Resumen del mercado global de la lechuga

Reestructuración de la producción española de lechuga por falta de agua

Según las cifras disponibles, en todo el mundo se cultivan cada año millones de toneladas de lechuga. La mayor parte de esta producción corresponde a China, que aporta 6,25 millones de toneladas. Otros países en la clasificación de los mayores productores de lechuga son España, Bélgica, Francia, India, Italia, Japón, México y Estados Unidos. España atraviesa momentos de reestructuración de las zonas de producción por la falta de agua. La producción de invernadero en Países Bajos y Bélgica sufre la aparición de hongos, lo que presiona a los productores. Por otro lado, hay suficiente lechuga iceberg disponible en muchos países europeos y esto está bajando el ritmo de las ventas. El verano tardío que ha tenido Reino Unido ha dado lugar a un buen mercado. Al otro lado del océano, en California está creciendo el cultivo doméstico, lo cual ejerce presión en el mercado para los productores comerciales.



España: reestructuración de la producción por la falta de agua
De acuerdo con Proexport, la asociación de productores y exportadores de lechuga más representativa de España, en la próxima campaña no se espera una reducción drástica en cuanto a las producciones en el conjunto de lechugas, aunque es más que probable que se produzcan reducciones en producciones de lechugas más sensibles a la calidad de agua.

La escasez de agua producirá una reestructuración por zonas de producción de los tipos y gamas de lechugas. Se van a desplazar producciones a zonas fuera de Murcia donde haya algo más de garantía de agua, pero eso traerá un incremento de riesgo de esas producciones por las condiciones meteorológicas. Es probable que variedades de lechuga que el año pasado fueron posibles de producir en otras zonas fuera de Murcia, e incluso de España, aumenten, aunque necesitarán de unas condiciones meteorológicas muy favorables para poder llegar a recolectarlas en condiciones óptimas, según el experto en lechuga iceberg y otras variedades de Proexport, Javier Soto.

Por otro lado, se están produciendo cambios de cultivos en zonas tradicionales de lechuga por la calidad y falta de garantía del agua. De momento, no se dan alternativas y soluciones a las zonas tradicionales de producción que cuentan todavía con las garantías climatológicas de cultivo. Se producirán, indudablemente, reducciones de producción en lechuga, y dependiendo de lo que suceda y o se solucione, se aumentarán en otro tipos de cultivos o reducciones generalizadas.

Dependiendo del tipo de lechuga, la temporada pasada se dieron factores climáticos que provocaron un desastre parecido a unas inundaciones, o pedriscos, pero que no se visualizaba igual, pues se producía lentamente y paulatinamente, lo que se tradujo en el adelanto de incluso hasta 25 días de algunas producciones.

La situación hasta enero en cuanto a precios y mercados fue ruinosa. Ese mismo adelanto produjo un hueco de producción hacia el final de la campaña que alivió en cierta medida las pérdidas anteriores, aunque la campaña en su gran mayoría cerró en precios por debajo de los costes. Además, la situación meteorológica dio la opción a otras zonas productivas incluso fuera de España a poder competir con producciones españolas, lo cual es impensable en un año climatológico normal, entendiendo como normal las temperaturas de hace unos cinco años.

Cada vez más la tendencia es a ampliar el abanico de ensaladas y eso va restando, lógicamente, importancia a la lechuga iceberg en cuanto a presencia, aunque no tanto al consumo, que sigue siendo estable. Aun así, la tendencia del valor va disminuyendo, con lo que ha perdido gran parte del valor añadido que necesita un producto para ser rentable. Esta circunstancia hará que las producciones bajen en los próximos años, indudablemente, ya que se aumenta en otras categorías o variedades que sí cuentan hoy por hoy con cierto valor añadido, aunque en productos como mini romana y algunos otros ya se empieza a notar la disminución en el retorno a los productores.

La Región de Murcia suministra cerca del 70% de la lechuga exportada por España (se alcanzaron las 501.985 toneladas por un valor de 423 millones de euros exportados en 2015), según datos de Proexport.

Una de cada cuatro lechugas exportadas por España tiene como destino Alemania, donde se consumen anualmente 186.000 toneladas, por un valor de 156 millones de euros. El segundo país receptor de nuestras lechugas es Francia, con el 16% del total (104 millones de euros y 115.500 toneladas), igual que Reino Unido, que ocupa el tercer puesto (115.200 toneladas y 102 millones de euros). El 95% de la exportación tiene como destino algún mercado de la UE, mientras que el 5% restante va a países como Suiza (37.000 toneladas), Bielorrusia (20.000 toneladas) o Arabia Saudita (5.990 toneladas).

España ha sido durante el pasado año de 2015 el país que más lechuga ha exportado en todo el mundo.

Mercado estable en Italia

Según las últimas cifras para la semana 37, los resultados del mercado de la lechuga son acordes a los datos históricos. Solo el mercado de la variedad Gentile de Rovigo ha registrado cambios, ya que los precios han caído debido a la enorme oferta.

