"Los tomates turcos pueden contribuir a que lancen misiles a nuestras fuerzas"

Un posible veto ruso a Turquía por derribar el avión

La tensión política entre Rusia y Turquía se ha acrecentado después de que Turquía derribara un caza ruso el 24 de noviembre. Según algunos informes publicados en internet, hay una alta probabilidad de que Rusia pueda vetar la importación de frutas y hortalizas turcas. TLN ha notificado que se están reteniendo camiones en las fronteras.

El día después del incidente, el primer ministro Medvédev anunció que podrían ocurrir sanciones económicas en forma de veto a las compañías turcas. Además, se retrasarían los proyectos en el país. No se mencionaron directamente las frutas y hortalizas.


El presidente turco Erdogan (izquierda) y el presidente ruso Putin (derecha).

Esta semana, la agencia de noticias rusa TASS explica que el Gobierno ha dado instrucciones al Rosselkhoznadzor, el servicio de inspección fitosanitaria, de reforzar los controles a las frutas y hortalizas turcas. "Alrededor del 15% de las frutas y hortalizas turcas no cumplen los requisitos rusos", afirma Aleksandr Tkachov, ministro de Agricultura. En otro mensaje, la misma agencia de noticias declara que no se baraja la opción de un veto. TASS publica que, según fuentes cercanas al Gobierno ruso, "el Gobierno no está debatiendo ningún veto alimentario en lo relativo a los productos de Turquía".

El Ministerio de Agricultura ruso cree que los productos turcos no son esenciales. Otras regiones, como Marruecos, Israel y Asia Central, podrían ocupar la posición de Turquía en el mercado. Las exportaciones de frutas y hortalizas turcas perderían un mercado importante si se impusiera un veto. Por lo que se sabe, no se ha anunciado ningún veto oficial, aunque TLN informa de que Rusia está reteniendo camiones cargados de productos turcos en la frontera y a algunos de los que ya estaban en Rusia se les ha impedido descargar.

El diario británico Daily Mail relata que Putin ha instado a los rusos a no comprar alimentos de Turquía. "Todos entienden que cada tomate turco comprado en el supermercado puede contribuir a que lancen misiles a nuestras fuerzas", cita el periódico británico al presidente ruso.

Aunque la posición del Kremlin es incierta, los ciudadanos rusos también se han involucrado en el debate. Se han publicado mensajes en internet que piden el veto de, entre otros productos, la cerveza turca. Al parecer, las agencias de viajes han cancelado los viajes a Turquía.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor