La chirimoya peruana se topa con mercados cerrados

“La chirimoya peruana está experimentando un mercado con demanda y precios estables”. Esta es la conclusión a la que llega Carlos Arancibia Antinori, de Sobifruits, compañía peruana que comercializa y exporta frutas y hortalizas. “Aunque en esta época del año nuestra compañía está muy ocupada, eso no influye mucho en los volúmenes de exportación de chirimoya”.

Sobrifruits cuenta con un amplio surtido de frutas y hortalizas que exporta a, por ejemplo, Japón, Oriente Medio, Brasil, Colombia y Europa. “Hace algunos años empezamos a exportar chirimoya peruana (variedad Cumbe) principalmente a Costa Rica. Trabajamos con productores asociados, con los que hemos establecido una buena relación a lo largo de los años. La diferencia más destacada entre la chirimoya peruana y otras variedades de chirimoya es que contiene menos semillas. Además, las frutas se cultivan de forma ecológica”.

Carlos explica que la exportación de chirimoya solo se realiza por avión. “Es un producto muy perecedero y blando, y su vida útil es increíblemente corta. Esto significa que el periodo de transporte no puede ser demasiado largo, por lo que algunos países no pueden importar la chirimoya peruana. Ya lo constatamos con un envío de prueba a una compañía de la República Checa”.



No obstante, la demanda de chirimoya está creciendo, de acuerdo con Carlos. “Hemos pasado de uno o dos envíos al principio a un envío semanal ahora. Todos los envíos se destinan principalmente a Europa, donde tenemos que lidiar con la competencia de España. Estamos probando nuevos mercados, por ejemplo Canadá, con un envío de prueba. Hay más países interesados, pero nos enfrentamos al problema de que nuestra chirimoya no siempre tiene permitida la entrada en esos países. Un buen ejemplo de ello es Estados Unidos, pese a que este país y Perú suscriben el acuerdo TPP. La chirimoya sigue en la lista de productos pendientes de entrada en Estados Unidos. Lo mismo curre con Indonesia. Durante la feria Expoalimentaria conocimos a un entusiasta indonesio, pero resulta que nuestra chirimoya peruana no tiene permitida la entrada en el país”.

Hay muchas oportunidades, algunas de ellas a largo plazo. Hasta que estos mercados no se abran, Sobifruits funciona con una demanda estable de sus chirimoyas, también con precios estables. “Ni siquiera los precios fluctúan de forma considerable. Durante algunos meses del año, España no tiene producción y Perú produce menos. Por supuesto, los precios suben, pero el incremento es ligero y no tiene grandes consecuencias”.


Más información:
Carlos Arancibia Antinori
Sobifruits
T: +51 326 0415
M: +51 998 900 238
E: comex.sobifruits
www.sobifruits.com

Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor