Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

"David Alba, de Citrus Genesis: "La mentalidad del productor está cambiando"

España: El sector citrícola se está pasando a las variedades protegidas

Aunque todavía es un concepto relativamente novedoso en España, la cuota de mercado de las variedades de cítricos protegidas está creciendo de forma significativa año tras año. En 1970 no había variedades protegidas, mientras que hoy en día hay cientos de variedades de las cuales más del 60% están protegidas o en proceso de registro.

“Tanto los productores como los comercializadores, la gran distribución y los consumidores están apreciando las ventajas de las variedades protegidas. A priori un agricultor puede pensar que es más caro invertir en plantar variedades protegidas, pero cada vez más productores se decantan por ellas dado que sus retornos llegan a ser entre 5 y 10 veces superiores a las variedades convencionales”, explica David Alba, director de la empresa valenciana Citrus Genesis. “Calculamos estratégicamente la superficie de cultivo para cada variedad acorde con las necesidades del mercado, con el objetivo de evitar la sobreproducción y tratando de maximizar los retornos para el agricultor. En nuestra opinión las variedades protegidas seguirán creciendo, pudiendo incluso alcanzar en unos años el 75-80% de la cuota del mercado”.


Equipo de Citrus Genesis en sus oficinas de Valencia.

Fundada en 2009, Citrus Genesis pertenece al Grupo Muñoz (www.munoz.co.uk) y está formada por un grupo internacional de empresas especializadas en el desarrollo y gestión integral de nuevas variedades vegetales protegidas. Si bien iniciaron su actividad como especialistas en cítricos, con el tiempo se han expandido a otros productos como la granada o el caqui.

“Nuestros objetivos principales son el desarrollo, adquisición y gestión de nuevas variedades protegidas, incluyendo la introducción de las mismas en los países citrícolas más avanzados, su evaluación agronómica en nuestros campos experimentales, su protección y defensa como propiedad intelectual, el desarrollo de plantaciones y la promoción comercial de la fruta de cara a las cadenas de distribución mas importantes a nivel global”.

Los tres grandes retos del modelo de variedades protegidas
De acuerdo con David Alba, cabe destacar tres grandes retos en el modelo de producción y comercialización de variedades protegidas.

En primer lugar, todo empieza con el propio desarrollo de la variedad, que requiere de procesos científicos que implican más de veinte años de investigación e inversión continua, todo ello sin ninguna garantía de éxito. “Estamos trabajando e invirtiendo en nuevas herramientas genómicas para acelerar los procesos de evaluación y selección de nuevas variedades acortando así los plazos significativamente y haciendo que el proceso de desarrollo varietal sea mucho más eficiente”, indica.



El segundo reto es mantener un profundo conocimiento de las condiciones de un mercado continuamente cambiante para ajustar la estrategia de desarrollo varietal a las necesidades del futuro. “Por ejemplo, los cambios en la situación económica, la preocupación de los consumidores por su salud, la menor cantidad de tiempo disponible en el día a día, la competencia de otras frutas que se popularizan, la aparición de nuevas variedades, etc., son factores muy distintos que cambian y seguirán modificando los hábitos de compra de los consumidores y sus prioridades a la hora de elegir. Por tanto, la cuestión fundamental es ¿cómo podemos acertar empezando a desarrollar hoy lo que el mercado demandará mañana? Nosotros, además de estar en contacto continuo con los comercios y consumidores, invertimos significativamente en investigación de mercados para tratar de entender las tendencias y adaptarnos a sus expectativas”.

Por último, el mayor reto, el control de las variedades protegidas para evitar su propagación ilegal en viveros y en el campo. De acuerdo con David Alba, está empezando a verse un cambio de mentalidad.

La mentalidad de los productores está cambiando en España
“Desde los medios de comunicación recibimos noticias con bastante frecuencia acerca de obtentores que denuncian propagaciones no autorizadas de sus variedades protegidas, y es cierto que todavía queda mucho por hacer. No obstante, podemos decir que se está observando un cambio de tendencia en la mentalidad de los productores, que empiezan a entender el concepto del derecho del obtentor, así como la necesidad de que este perciba un royalty en atención a su actividad investigadora. Controlar la propagación ilegal es, ciertamente, complejo y costoso, por lo que, además de perseguirla por la vía legal, es fundamental ser proactivos y colaborar en la educación del sector”, explica David Alba.



Orri, del conflicto por la propagación ilegal a la regularización voluntaria

"Cuando se identifica una plantación ilegal el primer paso es informar de buena fe al productor implicado para tratar de solucionar el problema. Si la situación persiste se procede a tomar acciones legales como último recurso. Tal es el ejemplo de la mandarina Orri en España".

La Orri es una excelente variedad de mandarina desarrollada por Aliza Vardi del Instituto Volcani, parte del Agricultural Research Organisation de Israel. El ARO, como obtentor de la variedad, solicitó su inscripción en el Registro de Variedades Protegidas a nivel europeo, la cual se concedió en 2013.

“Su gran demanda y los altos precios conseguidos en el mercado, dado el reconocimiento unánime de las cadenas de distribución internacionales como una de las mejores mandarinas del mundo y de la historia, hicieron que en España se multiplicara y propagara masivamente sin autorización antes de la concesión definitiva del registro y también a posteriori. Ante la situación de conflicto, el grupo Muñoz llegó a un acuerdo con AVA e Israel para la regularización voluntaria de plantaciones por parte de los productores no autorizados, para lo cual creamos la empresa The Enforcement Organization (TEO), la cual es la licenciataria exclusiva de los derechos de la variedad Orri en España y Portugal. El proceso de regularización se inició el pasado mes de febrero y ha sido un verdadero éxito, con casi 500 licencias concedidas en tiempo récord. Hemos conseguido convertir un serio problema en una gran oportunidad para todos los productores sublicenciatarios de Orri, y siempre dentro de los límites establecidos por Israel. La colaboración y ayuda de AVA y ASOVAV en la resolución del conflicto han sido sin duda una de las claves del éxito del proceso”.



Más información:
Mateu Chilet (Citrus Genesis International Ltd.)
T: +34 963 46 49 15
mchilet@citrusgenesis.com
www.citrusgenesis.com
 


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor