La quiebra de Hanjin perjudica a los exportadores

El miércoles 31 de agosto, la naviera Hanjin se declaró en quiebra tras haber perdido el apoyo financiero de sus bancos. Desde entonces, muchos puertos de países como China, España, Estados Unidos y Canadá niegan la entrada a los barcos de Hanjin en plena temporada alta, según informa Reuters.

Nos encontramos en la época del año más ajetreada para la industria del transporte internacional, ya que los exportadores se preparan para la temporada de Navidad, lo que agrava drásticamente el impacto de la bancarrota de Hanjin.

Esta situación afectará a los exportadores de tres maneras:

Interrupciones y retrasos en los envíos
Los exportadores que tengan cargamentos en los barcos de Hanjin ahora mismo están en un aprieto, ya que nadie sabe cuándo recibirán permiso para acceder a los puertos.

Además de ser un retraso muy grave para quienes tengan productos en esas embarcaciones, también retrasarán a los demás exportadores que utilicen los puertos. Cuando se permita el acceso a los buques de Hanjin, podría generarse cierta congestión.

Disminución de la capacidad
Reuters señala que Hanjin es el séptimo mayor transportista de contenedores del mundo, por lo que esta es la mayor quiebra de la industria del transporte internacional en términos de capacidad.

Aunque la sobrecapacidad es mala para los transportistas, generalmente suele beneficiar a los exportadores, que no desean que la capacidad disminuya durante la temporada alta, cuando se exportan más productos.

Mientras los barcos de Hanjin no puedan acceder a los puertos, tampoco podrán cargarse con los productos que estén en tierra, lo que significa que los exportadores tienen que desviar sus cargamentos a otros transportistas. Por lo tanto, la cadena de suministro se ve afectada tanto en las importaciones como en las exportaciones.

Hay que reprogramar o cambiar completamente todo el sistema de transporte terrestre. Hay camioneros y empresas de transporte por camión cuyos ingresos dependen de Hanjin, por lo que también se hundirían junto con la naviera. Sin embargo, gracias al aumento repentino de la actividad exportadora en plena temporada alta, ya de por sí frenética, los transportistas tienen ventaja sobre los exportadores.

Tarifas de transporte más caras
No es sorprendente que las tarifas de transporte de Corea del Sur a Estados Unidos se hayan disparado inmediatamente después de la bancarrota de Hanjin. El precio de la ruta principal de Hanjin, que conecta Busan y Los Ángeles, ha aumentado un 55%, desde 1.100 $ hasta 1.700 $ por contenedor de 40 pies, según explica un artículo de Bloomberg.

Sin embargo, su efecto no termina aquí. Debido a la sobrecapacidad, los transportistas de EE. UU. han aumentado sus tarifas generales de septiembre para compensar la presión a la baja, lo que significa que los exportadores tendrán que pagar más por sus envíos internacionales que el mes pasado.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor