cantidades, por lo que lo incorporamos al sistema para que cuando llegue lo único que haya que hacer es cargar agua con una manguera, conectarlo a la red eléctrica y empezar a cultivar", detalla Ellis. 

Sistema modular
Las unidades se pueden unir entre sí para aumentar la capacidad de cultivo. Una unidad produce productos suficientes para alimentar a 110 personas. Ellis dice que esto permite a las comunidades empezar a utilizar un sistema que les genera ingresos y pueden invertir más adelante en otro contenedor para agregarlo a la unidad principal.



Ventajas en coste y consumo
En cuanto el sistema llega a una comunidad, ya se puede comenzar a producir alimentos de forma local, lo que resulta más asequible que enviar los productos desde las regiones del sur de Canadá. Ellis apunta que también puede influir en las dietas de los miembros de estas comunidades. "Estamos intentando averiguar cómo aprovechar nuestra tecnología para ayudar a mejorar los hábitos de alimentación de estas personas. Para nosotros, la gran pregunta en las comunidades norteñas es cómo ayudar a mejorar las dietas tradicionales y utilizar frutas y hortalizas frescas como complemento de esos alimentos tradicionales, en lugar de tratar de que asimilen los asimilen de la cultura sureña". Existe también la ventaja de la creación de más trabajo para los locales en la gestión del propio sistema. Ellis dice que están estudiando la posibilidad de crear más oportunidades de valor añadido, como el procesamiento.

No se necesitan conocimientos agrícolas
Como es de imaginar, no hay ni un solo agricultor en esta región, a no ser, como indica Ellis, que tengan la suerte de encontrar a alguien que haya vivido más al sur o haya crecido en una granja y más tarde en la vida se mudara al norte. Sin embargo, la vasta mayoría de los habitantes no saben cómo se cultivan sus alimentos. "Teníamos que crear un concepto y un producto muy fácil de utilizar para que el aprendizaje fuera rápido", reconoce. The Growcer trabaja codo con codo con quienes compran las unidades. Ellis y su equipo se desplazan hasta la comunidad y los guían por todo el proceso de manejo de las unidades. "El resultado que buscamos es un negocio rentable (para ellos), algo que pueda durar muchos años y mantener el empleo en la comunidad, y que genere algo de dinero para los propietarios".


Se pueden cultivar frutas y hortalizas en zonas remotas y condiciones inhóspitas.

Variedad de productos cultivados
Hasta la fecha, se ha producido un amplio abanico de cultivos; Ellis ha contado unas 40 hortalizas distintas cultivadas en el contenedor (berenjenas, pepinos, tomates, chiles y pimientos dulces). "Solemos empezar con una serie de cultivos básicos que sabemos que funcionarán bien, como lechugas y hierbas aromáticas. También pueden experimentar, si lo prefieren". Son populares muchas hortalizas asiáticas, entre ellas el bok choy y el pak choi. "La gente quiere cultivar lo que no puede obtener del sur, así que se están adentrando en nichos en los términos de lo que su comunidad demanda". La forma más frecuente de acceder a los productos son los modelos de suscripción, a través de los cuales se vende de forma directa a los vecinos o mediante mercados agrícolas. Las fresas están en fase de prueba beta.

Esta tecnología tiene también un gran potencial para otros climas. "No solo trabajamos con las comunidades del norte, sino también con algunas comunidades del sur y también en el ámbito internacional. No obstante, nuestro foco de atención sigue siendo el norte".

Más información:
Corey Ellis
The Growcer
Tel.: 1-833-GROWCER 
sales@thegrowcer.ca
http://thegrowcer.ca

Fecha de publicación: 05/12/2017


© 2018 FreshPlaza. Todos los derechos son reservados.