Tras el suave invierno de 2015 y los bajos precios alcanzados por la lechuga de invernadero, es probable que el número de plantaciones se reduzca este año, en especial para los cultivos tempranos y otoñales. La plantación de cultivos de invierno se prevé que permanezca estable.

La lechuga de Rovigo ha estado sufriendo una demanda baja y una oferta que continuará creciendo cuando llegue el cultivo de otoño al mercado. Pese a la buena calidad de la lechuga, la demanda es reducida. La caída de la demanda se debe,en parte, a las altas temperaturas, que han hecho mella en todas las variedades. Un cambio en las temperaturas podría traducirse en mejores condiciones en el mercado.

Hasta hace unos años, la lechuga iceberg era un enorme éxito, en especial en Estados Unidos. En la última década, el mercado de esta variedad también ha experimentado un crecimiento explosivo en Italia. Las importaciones de España y el norte de Europa dominan el mercado italiano. La lechuga iceberg es la lechuga que mejor se vende en Italia y cada vez supone una mayor competencia para la variedad nacional Trocadero. Gracias al clima favorable de esta isla, Sicilia es el mayor productor en otoño y en invierno. La siembra se lleva a cabo entre agosto y febrero y la lechuga está en el mercado entre noviembre y mayo.

También en Italia está creciendo la demanda de la lechuga de IV gama. La proporción de lechugas enteras en los expositores está disminuyendo. Los consumidores italianos cada vez optan más por las ensaladas, lo cual conlleva llevarse a casa mucha información, además de una ensalada fresca.

El sector holandés se enfrenta a problemas
Aunque la iceberg era una variedad de lechuga desconocida hace cuarenta años, hoy en día es prácticamente imposible imaginar un supermercado que no la ofrezca. Sin embargo, en los últimos años, ha registrado un ligero descenso, provocado por una mayor cuota de mercado de otras variedades de lechuga, como Lollo Biondo y Rosso y la Little Gem. Gracias al uso de envases especiales que prolongan la vida útil de la lechuga, Países Bajos pudo invertir hace unos diez años en la exportación a destinos lejanos. En ese sentido, algunos nuevos mercados de exportación son Dubái, Catar y Arabia Saudí.

Las ventas de la lechuga iceberg han perdido fuerza. Aunque la oferta holandesa es estable, el mercado ha sufrido la presión de la oferta extranjera. En los países vecinos, las cosechas han sido muy buenas, lo cual ha permitido que mercados como Escandinavia, Alemania y Polonia se hayan autoabastecido. El mercado británico, que también había estado haciendo algunas compras últimamente, ha desaparecido. Por tanto, el precio medio ronda los 2,50 euros. Los cambios de las condiciones meteorológicas podrían garantizar oportunidades para exportar a países europeos. La superficie de cultivo holandesa dedicada a la lechuga iceberg lleva mucho tiempo entre 2.500 y 3.000 hectáreas.

Los cultivos protegidos en Países Bajos y Bélgica se están enfrentando a problemas con los hongos. Los invernaderos están sufriendo la propagación del Fusarium, problema que se ha observado en los últimos tres años. al principio, los viveros afectados eran solo los de Westland y Barendrecht, pero ahora también ha aparecido el hongo en Zelanda e incluso Bélgica. Un total de, aproximadamente, 25 compañías se han visto afectadas. Una vez en el invernadero, el hongo se propaga a ritmo constante y todavía no se han hallado medios para combatirlo. En parte por este motivo, actualmente hay escasez de lechuga de invernadero, lo que está dando lugar a precios favorables, y se prevé que cause una reducción de la superficie de cultivo.

Una solución para atajar el Fusarium en la lechuga sería cultivar en agua. En Países Bajos, Van Dijk sembró el año pasado algunos cultivos sobre agua (5 hectáreas, Siberia). Además, Deliscious y Boer en den Hoedt llevan mucho tiempo trabajando en ello. En Bélgica, a finales de este año, habrá 22 hectáreas bajo el New Growing System (NGS). Cultivar sobre agua no requiere tierra y la calidad se puede mejorar todavía más con el uso de lámparas led, por ejemplo. En el mercado europeo de la lechuga, parece haber espacio suficiente para este tipo de innovaciones y productos de calidad. Los productos prácticos se están desarrollando rápidamente y, aunque en el Reino Unido el mercado de conveniencia ya ha alcanzado una fase de madurez, hay mucho espacio de crecimiento en Alemania, por ejemplo.

Los belgas optan por la comodidad
El mercado belga de la lechuga está tranquilo este año. En los últimos meses, los precios registrados han sido bajos, pero la semana pasada mostraron un pequeño repunte. En primavera, y hasta julio, los precios fueron buenos, incluso con máximos de hasta 7 euros, pero después entraron en una espiral descendente, aunque se han recuperado un poco esta semana y han regresado a los 1,50 euros. La presión que sufre el mercado se deben, en parte, al aumento de la producción en Italia. ambos países se centran en los mismos mercados de exportación.

Un mercado en el que la lechuga está mostrando crecimiento es el de IV gama. Las ensaladas tienen cada vez más demanda y el volumen procesado de estos productos ha estado creciendo en los últimos años.

El sector británico se beneficia del verano tardío
El mercado británico de la lechuga está recogiendo los frutos del largo verano indio. El calor anómalo del mes de septiembre, con muchas horas de sol, ha incrementado la demanda de lechuga. Un comerciante ha calificado la temporada de "interesante". El suministro de lechuga ha logrado mantener el ritmo de la demanda. En las próximas semanas, el suministro español llegará al mercado, pero todavía hay disponible lechuga británica de sobra.

Para los productores, ha sido un año difícil. Hizo calor cuando debería haber hecho frío, y viceversa. Además, ha llovido mucho, siendo junio un mes particularmente lluvioso. Por otro lado, el brexit podría causar problemas en el futuro. Si los trabajadores inmigrantes ya no pueden entrar en el mercado laboral del Reino Unido, la producción se podría ver afectada significativamente y trasladarse a países como Polonia o España. La demanda de Little Gem está en alza, aunque la lechuga iceberg también ha estado aumentando su volumen ventas últimamente como resultado de la bajada de los precios.


Israel no importa lechuga
Debido a que el suministro de los productores locales ha sido estable, el mercado interno de Israel ha sido fuerte y estable. En un año normal, toda la lechuga disponible en el mercado es de cultivo nacional. Cada año, el país consume una media de 30 millones de lechuga, en torno a 80.000 toneladas. Una lechuga cuesta 1 euro de media, pero el precio puede fluctuar entre 0,50 y 2 euros.

Debido a la fuerte demanda y a la calidez de las temperaturas, la lechuga se suele cultivar en invernaderos o túneles en los que se pueda controlar el clima de alguna manera. Los productores de lechuga se reparten por todo el país, dándose la mayor concentración en la región litoral sur. Cada año, la facturación de todos los productores asciende a un total de unos 17 millones de euros.

A nivel de consumo, la lechuga ha registrado un crecimiento significativo en los últimos años. Antes, no era un ingrediente básico para las ensaladas, pero eso ha cambiado. Las variedades principales son la romana y la iceberg. Además, la lechuga de hoja de roble y la lechuga roja también están disponibles en casi cualquier supermercado.

China: el cultivo protegido está en alza
El cultivo de lechuga en China se concentra, principalmente, en las provincias de Yunnan y Hainan, en el sur de China. En estos lugares, la lechuga se cultiva a campo abierto. Sin embargo, los cultivos de invernadero están ganando terreno, sobre todo por el miedo a la polución y a la limitada cantidad de suelo agrícola. Las principales variedades de lechuga son la iceberg, la lechuga china, la lechuga roja y la romana. El mercado de conveniencia también está ganando fuerza.

La lechuga californiana compite con los cultivos domésticos
El cultivo de lechuga en California se concentra, sobre todo, en la costa central. En las próximas semanas, esta región será la que suministre al mercado, principalmente, y después la producción se trasladará más hacia el interior y al sur. La producción es estable. Se han dado algunos aumentos de temperatura, pero no han durado lo suficiente como para pasar factura a la producción.

La demanda de lechuga es entre baja y media, pero se espera que suba con el inicio del otoño. Además, la tendencia de cultivar productos en casa ha arrebatado un pellizco de la demanda de lechuga de California.

México invierte en el cultivo de lechuga
El mercado de la lechuga hidropónica en México se ha multiplicado por 12 en los últimos años. Aunque se produce mucha lechuga y un productor indica que este año cultivará unas 25 piezas, las exportaciones no están muy desarrolladas. El mismo productor señala que este año se lanzará un proyecto piloto en los supermercados de Estados Unidos. La industria busca nuevos sistemas de riego. En algunas partes del país, el 80 por ciento del agua se destina a la agricultura. Con sistemas de riego sostenibles, esta cifra debería reducirse. Según un estudio, la producción total del estado es de 330.000 toneladas al año. Las principales regiones productoras son: Guanajuato (26%, 106.309 toneladas), Zacatecas (20%, 80.606 toneladas), Puebla (14%, 56.206 toneladas), Aguascalientes (13%, 54.535 toneladas) y Querétaro (5%, 20.696 toneladas).

Cada semana, FreshPlaza y AGF.nl publican un resumen de la situación del mercado de un producto en su contexto global. Con estos artículos, nuestro objetivo es ofrecer una idea de un mercado global que se vuelve cada vez más pequeño como resultado de la globalización. El próximo artículo se centrará en la granada.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor