Tampoco les va mal a los cítricos hasta ahora

EE. UU. (California): Una ola de frío complace a los productores de frutos secos y frutas de hueso

Los agricultores del condado de Kern, en California, están satisfechos con las condiciones meteorológicas frías hasta el momento esta temporada, aunque se mantienen prudentes, ya que el tiempo impredecible podría interrumpir la polinización, como ocurrió el año pasado.

Aunque aún quedan varios meses hasta que la temporada agrícola 2015-2016 en el condado de Kern se pueda declarar un éxito, la reciente ola de frío ha proporcionado una buena dosis de ánimo.

Los productores locales de frutos secos y frutas de hueso son provisionalmente optimistas porque sus árboles están recibiendo las "horas de frío" requeridas, es decir, el tiempo acumulativo por debajo de cierta temperatura durante su estado de inactividad a finales del otoño y principios del invierno. Como mínimo, los huertos de Kern están recibiendo el frío que les faltó el año pasado y el anterior.

La productora de cerezas y almendras en la zona de Shafter, Leah Volkoff, afirma que los huertos de su familia ya han recibido más de la mitad del frío que necesitan para ser un cultivo sano. Aunque no es necesariamente algo inusual, según explica, el año pasado, los árboles no llegaron a ese punto intermedio hasta bien entrado enero.

Por supuesto, para conseguir una buena cosecha hace falta algo más que solamente frío, y no todo el mundo disfruta de las recientes temperaturas: los productores de cítricos, por ejemplo, son más sensibles al frío que otros agricultores.

El grupo comercial California Citrus Mutual explica que sus miembros han colocado ventiladores gigantes en las últimas semanas para mantener cierta temperatura mínima en sus huertos. La organización está agradecida por la reciente nubosidad, que ha actuado como aislamiento.

Los productores de pistachos también mantienen un ojo avizor a la meteorología después de una cosecha desastrosa este mismo año.

La directora ejecutiva de la agencia de agricultura del condado de Kern, Beatris Espericueta Sanders, explica que los pistacheros requieren unas 650 horas por debajo de los 7 ºC si han de producir frutos sanos.

El año pasado, continúa, solamente obtuvieron 425 horas en ese intervalo de temperaturas, lo que condujo a muchos productores de Kern a culpar al invierno excepcionalmente cálido de su peor cosecha registrada: 136 millones de kilogramos en todo el estado, o la mitad del volumen que se esperaba si las condiciones hubieran sido óptimas.

No obstante, incluso si las condiciones meteorológicas razonablemente frías continúan, sigue habiendo riesgos. La importantísima polinización podría interrumpirse si las temperaturas aumentan demasiado temprano, como ocurrió el año pasado, pues los árboles florecieron demasiado pronto.

Otra preocupación es el calor inusual del verano pasado. Las altas temperaturas, combinadas con una sequía continuada que dejó a los huertos con un elevado nivel de salinidad del suelo, amenazan con dejar a los productores de cerezas como Volkoff con fruta de una calidad pobre.

"Algo que tener en cuenta, y que no podemos olvidar, es que el verano ha sido muy caluroso", afirma Volkoff, cuya plantación Volkoff Family Farms cultiva 16 hectáreas de cerezas y 101 hectáreas de almendras. La compañía también arrienda 16 hectáreas para la producción de uvas.

Fuente: bakersfield.com

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor