"En un futuro ya no será el problema el color o el tamaño del producto sino el desabastecimiento"

Claves para el futuro del retail en Latinoamérica

Es un caluroso mediodía de invierno y los vehículos avanzan lenta e interrumpidamente por las calles y avenidas de la enorme ciudad de Sao Paulo, el centro de negocios más importante de Sudamérica y una de las ciudades con tráfico vehicular más denso del mundo.

Las largas distancias entre los puntos de interés de la ciudad y los continuos embotellamientos obligan al viajero de negocios a pasar largas horas sentado en el taxi, el cual no sólo debería verse como un medio de transporte sino como un medio de información. Si usted quiere saber qué temas están ocupando el interés de los locales "pregúntele al taxista".



"Este calor no es normal. El clima cambió mucho en Sao Paulo y...¡hace más de 8 meses que no llueve!", informa Luzio Mario a su pasajero.

La temperatura supera ligeramente los 30º. Luzio alza los cristales y acciona el aire acondicionado, buscando amenizar los tres cuartos de hora que necesitarán para recorrer los escasos cinco kilómetros que los distancian del moderno barrio de Villa Olimpia.

La ciudad esta atravesando la mayor crisis hídrica de su historia. La reserva acuífera se encuentra en niveles de reserva desde hace más de 6 meses por culpa de la peor estación seca de los últimos 45 años.

La prolongada sequía en Sao Paulo es solo un síntoma más del cambio climático ocasionado por la acción irresponsable del hombre. El mismo panorama se repite en muchos lugares del mundo, el agua dulce escasea y esta situación no sólo no mejorará sino que podría empeorar dramáticamente en los próximos años.

El 70% del volumen de agua fresca del mundo se utiliza para la agricultura y estudios estiman que, con el crecimiento de la población previsto, para 2050 tendrá que incrementarse al menos un 50% el volumen de producción de alimentos.

Resulta evidente que ya no podemos seguir haciendo las cosas como en el pasado. Es necesaria la elaboración y puesta en marcha de formas más sustentables de producción en la región y el mundo.



"Queremos brindar más conocimiento a nuestros Partners y traer a Brasil las mejores prácticas en producción, sustentabilidad y comercio", anuncia Luis Haas, Manager General de frutas y verduras del Grupo Pão de Açúcar (GPA), en la apertura de su disertación en la primer PMA Fresh Connections Brasil.

El retail es el núcleo entre los productores y el consumidor. Como tal, tiene la responsabilidad de informar a sus proveedores sobre las tendencias y deseos de los clientes y comunicarle al consumidor moderno cuales son las nuevas posibilidades.

En un mercado donde el cliente se ha acostumbrado a frutos de apariencia perfecta, la comercialización en Europa de las llamadas "frutas feas" sirve de ejemplo para un retail responsable y sustentable.

"En un futuro ya no será el problema el color o el tamaño del producto, el problema será el desabastecimiento", afirma Luis.

Los consumidores están más preparados para realizar buenas decisiones de compra. Gustan de tocar el producto, olerlo y hasta probarlo en la tienda o el supermercado.

Las frutas y vegetales son una de las partes más importantes para el retail en Brasil. El sector usa los productos hortofrutícolas como "generadores de tráfico". Atrayendo a clientes al generar una oferta de frutas y verduras.

"El ticket promedio en compra de frutas y verduras aumentó, mientras que la frecuencia en la que el brasileño va a la tienda disminuyó, lo cual es una buena noticia para nosotros", comentó Luis de GPA.

El consumidor de hoy está cambiando

La población se encuentra más concentrada en las ciudades y la esperanza de vida se ha elevado mucho. Esta población más envejecida necesita nuevos alimentos y diferentes cuidados. Así también, las unidades familiares en Brasil han pasado a tener menos miembros e incluso ningún hijo.

El poder adquisitivo y las exigencias de los consumidores han tenido un gran crecimiento en los últimos años.

Productos convenience pensados para el consumo rápido son requeridos en ciudades como San Pablo en que la gente pasa largas horas en el tráfico.

Así también el mayor acceso a la información genera consumidores más concientes sobre alimentación saludable y sustentabilidad. El cliente quiere saber cómo y quién produce lo que come, que efectos causará dicho efecto en su salud y cómo lo ayudará a desarrollar en mejor forma su estilo de vida.

¿Cómo nos preparamos para este consumidor? ¿Sumando valor añadido a la cadena de producción?

En el pasado, la poca inversión en marketing y comunicación entre productores y el cliente imposilitaba el éxito de las marcas brasileñas en el sector hortofrutícola. Hoy el supermercado tiene los recursos para hacerlo.

"En GPA nosotros generamos packaging en la que se aclara la variedad de la fruta con el objetivo de que en un futuro el cliente sepa distinguirlas y pueda realizar una mejor decisión a la hora de comprar".

La venta de productos hortofrutícolas en los supermercados de GPA crece a un ritmo más acelerado que los otros tipos de productos. Éstos tienen siempre su propia marca al igual que los productos orgánicos.

"Nuestra venta de productos orgánicos creció un 350% en los últimos diez años. Este crecimiento se debe a un buen trabajo en el diseño del packaging, una buena ubicación en el supermercado y la garantía de calidad que los procesos de trazabilidad otorgan", afirma.

Productos que se relacionan perfectamente con el estilo de vida del consumidor, con códigos QR que permiten acceder a toda la información necesaria sobre la fruta o verdura a consumir, formas de producción más sustentables..."El futuro es calidad, información y tener tu propia marca, porque la diferenciación será cada vez más esencial ", matiza Luis Claudio Hass de GPA.




Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor