España: La patata aligera las cuentas de la alimentación doméstica

Mientras productos básicos de la alimentación como el café y el azúcar no dan tregua al consumidor, la patata se ha convertido en un producto "amigo" de la economía doméstica, y acumula descensos sucesivos en su precio de venta al público desde el pasado mes de mayo.


Patatas a la venta en un mercado madrileño. 

Mientras productos básicos de la alimentación como el café y el azúcar no dan tregua al consumidor, la patata se ha convertido en un producto "amigo" de la economía doméstica, y acumula descensos sucesivos en su precio de venta al público desde el pasado mes de mayo.

La cotización en los lineales de este tubérculo y sus derivados acumulan una caída del 10,9 % en lo que va de año, tras anotarse un nuevo descenso en octubre del 1,4 %, según los últimos datos del Índice de Precios al Consumo (IPC).

Este mismo indicador revela que el coste de este socorrido producto de la huerta se cambió el pasado mes a un precio 9,2 % inferior al registrado doce meses atrás.

Según datos del Observatorio de Precios de origen y destino del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural (MARM), en la última semana de octubre, un kilo de patatas tenía un precio en destino de 0,79 euros, tras no superar en todo el mes los 0,80 euros el kilo.

Acumula descensos desde mayo
De este modo, la muchas veces denostada patata ha acumulado descensos sucesivos desde el mes mayo, cuando su precio se detuvo en máximos de 0,90 euros el kilogramo.

Si bien es cierto que su precio es asequible, en España se consumen, sólo en patata fresca, más de 1,5 millones de toneladas al año, lo que equivale a un consumo anual por habitante cercano a los 34 kilos.

Haciendo caso al IPC, otro de los productos que también ayudan a contener el gasto del consumidor en alimentación son las legumbres y las hortalizas frescas, que retroceden un 0,6 % en octubre en términos mensuales y acumulan una depreciación cercana al 5 % en lo que va de año.
Tomate y lechuga, también a la baja
Con las estadísticas del MARM en la mano, la lechuga, que se vendía en el primer trimestre a 0,90 euros la unidad, se comercializó en octubre a un precio entre tres y cuatro céntimos inferior; mientras que el tomate redondo liso, que se llegó a cambiar a 2 euros el kilo, se adquiría en octubre a 1,66 euros.

Frente al respiro que ofrecen las patatas y las hortalizas, la carne sigue al alza en todas las especies animales, sobre todo la de pollo, que se revaloriza un 7,4 % en lo que va de año; o el porcino, que avanza un 3,3 % en diez meses, según refleja el IPC.

Así, mientras el coste de las guarniciones se contiene y desciende en casos como el de la patata y los productos para la ensalada, el precio de la carne "se come" el ahorro de los acompañamientos.

Fuente: Argenpapa

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor