Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Primeras llegadas de la nueva cosecha de dátiles Medjool israelíes a BUD Holland

“El mangostán sigue siendo un producto muy exclusivo”

A principios de semana, los primeros dátiles Medojool israelíes han llegado a BUD Holland vía aérea. “Hemos empezado ahora con los envases de 5 kg y a finales de septiembre también recibiremos los de 500 g, 1 kg y 2 kg. Los dátiles de primera calidad vendrán de nuevo con la marca King Solomon y los dátiles classic/delight, con la marca Jordan River. Las perspectivas en cuanto a calidad y volúmenes para la próxima temporada son muy buenas. Para la exportación a Rusia, tenemos, por supuesto, todos los documentos necesarios”, explica Richard van den Akker.



El objetivo de BUD Holland es tener productos exóticos disponibles durante todo el año. Y eso también se aplica al mangostán y al rambután. “Tailandia es el principal productor para BUD Holland, pero el país no es capaz de suministrar durante todo el año, por eso completamos el año de mangostán con el producto de Indonesia, Malasia y Vietnam. Además, con Colombia, al otro lado del mundo, aunque tenga solo una breve producción, tenemos otra posibilidad de completar la temporada”, comenta Edwin Janssen, de BUD Holland. El rambután se ofrece profesionalmente en varios países del mundo.



En lo que respecta a volumen, tanto el mangostán como el rambután son productos estables para BUD Holland. “El rambután en particular es un producto de volumen. Las ventas se dirigen sobre todo a mayoristas de hostelería y exportadores. Diciembre siempre es un mes de pico para estos productos exóticos. Nosotros percibimos que aumenta la competencia en el mercado porque para los importadores es cada vez más fácil importar desde Tailandia, por ejemplo”.



“Cuesta entre 10 y 15 años que un árbol de mangostán dé frutos, lo que hace de este producto una fruta exótica cara y exclusiva. No se la llama la reina de las frutas por casualidad. Es una fruta deliciosa, con un sabor fresco y suave, pero una limitada vida útil. Con el mangostán, también se puede tener una fruta cristalina en el plato, lo que no se aprecia desde fuera”, comenta Edwin.



“Tradicionalmente, el rambután sufre la competencia del lichi. Cuando los nuevos lichis entran en el mercado, la demanda de rambután generalmente disminuye. Para el consumidor, el rambután es una fruta de pelado fácil aceptada más ampliamente como un aperitivo fresco y sabroso”, indica Edwin. “El mangostán sigue siendo un producto bastante exclusivo. El precio mínimo actual está alrededor de los 14 euros por caja, que contiene unas 20 piezas de fruta con entre 4 y 8 porciones cada una, y se consume con bastante rapidez. El rambután cuesta lo mismo por caja, pero en cada caja van unas 50 piezas de fruta”.



Más información:
Edwin Janssen
Bud Holland Bv
Transportweg, 67
2676 LM Maasdijk
Tel.: +31(0)174-535318
e.janssen@bud.nl
www.bud.nl

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor