Incertidumbre para el futuro de la zanahoria española



La meteorología está afectando un año más a la cosecha de zanahoria en el sur de España con temperaturas inusualmente altas para estas fechas, algo que repercute negativamente tanto en la calidad como en los precios.

“Llevamos un par de campañas con meses de octubre y noviembre demasiado cálidos, pero este año, a diferencia del anterior, hay más precipitaciones, algo que empeora todavía más las cosas, porque favorece la proliferación de enfermedades en la planta, así como deformaciones en las hojas, y obliga a emplear más fungicidas”, explica Juan Manuel Rodríguez, presidente de Frusana SCA.

De acuerdo con Juan Manuel, la campaña del año pasado está considerada como la peor de la historia y terminó de forma prematura por la sobreproducción y la falta de demanda tanto en el mercado nacional como de exportación.

“Nuestras campañas están pensadas para complementarnos con las producciones de otros orígenes europeos, pero las altas temperaturas en los principales países europeos compradores conllevaron a un solapamiento en el mercado y una parálisis en la exportación, teniendo en cuenta que casi el 80% de la zanahoria de Andalucía se destina a la exportación”, indica.

“Pensamos que este año la situación se estabilizará a pesar de la meteorología, porque los productores han diversificado más sus producciones y han plantado menos zanahoria apostando más por la batata, un cultivo en auge cuyos precios son más rentables gracias al constante aumento de su consumo”, afirma Juan Manuel Rodríguez. “Antes la batata era un producto que comercializábamos solo en España y ahora ya la distribuimos en Reino Unido, Alemania, Francia, países del Este y Escandinavia”.

En España, la temporada de cosecha de zanahoria de octubre hasta junio se localiza en Andalucía, sobre todo en Cádiz y Sevilla, desplazándose en verano a la provincia de Castilla y León. Sólo Andalucía cultiva anualmente unas 3.000 hectáreas de zanahoria con una producción en torno a las 150.000 toneladas.

Con sede en San Lúcar de Barrameda, Cádiz, Frusana dispone de una producción de más de 550 hectáreas de arena fina y blanca en las que alternan batata, zanahoria y remolacha con hojas, puerro y flor cortada. En estos momentos están cosechando zanahoria, remolacha y batata, y esperan empezar con la temporada de puerro a finales de diciembre.

“Nosotros comercializamos las zanahorias con hoja en ramilletes, algo que, además de aportar un valor agregado de frescura respecto a las zanahorias convencionales, también las hace todavía más frágiles ante las altas temperaturas”, explica. “Se trata de variedades de zanahoria con raíz fina, larga, sin corazón y hojas muy uniformes.

“Trabajamos en casi todas las cadenas de supermercados a nivel nacional y europeo, envasando el producto sobre pedidos, es decir, vendiendo el mismo día que lo recolectamos, porque es un producto demasiado frágil para mantenerlo en las cámaras frigoríficas, pues debe consumirse antes de cinco o seis días antes de su puesta en venta, mientras que las zanahorias convencionales sin hojas aguantan fácilmente entre tres y cuatro semanas”, continúa Juan Manuel.

Principalmente etiquetan con su marca FRUSANA en envases flow pack —lo cual le aporta una mayor vida útil—, en cajas de madera y Europoole Ifco, especialmente para las cadenas de supermercado, con formatos pequeños de doce unidades.

Más información:
Juan Manuel Rodríguez
Frusana S.C.A
S/N 11540 Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)
T: +34 956 360 231+34 956 360 231
juanmanuel@frusana.es
www.frusana.com
You'll need Skype CreditFree via Skype

Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor