Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Se señala como culpables a los supermercados del Reino Unido

Un documental denuncia la explotación de los trabajadores de la banana en Camerún

El documental de la directora escocesa Jan Nimmo saca a la luz que los recolectores solo reciben 2,25 libras al día, entre ellos mujeres embarazadas que están también expuestas a peligrosas sustancias químicas.

Los recolectores reciben la pequeña cantidad de 2,25 libras al día para que la fruta pueda venderse en los supermercados del Reino Unido por tan solo 10 peniques, cerca del mismo precio que tenía hace 20 años.

Jan Nimmo ha filmado en las plantaciones de África y afirma que las trabajadoras son utilizadas por los establecimientos del Reino Unido en la guerra de precios de las bananas.



Uno de los momentos más impactantes que presenció fue filmando en Camerún, donde mujeres en avanzado estado de gestación estaban expuestas a sustancias químicas mientras trabajaban. 

La directora ha dicho: “Las mujeres estaban desplegando unas bolsas azules que se utilizan para proteger a las bananas de las plagas. Las bolsas están recubiertas de una sustancia química llamada clorpirifo que puede causar obnubilación, pérdida de peso, malformación congénita, pérdida de libido, problemas respiratorios y pensamientos de suicidio".

La artista de Glasgow dice que su corto Retratos de Camerún saca a la luz el coste humano de cultivar bananas baratos en África para consumir en el mercado europeo.

Jan pasó una semana en la región Fako del país rodando en plantaciones donde los trabajadores reciben sueldos paupérrimos para cultivar productos baratos para los supermercados británicos.

Durante su viaje, consiguió acceso a las plantaciones dirigidas por la Corporación de Desarrollo de Camerún, donde documentó testimonios de personas que hablaban sobre las peligrosas condiciones de trabajo que sufren.

Las condiciones de la plantación son duras, las personas trabajan 10 a 12 horas diarias bajo un calor insoportable durante seis días a la semana.

Los cuartos de aseo no tienen ni agua ni papel higiénico. Los trabajadores se quejan de la falta de agua potable limpia y se ven expuestos a sustancias químicas tóxicas como el clorotalonil, que se pulveriza sobre los cultivos desde el aire.

Jan ha dicho: “El asunto más urgente es la falta de control en el uso de los agroquímicos y la falta de comprensión por lo que pueden causar en las personas que están expuestas a ellos".

“En la agricultura intensiva, los plátanos crecen en bolsas azules recubiertas de organofosfatos y los cultivos son pulverizados con sustancias químicas que pueden dañar el sistema inmunitario. A menudo, a las personas no se les facilitan protecciones".

Jan, quien ha documentado también la explotación de los recolectores de bananas en Ecuador, revela que el personal de Camerún informaron de que no tenían material de protección y solo se les entregaba cuando la plantación recibía visitas.

El viaje de Jan se realizó en cooperación con Banana Link (una organización que aboga por el comercio sostenible de la banana) y la campaña Make Fruit Fair, que tiene como objetivo mejorar los derechos de los trabajadores en África y en cualquier parte del mundo.

Ambos grupos trabajan junto con el Sindicato de Trabajadores Agrícolas de Fako, que organiza a los trabajadores en la Región del Sudoeste en Camerún.

El sector bananero es el quinto de mayor exportación de Camerún y da empleo a 46.000 personas, la mayoría de las cuales trabajan para CDC, que es la empresa de trabajo privada más grande del país.

La enorme multinacional de Del Monte compra y comercializa las bananas de CDC que se exportan al Reino Unido.

Jacqui Mackay, de Banana Link, ha dicho: “La investigación muestra que los trabajadores ganan alrededor de un tercio de lo que necesitan para sobrevivir.

“Camerún es un ejemplo extremo y los salarios son más bajos que en cualquier parte del mundo. A la gente se le paga tan poco que tienen que sacar a sus hijos del colegio porque no pueden permitirse las cuotas.

“Las condiciones jamás serán buenas hasta que los supermercados paguen más por las bananas”.

Banana Link dice que los establecimientos británicos se encuentran sumidos en una guerra de precios, y llegan a niveles tan bajos que ahora es imposible que muchos trabajadores de las plantaciones reciban un sueldo para sobrevivir.

Para ver el documental de Jan, entre en www.jannimmo.com/Cameroon.html (en inglés)

Fuente: dailyrecord.co.uk (en inglés)
 

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor