Actualización del mercado de Mark Greenberg, Capespan Norteamérica

La temporada de la mandarina se adelanta en Chile

Las llegadas de clementinas chilenas a Norteamérica se han reducido sustancialmente. En la semana 31 se cargaron menos de 500 toneladas métricas con destino a la costa este de Estados Unidos y esa misma semana se enviaron 360 toneladas métricas a la costa oeste del país. En la semana 32 solo se cargaron pequeñas cantidades para cada costa, ya que comenzó la transición a las mandarinas tardías. Al final, Chile habrá enviado más de 42.000 toneladas métricas de clementinas a Estados Unidos esta temporada en proporciones casi iguales entre la costa este y la oeste. Esto supone un incremento de casi el 53% con respecto al volumen de clementinas enviado en 2015.

Sin embargo, las W. Murcott ya están de camino y su inicio es halagüeño. Hasta la semana 32, Chile ha cargado 5.210 toneladas métricas de mandarinas tardías para la costa este de Estados Unidos y 1.365 toneladas métricas para la costa oeste. Si se suman ambas cantidades, superan en más de cinco veces el volumen enviado durante el mismo periodo del año pasado.

El incremento del volumen refleja que Chile cuenta con una cosecha temprana y, además, abundante. El año pasado, los productores chilenos expidieron 42.350 toneladas métricas, o 2,6 millones de cajas, de mandarinas tardías a Norteamérica. Se prevé que esta cantidad ascienda a 57.000 toneladas métricas o 3,5 millones de cajas esta temporada. Si se da el caso, sería bueno contar con ventaja.

El inicio relativamente temprano de las mandarinas tardías chilenas supone que no se producirá un hueco sustancial en la oferta cuando el mercado haga la transición de las clementinas a las W. Murcott, lo cual decepcionará a los expedidores tempranos que, en el pasado, han visto un repunte de los precios durante el cambio. Este fenómeno será cada vez menos habitual, ya que la producción chilena aumenta cada año.

El inicio temprano de la mandarina chilena tardía también supone que se producirá una colisión más directa con las W. Murcott peruanas. La competencia entre las W. Murcott peruanas y chilenas se ha limitado, habitualmente, a los márgenes de la temporada, ya que los volúmenes peruanos suelen comenzar a disminuir cuando aumenta el volumen chileno. Pero cuando lleguen las primeras mandarinas tardías chilenas al mercado la próxima semana, Perú seguirá presente y continuará estándolo unas semanas.

Completan la oferta de variedades de pelado fácil en el mercado de la costa este de Estados Unidos los cítricos suaves tardíos de Sudáfrica y Uruguay.

No obstante, el mercado de los cítricos suaves ha estado ganando fuerza gradualmente en las tres últimas semanas y en la actualidad cuenta con una notable estabilidad con entre 34 y 36 dólares (principalmente 34) para el producto vendido en un formato de 10 sacos de 3 libras (1,36 kilos) cada uno. Las voluminosas llegadas de W. Murcott chilenas que se esperan a partir de la semana 34 probablemente limitarán cualquier aumento de precio significativo. Tan solo una interrupción o una limitación de la oferta hará repuntar los precios y no se planea ni prevé ninguna.

Con el otoño de camino y los niños de vuelta en el colegio en las dos próximas semanas, se prevé que el consumo de cítricos suaves siga creciendo. Estará bien disponer disponibles mandarinas tardías chilenas en septiembre y octubre en lugar de esperar hasta finales de octubre, cuando el producto nacional empieza a llamar a la puerta.

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor