Anuncios

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Las fresas Sonata y Vivaldi se adueñan de Europa

La producción de fresa en los Países Bajos volvió a aumentar el año pasado, según informó la CBS (la oficina de estadísticas neerlandesa) la semana pasada. En 2014 se cosecharon 54 millones de kilos de fresas, 3 millones de kilos más que en 2013. Pero los límites del cultivo ya se ven, según el obtentor de fresas Bert Meulenbroek.

En los últimos años, la producción neerlandesa de fresas ha crecido de forma constante, dice Meulenbroek, responsable de Obtención en Fresh Forward, compañía obtentora de la que es accionista la Wageningen UR. "En los últimos 15 años la producción se ha duplicado. En los últimos años, se han añadido cada año 10 o 20 hectáreas, sobre todo en los invernaderos. La productividad también está aumentando debido a las mejoras en el cultivo. Los productores obtenían 10 kilos por metro en el invernadero, ahora son 13. En campo abierto, la producción está aumentando debido al desarrollo de nuevas variedades".

Cuando Meulenbroek trabajaba todavía para Plant Research International, antes de 2006, desarrolló variedades de fresa como la Sonata, Vivaldi, Rumba y Jive. Estas están adquiriendo cada vez más importancia y están desplazando a la legendaria Elsanta, la fresa desarrollada en Wageningen hace cuarenta años y que sigue ocupando un puesto principal en el surtido. Sin embargo, la Sonata en particular está en alza. Algunos productores de fresas también están optando por variedades que continúan floreciendo y producen fresas una vez comienzan.

También existe una tendencia hacia el cultivo de fresas fuera de suelo, tanto en invernaderos como en túneles de plástico. Las plantas de fresa se colocan en canales, a un metro del suelo. "La ventaja más importante de este sistema es que es más cómodo para los recolectores. La eficacia de recolección —la cantidad recolectada por hora— es más alta".

Todo esto se traduce en una mayor producción, pero los neerlandeses no han empezado a consumir muchas más fresas. Por eso ahora casi el 60 por ciento de las fresas se exportan. Meulenbroek señala: "El mercado se está saturando. La exportación se está volviendo complicada, ya que se están cultivando más fresas también en Alemania e Inglaterra. Aunque es uno de los pocos cultivos con los que los productores de invernadero pueden ganar dinero, los precios están sometidos a presión".

Si la tendencia continúa, este año habrá una producción récord de fresas. Meulenbroek tiene sus dudas: "El cultivo de fresas en los invernaderos ha sido muy bueno este año, pero los productores de campo abierto han atravesado algunas adversidades. Muchas plantas resultaron dañadas debido a las altas temperaturas en las últimas semanas".


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor