Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Llegan a New Bedford, Massachusetts, las mandarinas marroquíes que tendrán Canadá como destino final

Anunciando el comienzo de la recolección en el norte de África, un enorme buque liberiano está atracado esta semana en el puerto de State Pier, New Bedford, donde las grandes grúas están trabajando para descargar unos 40.000 palés de clementinas.

El encargado de logística, Pierre Bernier, afirma que espera que lleguen a New Bedford 14 envíos adicionales de clementinas marroquíes en los próximos meses, la mayoría con destino en Canadá.

“Estas instalaciones están diseñadas para esta operación”, asegura Bernier, gerente de estibadores para la compañía de almacenamiento refrigerado Maritime International, que está descargando la fruta en State Pier. “Esto es bueno, hay mucho trabajo asociado a los buques de carga”.

Con 19 marineros a bordo, el buque de 505 pies Polarlight llegó el sábado y se marchó el miércoles, con dirección a Wilmington, Delaware. Desde allí navegará a Chile, donde cargará fruta destinada a Filadelfia. “Queremos que vuelva aquí con la fruta chilena”, comenta un sonriente Jeffrey Stieb, director ejecutivo de la Comisión para el Desarrollo del Puerto. “Tenemos que subir nuestras apuestas”.

Stieb indica que el envío de clementinas “encaja exactamente en la línea” a la que se dirige el puerto, un puerto que se ve a sí mismo como un centro de distribución futuro para el producto agrícola internacional.

Unos estibadores con carretillas elevadoras trasladaron los últimos palés de clementinas el lunes por la mañana a una instalación de almacenamiento que, según Stieb, es única en Massachusetts.

Bernier comenta que la sequía en California es buena para New Bedford, ya que estimula la demanda de cítricos marroquíes. En la temporada 2012-13, sólo llegó un cargamento a New Bedford, en comparación con los 13 de la temporada pasada.

También indica que alrededor de un tercio de todas las clementinas enviadas a New Bedford esta temporada irán, probablemente, a los supermercados estadounidenses, aunque la fruta tiene que ser inspeccionada primero por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. en busca de insectos.

Bernier afirma que el puerto de New Bedford es el más lógico para un buque africano porque es el puerto más cercano que sirve a sus propósitos. También el clima es más cálido allí y esos buques no están preparados para el hielo. Enviar a New Bedford supone tres días menos en el agua para el barco, aunque haya 12 horas de transporte en camión, lo que supone que la fruta llega al mercado mucho antes.

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor