Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Los agricultores de California afectados por la sequía dejan de cultivar aguacates

En marzo, Chipotle advirtió a los inversores de que podría dejar de servir guacamole en sus restaurantes si los precios del aguacate aumentaban a causa de la sequía que sufría California. Desde entonces, la situación no ha mejorado.

Se necesitan 280 litros de agua para producir 450 gramos de aguacates, y California, afectada por la sequía, produce el 95 por ciento de los aguacates cultivados en los Estados Unidos. No es de extrañar que los contables de Chipotle estén preocupados.

Un tercio de los aguacates del estado se producen en el condado de San Diego, cuyo suministro de agua es uno de los más caros del estado. En Valley Center, una ciudad que alberga muchas explotaciones familiares, los productores de aguacates han visto subir el precio del agua de fora abrupta en los últimos años; tanto, que regar sus campos les cuesta más dinero del que obtienen con la venta de los aguacates.

El agua no es el único inconveniente. El asesor agrícola de la Extensión Cooperativa de la Universidad de California, Gary Bender, señala que los productores de aguacates han recibido tres golpes: el aumento del coste del fertilizante, la subida de la factura del agua y unos precios mayoristas estancados, debido a la competencia de las importaciones baratas de Perú, chile y México. Esto ha obligado a muchos pequeños agricultores a cerrar el grifo y dejar que sus campos se sequen. Según algunos cálculos conservadores, en Valley Center se han dejado en barbecho algo menos de mil hectáreas.

Varios agricultores han intentado cambiarse al cultivo de uvas para vinificación, pero la mayoría de explotaciones se encuentran en laderas rocosas que no sirven para otros cultivos que no sea el aguacate.

Ahí es donde entran en acción los asesores agrícolas como Gary Bender. Ya retirado, el veterano horticultor es experto en todo lo referente al aguacate y los productores desesperados buscan su ayuda para aumentar el rendimiento de los cultivos al mismo tiempo que se reduzca el consumo de agua.

Bender ha estado trabajando con varios agricultores para experimentar con plantaciones de alta densidad que coloca a los árboles a menos distancia entre sí y los poda para que crezcan hacia arriba en lugar de hacia los lados, pues así las ramas reciben más luz solar y producen más frutos. Dado que los árboles están más juntos, también se reduce el consumo de agua.

Los agricultores que han realizado la prueba han visto aumentar el rendimiento de forma sustancial: han duplicado o triplicado la media de la industria, de 2.300 o 3.200 kilos por cada media hectárea.

El agricultor Steve Howerzyl, que cultiva aguacates en Escondido, a algunos kilómetros de Valley Center, asegura: "La única forma de competir con las importaciones más baratas y con el alto coste del agua es plantar en alta densidad y obtener más producto por hectárea".

"El condado de San Diego County quizá produzca más aguacates que en la actualidad", opina Eric Larson, director ejecutivo de la Oficina Agrícola del condado de San Diego, "pero en menos hectáreas, conforme los agricultores que comprenden el negocio desarrollen técnicas para producir más fruta por hectárea".


Fuente: takepart.com

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor