Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Cítricos, visión en residuos de plaguicidas

La actual exigencia y conciencia del consumidor europeo respecto de la presencia de residuos de plaguicidas en frutas y hortalizas y su atenta visión periférica a los países exportadores condiciona al sector citrícola argentino

El citricultor debe adaptarse y ajustar sus prácticas de producción, procesamiento y poscosecha con el objetivo de respetar y cumplir con las legislaciones europeas respecto a los límites máximos de residuos de los plaguicidas permitidos (Lmr).

Las alertas de seguridad alimentaria, investigaciones y monitoreos por organismos externos, sumado a hechos concretos de detección de residuos de plaguicidas en América del Sur, generan un escenario de incertidumbre y una percepción negativa por parte de las empresas importadoras.

En cuanto a los cítricos, podemos decir que estos poseen en su cáscara una gran densidad de glándulas de aceites esenciales, las cuales retienen importantes cantidades de los plaguicidas aplicados, debido a que los mismos son compuestos no polares.

Las características intrínsecas de los cítricos en conjunción con la composición lipófilica (ac.grasos) de la mayoría de plaguicidas que se aplican permite que estos contaminantes tóxicos penetren con mayor rapidez en las glándulas de aceites esenciales que envuelven su cáscara donde quedan encapsuladas y retenidas, determinando una mayor persistencia de las mismas en comparación a otras frutas.

La penetración de un plaguicida en un medio vegetal condicionada por la naturaleza del sustrato, también depende de varios factores: la Liposolubilidad del plaguicida, Volumen molar y estructura molecular, la Formulación del plaguicida, Grado de esparcimiento del plaguicida (ya que cuanto más distribuido esté, es mayor la superficie de penetración) y los factores ambientales, como temperatura y humedad.

En los primeros días luego del tratamiento con plaguicidas se genera una veloz eliminación de los residuos principalmente debido a acciones mecánicas como la lluvia, el viento, etc. Seguidamente, la degradación de los plaguicidas es lenta tomando importancia las acciones físicas, como volatilización y solubilización, o químicas. En la última fase, período de persistencia, la degradación ocurre con una marcada lentitud debido a que el plaguicida se halla retenido en el vegetal, en sus aceites esenciales y ceras naturales, etc.

En relación a los jugos cítricos asumimos plantear teóricamente que como los funguicidas de contacto que se utilizan no penetran en el fruto o lo hacen en cantidades insignificativas, podemos determinar que los jugos no contienen residuos de plaguicidas.

Ahora bien, el jugo es solamente el líquido contenido en las vesículas de la pulpa, pero realmente, en el día a día, si observamos la botella o el vaso lleno de jugo apreciamos también las membranas de dichas vesículas y algunos fragmentos desecho del albedo y de los aceites esenciales. Por lo tanto, existe la posible presencia de residuos de plaguicidas en el jugo, la cual se deben a la contaminación de dichos deshechos y por lo cual hay que estructurar estrategias de monitoreo.

Es un hecho, que el tipo de proceso de extracción de jugo posee un efecto potencial en el contenido de residuos plaguicidas.

Los frecuentes cambios en los Lmr, la falta de una total y homogénea armonización de los Lmr en Europa, sumado al desfase de este punto con America del Sur, presenta la imperiosa necesidad para el empresario citrícola contar en su documentación comercial con informes negativos de análisis de pesticidas, prestando especial atención a la no existencia de residuos múltiples en una misma fruta.

Bajo estos enfoques tanto productivos, de empaque y comerciales venimos trabajando hace más de 12 años analizando residuos de plaguicidas y controlando contaminantes químicos, en el sector frutihortícola, acompañando y asesorando a más de 5000 empresas europeas agroalimentarias.

La actualización de las legislaciones, directivas y decisiones europeas de eliminar materias activas toxicas, como el objetivo de supervisar no solo el eslabón primario y final de la cadena alimentaria, marcan la importancia de analizar residuos de plaguicidas y tomar verdadera conciencia de la problemática que acarrea al consumidor, imagen de empresa y las marcas comerciales.

Es necesario adoptar estrategias fitosanitarias para responder a las nuevas exigencias, cada vez más restrictivas de los mercados demandantes.

Expongo a continuación, los diferentes plaguicidas que se recomiendan contra los problemas fitosanitarios de los cítricos, sus Lmrs (expresados en mg/kg o ppm) tanto para la UE como para los países terceros que se mencionan.



Fuente: Abril 2011. Generalitat valenciana. Conselleria d’agricultura, pesca i alimentació. Los continuos cambios en el Registro de Productos Fitosanitarios, así como en los lmrs en la Unión Europea y otros países, hacen que esta información tenga carácter orientativo y debe ser revisada y actualizada.

N: Naranja. M: Mandarina. L: Limón. S: Sin LMR. *: Límite de determinación. a: Suma de fosetil y ácido fosforoso junto con sus sales expresado como fosetil. b: Expresado como CS2. c: Como cobre inorgánico. (1): Tolerancia de importación. (2): Sólo metalaxil.



Fuente: Abril 2011. Generalitat valenciana. Conselleria d’agricultura, pesca i alimentació. Los continuos cambios en el Registro de Productos Fitosanitarios, así como en los lmrs en la Unión Europea y otros países, hacen que esta información tenga carácter orientativo y debe ser revisada y actualizada.

(a) Suma de fosetil y ácido fosforoso junto con sus sales, expresado como fosetil.

* posible cambio de LMR a 5mg/Kg.

Para mayor información:

Ing. Agr. Mariano Larrazabal
Gerente Agrama Mercosur S.R.L.
gerencia@agramamercosur.com
www.agramamercosur.com

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor