"Contar con una máquina clasificadora se ha convertido en algo fundamental"

El mercado de las máquinas de clasificación óptica está en desarrollo. En lo referente a clasificación por la calidad interna, son numerosas las técnicas que se aplican ahora. Optimum/Concept Engineers ha desarrollado recientemente una máquina que combina las técnicas de cámara y láser.

Concept Engineers fue adquirida hace poco por la firma de inversión Pentahold y los socios Paul Berghmans y Steve Raskin, de Optimum Sorting. "Tenemos total confianza en que Concept Engineers puede convertirse en un importante jugador mundial del negocio de la clasificación", asegura el nuevo CEO, Steve Raskin. "Para lograrlo, tendremos que invertir de forma considerable en máquinas y tecnologías próximamente". Steve, exdirector de ventas de BEST, quien lleva trabajando en el segmento de la clasificación unos 20 años, ha visto de cerca el desarrollo de la clasificación óptica. "Hace 20 años, la clasificación aún era algo muy lejano para muchas empresas, y se preferían las líneas procesadoras. En la actualidad, es algo que las empresas ya no pueden obviar, contar con una máquina clasificadora se ha convertido en algo fundamental. Los clientes de nuestros clientes también lo demandan". Según señala, esto en parte se debe al aumento de los requisitos en lo referente a la inocuidad alimentaria. En lugar de una máquina clasificadora, cada vez es más frecuente colocar varias máquinas en la línea. "Todo ello, para garantizar una calidad constante. Al fin y al cabo, trabajamos con un producto natural y cada parcela suministra un producto diferente. Gracias a la clasificadora, es posible proveer la misma calidad".



Concept Engineers fabrica máquinas de clasificación óptica que se utilizan, entre otras cosas, para clasificar patatas, patatas fritas de bolsa, zanahorias y frutos secos, pero también dulces, marisco, tabaco y plástico. En todo el mundo, Concept Engineers ha hecho más de 400 instalaciones. Las máquinas se fabrican en Eindhoven, Países Bajos, y están basadas en la tecnología de cámara. Optimum Sorting acaba de abrir una división en Hasselt que se centra en otras tecnologías, como la tecnología láser. Steve menciona que ambas divisiones operarán con sus propios nombres por ahora, pero que no descarta llevar a cabo una renovación total de marca con el nombre de Optimum Sorting en el futuro. "Queremos servir al mercado las mejores máquinas de clasificación óptica del mercado. No la mejor clasificadora, sino que queremos aplicar las mejores tecnologías posibles, basándonos en la posición que ocupe la máquina en la línea procesadora. Esto significa que en el futuro nos centraremos en máquinas específicas para los clientes".

Combinación de tecnologías
La tecnología de cámara y láser todavía se suele utilizar por separado. Mientras las clasificadoras basadas en tecnología de cámara clasifican principalmente a partir del color y la forma, la tecnología láser lo hace en función de la estructura. "Con el láser, por ejemplo, también se puede detectar el contenido de clorofila para identificar las manchas verdes en las patatas fritas de bolsa", explica Steve. "El láser es más apropiado para líneas procesadoras con caída libre, como las utilizadas para las patatas fritas congeladas. La tecnología láser se emplea también en la clasificación de frutos secos. Con esta técnica, es posible que el contraste entre la cáscara y el fruto sea muy marcada. Cuando se procesan patatas de IV gama en una cinta transportadora horizontal, por ejemplo, es más probable que se aplique la tecnología de cámara". Optimum/Concept Engineers ha desarrollado hace poco una máquina que combina ambas tecnologías y también detecta objetos extraños. 

Según el CEO, los primeros resultados son prometedores. "Además, también se están produciendo otros avances. Por ejemplo, el análisis de datos está cobrando cada vez mayor importancia. Queremos saber más cosas del producto, y eso también es posible. Generando más datos, por ejemplo, sobre ubicación, lugar de cosecha y circunstancias meteorológicas, se podría determinar la calidad con antelación. La máquina puede hacerlo sola si dispone de información suficiente, por lo que la clasificación puede ser más eficiente todavía. También seguimos desarrollando el equilibrado automático. Antes no se podía, pero ahora la máquina se equilibra sola y el operario cada vez lo tiene más fácil. No obstante, la clasificación todavía se puede mejorar. Cada vez estamos más cerca del cien por cien, pero aún no hemos llegado. Además, todavía hay muchos aspectos, como las ventas y el servicio, que siempre se pueden mejorar. En definitiva, aún hay muchos desafíos que superar en adelante".

Más información
Concept Engineers
Steve Raskin
info@conceptengineers.nl
www.conceptengineers.nl

Fecha de publicación: 19/12/2017


© 2018 FreshPlaza. Todos los derechos son reservados.