Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

ILIP colabora en la investigación sobre el envasado hortofrutícola

Los experimentos realizados con cestas de R-PET para uva de mesa confirman la importancia del envasado en la conservación de los productos, y proporciona información y datos objetivos sobre la comparación entre distintos tipos de cestas.

Adquirir una mayor conciencia sobre los efectos del envase en el producto para mejorar las características técnicas y funcionales del envasado, aumentando la protección y conservación del producto.

Con estos objetivos - que forman parte de la estrategia de ILIP sobre Responsabilidad Social y Medio Ambiental (CSR y EPR) - la empresa de Bazzano (BO) ha acordado una colaboración con el Departamento de Cultivos Arbóreos de la Universidad de Bolonia. El acuerdo prevé una serie de estudios sobre el papel de embalaje en la conservación de productos hortofrutícolas y la comparación entre tipos de envasado de distintas características, fabricados por ILIP y por empresas de la competencia.

Los primeros resultados ya han llegado, después de tres series de experimentos, que se han realizado estos últimos meses, con cestas de R-PET transparente para envasado de uva de mesa. Se han comparado varios modelos de cesta, para estudiar la incidencia del envase en el tiempo de enfriamiento, en la subsiguiente recuperación de temperatura y en el mantenimiento de las características cualitativas del producto envasado.



Los experimentos han confirmado el papel fundamental de los orificios de ventilación de la parte superior de la cesta, que prolongan el mantenimiento de las características cualitativas del producto envasado. En cuanto al tiempo de enfriamiento y el de recuperación de la temperatura fuera de la cámara, en cambio, no se han encontrado diferencias estadísticamente significativas entre los distintos tipos de envasado principal.

Los ensayos sobre la velocidad de enfriamiento se han efectuado con 50 muestras de cuatro parejas de cestas, que se han colocado, con embalaje secundario (cajas de cartón) y paletizadas, en un cámara ventilada. La medición de temperatura se ha realizado por medio de termopares, que se han introducido en la pulpa de los granos de uva situados en el centro de las pilas de cajas, registrándola automáticamente y simultáneamente para cada termopar, con un medidor de temperatura que dispone de datalogger, a intervalos constantes de 4 minutos y durante 70 horas. Para la medición de la recuperación de la temperatura, en cambio, las cestas no contaban con embalaje secundario.

Los resultados demuestran que el embalaje secundario y la colocación sobre palet ralentizan el tiempo de enfriamiento del producto conservado en frío, sin diferencias debidas al tipo de embalaje principal (cestas) o a la distinta posición de los orificios de ventilación.

Los ensayos sobre la conservabilidad, en cambio, han comparado distintos tipos de cesta de 500 gramos con tapa, estudiando la evolución temporal de algunos indicadores de calidad de la uva, como la elasticidad de la piel, el residuo seco refractométrico, la acidez titulable y el Ph. En este caso, los resultados han confirmado la importancia de los orificios de ventilación para la conservación del producto envasado. De todas formas no se han evidenciado, diferencias significativas entre la cesta clamshell de ILIP y otro envase de la competencia, cuyos orificios de ventilación están colocados de manera diferente.

“Son resultados importantes, sobre todo porque apoyados por experimentos de nivel estadístico significativo, en los que todo el proceso se describe de forma muy trasparente, y además porque invitan a adoptar mucha prudencia en relación a algunas presuntas innovaciones que se discuten para este tipo de envasado – ha comentado Roberto Zanichelli, Marketing Manager de ILIP – Más allá de esto, la colaboración con el Departamento de Cultivos Arbóreos de la Universidad de Bolonia reitera nuestro compromiso de reconocer el valor del embalaje, que demasiado a menudo se percibe sólo como un costo. Contrariamente, considerando los riesgos a que los alimentos, y más específicamente los productos hortofrutículas, están sometidos sin protección adecuada a lo largo de la cadena de suministros, puede sostenerse que el embalaje es un elemento fundamental para la reducción del desperdicio alimentario y los consiguientes impactos económicos y medio ambientales”.

Es precisamente este enfoque que ha motivado ILIP a adherir a Save Food, la iniciativa promovida por la FAO y Messedusseldorf para afrontar este problema.
La colaboración entre ILIP y el Departamento de Cultivos Arbóreos de la Universidad de Bolonia continúa con una nueva investigación, cuyos resultados se obtendrán en otoño.

El documento detallado sobre la comparación del efecto de los embalajes de plástico en la conservación refrigerada de la uva de mesa está disponible en formato PDF, previa solicitud a la siguiente dirección: marketing@ilip.it.

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor