Reino Unido: El reparto de frutas y hortalizas agrava la contaminación en Londres

Toby Peters, el fundador de Dearman, una empresa de tecnología no contaminante, advierte que la tendencia de los londinenses de comprar alimentos frescos por internet y recibirlos a domicilio en camiones que funcionan con diésel está empeorando la situación de contaminación atmosférica en la capital británica.

Peters se ha pronunciado tras la publicación de un informe que afirma que los camiones frigoríficos de reparto "emiten cantidades desproporcionadas de contaminantes tóxicos".

Peters, cuya compañía ya trabaja con el supermercado Sainsbury’s en la prueba de un nuevo camión que no produce emisiones, declara que los supermercados deben tratar de reducir su dependencia de los vehículos diésel para mejorar la calidad del aire.

El informe, realizado por YouGov por encargo de Dearman y del grupo de presión Clean Air Alliance, ha descubierto que los gases de escape que emiten anualmente los camiones frigoríficos al viajar entre los hogares londinenses y las terminales de los supermercados equivaldrían a los de un automóvil que diera 2,4 millones de vueltas a la autopista de circunvalación M25, que rodea Londres.

La contaminación que emiten estos camiones a los cielos londinenses suele verse agravada por un segundo motor diésel que alimenta a los enormes frigoríficos de los camiones. Se cree que estos frigoríficos pueden emitir casi 30 veces más partículas tóxicas y dióxido de nitrógeno que el motor de un camión.

Peters comenta sobre el informe: "La forma en que compramos alimentos cambia día a día. Los supermercados nos entregan la compra semanal a domicilio, vemos un auge de las tiendas de barrio y consumimos cada vez más alimentos refrigerados. Todo eso requiere que haya más camiones frigoríficos en las calles en las que vivimos. Pero si vamos a limpiar el aire que respiramos, primero tenemos que reducir los motores diésel que más contaminan, incluidos los que mantienen fríos nuestros alimentos".

Como parte de la prueba de Dearman con Sainsbury’s, la empresa ha desarrollado el primer camión de reparto del mundo con una unidad frigorífica refrigerada por aire que funciona con nitrógeno líquido y que no emite gases.

El vehículo se encuentra en un periodo de prueba de tres meses, durante el cual se espera evitar la emisión de hasta 1,6 toneladas de dióxido de carbono, 37 kilos de óxidos de nitrógeno y 2 kilos de partículas.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor