Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Europa: Los importadores cooperan para amortiguar el impacto de las extremas condiciones climáticas

La lluvia provocó un final de estación temprano para el mango en Costa de Marfil. La exportación peruana se detuvo debido a lluvias y deslizamientos de tierra. En enero, España fue golpeada por frío extremo, y después por calor extremo en junio. De acuerdo con los meteorólogos, se debe tener más en cuenta el clima variable en consecuencia del cambio climático. Todo esto lleva a plantearse, cómo ven los importadores el futuro y cómo se preparan para garantizar un suministro estable a pesar de las condiciones climáticas extremas.

"La importación de algunos países se hizo más difícil debido al clima voluble en Sudamérica, especialmente en Perú", cuenta Jan Vermeiren. El importador belga está especializado en frutas y hortalizas exóticas. Sobre la situación en Perú, Jan comenta, que "hubo muchas tormentas eléctricas y deslizamientos de tierra, algunas regiones no tenían ningún suministro. Como consecuencia, hubieron menos mangos disponibles".



Fin de temporada temprano
El mal tiempo también causó que el suministro de maracuyá de Colombia fuera limitado en los meses de abril y mayo, al igual que el suministro de piña de Costa Rica en marzo y abril. Jan explica que la oferta fue limitada durante cinco semanas, y los precios subieron mucho debido a esto. "El clima cambiante en Perú, Colombia y Costa Rica definitivamente causó recortes en la oferta, pero es el arte de los importadores tener productos cuando los suministros son limitados", señala.

Los efectos de El Niño limitaron la oferta en Latinoamérica. Como consecuencia del fenómeno meteorológico, llovió mucho en regiones que son normalmente secas, y el suelo estaba seco en regiones que normalmente tienen mucha lluvia.

"La temporada de mango en Costa de Marfil terminó a principios de este año, debido a la lluvia en Africa Occidental. Los mangos sólo se pueden exportar cuando el clima es seco. Tan pronto como se vuelve demasiado húmedo, los riesgos de las moscas de la fruta son demasiado altos, y la UE cierra sus fronteras. México logró amortiguar la caída del suministro de Costa de Marfil, y lo conectó con el comienzo de la temporada en Senegal".

El aumento del precio crea oportunidades
Los importadores tienen varias opciones para lidiar con estas situaciones. Cuando hay escasez, los precios suben, creando oportunidades. Por ejemplo, si hay escasez de piña vía contenedor, se puede optar por importar la piña por aire desde, por ejemplo, Colombia. "Como importador de productos frescos, también tengo que trabajar con varios transportistas y varios países productores para garantizar siempre un suministro mínimo", explica Jan.

"Por otro lado, hay mucha producción en algunas regiones y países y la situación se puede compensar", continúa Jan. "Sin embargo, es importante pensar de forma proactiva, así como hacer una prueba cuando se va a otro país, pero también saber dónde están las alternativas". Por lo tanto, el importador belga trabajará con importadores de otros países europeos. "Si una línea directa desaparece debido a las circunstancias meteorológicas, pueden asumirla los importadores colegas", explica Jan. "Es importante trabajar juntos como importadores y ayudarnos mutuamente si es posible y necesario".

Cooperación con otros importadores
"A menudo hemos cooperado con importadores en Madrid y Barcelona, los cuales están en una situación crítica debido al aspecto económico en España, por lo que no hace falta mucho para que tengan un exceso de oferta", cuenta Jan. "Estos importadores también han comenzado a buscar más allá del mercado local. Cuando hay escasez en el mercado, los precios aumentan fuertemente, y puede ser interesante conducir al norte de Europa los productos que llegan primero a Madrid o Barcelona. Anteriormente, eso no se hacía, pero en los últimos años esa situación ha cambiado. Europa se está volviendo cada vez más pequeña en ese sentido".

Jan ha estado en el comercio durante treinta años. Por eso, se ha construido una red en Europa, y conoce a los importadores más importantes de París, Madrid, Holanda y Alemania. "Se inmediatamente a quién llamar cuando tengo escasez de producto. Una vez conoces a esos contactos, tienes asegurados los mismos proveedores, con los que te reúnes, por ejemplo, en Fruit Logistica. Para ciertos productos, cooperamos todo el año, porque beneficia a ambos importadores. Por ejemplo, la importación de cuatro palés de Brasil por vía aérea es relativamente más cara que la importación de diez palés. Cuanta más carga, más se abarata el envío, por lo que puede ser interesante cooperar con los importadores de varios países".

En otras situaciones es posible utilizar la propia red del importador para absorber fluctuaciones dentro de los volúmenes. Exofi tiene cuatro vuelos desde Kenia con productos como judías y legumbres. Cuando ese suministro es demasiado bajo, la compañía cambia a la importación de Zimbabue. Lo mismo pasa con el maracuyá colombiano, cuando no hay suministro, Exofi importa la fruta tropical de Kenia o Zimbabue. "Los productos siempre tienen varias opciones de suministro, los importadores deben saben responder a este tipo de situaciones. De lo contrario sus trabajos desaparecerían", indica Jan.

Tiempo extremo también cerca de casa
Los importadores están teniendo en cuenta que las condiciones climáticas extremas se darán cada vez con más frecuencia. "También lo estamos viendo en Europa", afirma Jan. "Así está pasando con la fruta de hueso. Normalmente, la temporada comienza con el suministro de Sevilla, seguido cuatro semanas más tarde por Murcia, y otras cuatro semanas más tarde por el norte del país, que cierra la temporada. Debido al clima extremadamente caluroso de junio, todas las regiones entraron al mercado al mismo tiempo. Cuando se cosecha fruta de hueso a 45 grados Celsius, no tiene una vida útil larga. Los productores tienen que cosechar y enviar la fruta, pero como todas las regiones han cosechado al mismo tiempo, el importador tiene exceso de oferta, con todas sus consecuencias. Durante años he estado trabajando con varias empresas en España para tener un buen suministro de frutas de hueso durante la temporada. Que todas las regiones tuvieran producto al mismo tiempo en junio fue excepcional".

El clima en los Países Bajos y Bélgica también tuvo consecuencias para el mercado. En las últimas semanas de junio, las temperaturas alcanzaron más de 30 grados Celsius. Se implementó el plan de calentamiento y se determinó la primera noche tropical. Sin embargo, el consumo de frutas disminuyó. "Se comen menos frutas cuando estamos a más de 25 grados", dice Jan.

¿Qué depara el futuro? Jan contesta que "es un arte tratar con las circunstancias climatológicas, y trabajar con varios transportistas y procedencias. El compañerismo entre importadores ha mejorado en los últimos años. Todos trabajan con programas, y si ayudas a alguien cuando tiene problemas, también puedes pedirle ayuda".




info@exofi.be

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor