Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

"Valle de Quíbor es capaz de "quintuplicar" su producción"

Venezuela: Los bajos precios de hortalizas en julio fueron estacionales

El Banco Central de Venezuela (BCV) atribuyó el "resultado favorable" en el desaceleramiento de la inflación en alimentos y bebidas no alcohólicas a los bajos precios que reportaron los bienes agrícolas, que cayeron un 1,3% en julio, especialmente en los rubros de las frutas (−2,6%) y las hortalizas (−1,3%) .

La tendencia de los últimos siete meses fue distinta: el incremento de precios de los bienes agrícolas fue del 3,5%, lo que representa una fuerte reducción con respecto al mismo período del año 2011, cuando estos bienes agrícolas registraron un alza del 16,8%, de acuerdo con el instituto emisor.

Pese a esta reducción, el ministro de Finanzas, Jorge Giordani, señaló que el peso de la alimentación dentro de los 14 rubros medidos por el BCV es alto: 37%. Agregó que son 40 rubros, de los más de 372.000 medidos, los que empujan el índice al alza.

Comedores cierran

Fuentes agrícolas consultadas coinciden en que la baja inflación en julio se relaciona con un descenso en la demanda, por el período de las vacaciones.
Creen que, mientras no haya disponibilidad oportuna y suficiente de agroinsumos, no se controle el contrabando de hortalizas en las fronteras y no se planifiquen las importaciones, no habrá incremento en la producción, lo que ayudaría a los precios a bajar de manera sostenible.

El directivo de Fundacebolla, Miguel Duin, aseguró que la reducción de la inflación en hortalizas tiene que ver con el período vacacional y la baja en la demanda que representa para el sector, por ejemplo, el cierre de los comedores escolares.

"En el Zulia hay un programa escolar que alimenta a 350.000 niños, eso hace que tengamos una determinada demanda de distintos productos. Aunque esa dieta cambia cuando los niños llegan a sus casas", explicó Duin.

Producción bajó 30%

El representante de Fedeagro para el sector de hortalizas, Gerson Pabón, y el directivo de la Asociación de Productores de Papa del Táchira, Gersy Sánchez, coinciden en que la tendencia de la última década ha sido similar: baja en julio, agosto y septiembre.

Creen que no se debe a una mayor producción, al menos en rubros como papa y zanahorias en la región andina. "Más bien, hay una reducción del 30% de la producción en lo que va de año, principalmente, por los problemas de insumos de Agropatria y las limitaciones de divisas para importar que han tenido las casas comerciales privadas que venden insumos", indicó Pabón.
El directivo aseguró que la escasez de insumos ha afectado las intenciones de siembra de los productores de hortalizas y que Agropatria, que antes solía abastecer al 70% de los productores, este año llegó difícilmente al 30%.
"Si no tienes los insumos para control de plagas, crece el temor de sembrar", dijo Pabón.

Cree que la reducción de la inflación acumulada del 3,5% de las hortalizas, frente al 16,8% de 2011, tuvo que ver con el clima: en 2012 fue mejor que en 2011.

El año pasado, aseguró Pabón, se perdió el 45% de las cosechas de Los Andes −principalmente papa y zanahorias− por las fuertes inundaciones causadas por la lluvia, situación que fue leve este año, adicional a otros factores.

Contrabando que tumbó precios

Sánchez, de la Asociación de Productores de Papa del Táchira, cree que factores que tumbaron los precios fueron el contrabando desde Colombia y las importaciones. "En el caso de la papa se ha desatado el contrabando. En los meses de enero y febrero de 2012 el saco de 60 kilos estaba en Bs. 450, pero los contrabandistas traían el saco a Bs. 300 y eso nos obligó a bajar los precios, aunque no se correspondían con los altos costos de producción", indicó.

Sánchez aseguró que este año también hubo contrabando de cebolla, ajo y frutas como las fresas. Agregó que el Gobierno hizo algo "muy malo" para el sector: permitir la entrada de un barco cargado con papa importada, cuando ya se había acordado, en mesas de trabajo entre ministerios y productores, que este barco no anclaría en el país.

Para mejorar, hay que cumplir

Por esto, Pabón asegura que, para incrementar la producción de hortalizas, tal y como lo aseguró el ministro de Finanzas Jorge Giordani ayer en la rueda de prensa, hace falta "cumplir con los acuerdos que se hacen con el productor en las mesas de trabajo".

El más importante, en su opinión, es comprar la producción nacional antes que realizar importaciones. Sánchez cree que es fundamental contar con la semilla a tiempo para poder mejorar las expectativas productivas de los agricultores que siembran hortalizas.

"Este año, el gobierno nos obligó a comprar el70% de nuestros requerimientos en semilla de granola, traída de Canadá, y el 30% de una semilla atlas, traída de Francia, que no estaba probada en el país. Eso nos tumbó los rendimientos", dijo. Afirmó que tal situación hizo a los cultivos más susceptibles a enfermedades, en momentos en que no se contaba con los agroquímicos suficientes.

El Valle de Quíbor se mantuvo

El directivo de Fundacebolla aseguró que, aunque en el Valle de Quíbor (estado Lara) la producción no aumentó, se mantuvo en los niveles tradicionales, con los cuales se satisface el mercado nacional, lo que hace que los precios no hayan tendido al alza en los siete meses de año.
Aseguró que este sector está expuesto a muchos factores de riesgo, lo que complica proyectar inflación para los próximos meses.

Sin embargo, considera que hay que atacar los costos de los insumos. "Reconocemos que los precios en Agropatria son más bajos que el resto del mercado, pero lamentablemente no cubre ni el 30% de la necesidad real de los insumos del sector agrícola, al menos en el Valle de Quíbor", explica.

Considera que si Agropatria tuviera la capacidad de proveer todos los insumos requeridos, "el control de la inflación sería considerable, porque a todos nos bajarían los costos de producción".
Asegura que los productores deben trasladarse a sectores lejanos para conseguir los productos.

"Pero lo que nos ahorramos con lo que conseguimos en Agropatria, lo pagamos en otros sobreprecios, por la escasez de insumos", dijo Duin.
El directivo de Fundacebolla, Miguel Duin, cree que sí es posible cumplir con el incremento en la producción de hortalizas propuesto por el ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, ayer durante la presentación de los resultados de inflación.

Con sólo 3.000 hectáreas sembradas de las 20.000 que pueden ser cultivadas, El Valle de Quíbor, (Lara), provee cerca del 60% de la cebolla y el 30% del pimentón y tomate del país, rubros altamente sensibles a subidas de precios.

Duin cree que ahí se podrá quintuplicar la producción, cuando se culminen las labores del sistema hidráulico Yacambú, prometido desde hace varios años, que llevará el agua a la zona.

Dijo que con este sistema, el valle será capaz de producir excedentes para exportar hasta cinco rubros agrícolas. Consideró "difícil" competir con grandes potencias agrarias, como Brasil y Argentina. Pero los productos locales sí pueden encontrar mercados en las islas del Caribe y República Dominicana.
Duin cree que es necesario darle al productor seguridad personal y jurídica. "Hemos hecho de tripas corazón para convertir este valle en una zona altamente productiva, pese a todas las amenazas y adversidades", indicó. 

Fuente: entornointeligente.com

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor