Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

La sequía brasileña no es tan grave

Aunque la sequía que ha atormentado grandes zonas de Brasil ha afectado a muchos de los cultivos del país, por esta causa los productores aún tienen que reducir enormemente la superficie de cultivo. Todavía está por ver cuánta agua llegará durante la temporada de lluvias, pero, aunque el agua se vuelva más escasa, los productores tienen otras vías para mantener los volúmenes.

"Todo el mundo habla de escasez de agua", explica Adriana Prado, de Itaueira Melons. "Pero cuando hablamos con los productores, no hablan de reducir la producción". Las continuas mejoras en la gestión del agua a lo largo de los años han mermado el impacto de la actual sequía, y los productores también han logrado solicitar al Gobierno más asignaciones de agua, por lo que los volúmenes no han caído de forma significativa.

"La producción nacional de melones podría verse afectada, como muchos otros cultivos", añade Prado. "Pero nadie piensa en reducir los volúmenes para el mercado de exportación. Si las cosas empeoran, entonces no cabe duda de que habrá que reducir los volúmenes, pero las reducciones no serán tan intensas como se ha estado hablando". La mayoría de los cultivos producidos en Brasil, a excepción de las manzanas cultivadas en el sur del país, se han visto afectados por la escasez de agua. Para el futuro, Prado cree que las mejoras en las técnicas de cultivo podrían ayudar a gestionar la situación".

"Se habla de reducir la producción de arroz, por ejemplo, porque utiliza más agua que la fruta", apunta Prado. "La mayoría de los productores ya están utilizando técnicas de riego, pero los que todavía utilizan tecnología antigua también pueden cambiar".


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor