Un spray contaminado puede costar a los exportadores de manzanas de Nueva Zelanda 3 millones de dólares

El sector de la manzana todavía no está seguro de las pérdidas por causa de la contaminación de un fungicida que ha amenazado con destruir 35 hectáreas de manzanas en Hawke's Bay, además de reducir varios millones de dólares del valor de la cosecha de exportación.

El problema salió a la luz cuando un productor de Hawke's Bay alertó a Adama New Zealand, con sede en Nelson, el 5 de octubre, de unas manchas descubiertas en las hojas y brotes jóvenes de algunas variedades de árboles Royal Gala.

La compañía, que forma parte de un grupo de protección de cultivo líder en el mundo, comenzó una investigación que condujo, menos de una semana después, a la retirada del spray de revestimiento Mancozeb como medida preventiva.

Más tarde se descubrió que un lote importado de la India contenía el fungicida Azoxystrobin, comúnmente utilizado en la industria, pero no para manzanas, y completamente prohibido para la variedad exclusiva Royal Gala de Nueva Zelanda.

El fungicida provocó el enrojecimiento de la piel de la manzana, la caída prematura de las manzanas y el daño en las hojas. Poco después se informó de que 185 hectáreas habían sido afectadas, principalmente en la región de Nelson, donde 20 productores estaban en peligro. Además de las 35 hectáreas en Hawke's Bay, perjudicando a nueve productores, principalmente en la zona de Havelock North.

El director ejecutivo de Adama NZ, David MacGibbon, dijo el 3 de noviembre, al anunciar el retiro permanente de Mancozeb del mercado, que aunque el producto no había sido producido por su compañía, estaba "devastado" por el impacto para los productores, de los cuales dijo: "son como familia para nosotros, muchos nos conocemos desde hace décadas".

"Mancozeb ha sido un producto ampliamente utilizado en primavera para los productores de manzanas desde que comenzamos a venderlo hace 10 años. Nunca antes había habido problemas", dijo MacGibbon.

"Sin embargo, no lo volveremos a vender ya que ahora no confiamos en su fabricante. Este es el único producto que producen para nosotros".

Esto no ha afectado a las manzanas de la temporada pasada, que se revistieron con lotes anteriores no contaminados de Adama Mancozeb. La compañía continúa realizando pruebas en la cosecha actual en todos los cultivos donde se ha utilizado el producto, y proporcionará más apoyo a los productores.

El líder de la industria Alan Pollard, director general de New Zealand Apples and Pears, Hastings, que hasta abril era conocido como Pipfruit New Zealand, comunicó ayer que un sistema de seguimiento logró indentificar rápidamente qué productores recibieron el lote infectado, pero ya han pasado más de dos meses desde que sonaron las alarmas por primera vez, y todavía no pueden determinarse las pérdidas. Los evaluadores de riesgos de seguros han estado trabajando con los productores y la compañía, y las pérdidas se evalúan en la "pérdida física" (destrucción completa) y la "pérdida económica" que incluye el valor disminuido de la fruta que puede salvarse pero no puede exportarse.

Con casi 10.000 hectáreas de manzanos en todo el país, la superficie afectada representa aproximadamente el 1,85 por ciento, que según Pollard puede ser el equivalente de las existencias perdidas la mayoría de los años debido al daño por granizo y el raleo.

Según el valor de las exportaciones del año pasado, cerca de 800 millones de dólares, las pérdidas del mercado de exportación en Hawke's Bay podrían ascender a unos 3 millones de dólares.


Fecha de publicación: 15/12/2017


© 2018 FreshPlaza. Todos los derechos son reservados.