Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

"¿Por qué mantenemos los vasitos de plástico para las hortalizas de "snack"?"

“Los consumidores quieren ver las hortalizas de 'snack' a través del envase”

Desde hace alrededor de una década, la coctelera se utiliza mucho para envasar las hortalizas de snack holandesas. También abundan los vasitos para los pepinos, las zanahorias o los tomates de tamaño reducido. Sin embargo, parece que las cocteleras tienen los días contados, según se rumoreaba en el Foro Europeo del Tomate celebrado en Düsseldorf. El principal motivo reside en una cuestión de sostenibilidad y reciclaje del plástico. Aunque en Düsseldorf se dijo que los envases de las hortalizas de snack estaban pasados de moda, es un hecho que los supermercados siguen repletos de ellos. Si los vasitos y las cocteleras de plástico ya no están “de moda”, ¿qué alternativas quedan?

Los supermercados ofrecen gran número de estos envases en distintos tamaños y formas para las hortalizas de snack. Según la cadena de supermercados holandesa Jumbo, el objetivo es utilizar la mínima cantidad de material de embalaje posible, sin dejar de garantizar la practicidad para el usuario y la vida útil. El envase debe ser versátil y cumplir varios requisitos, según se afirma.



Uno de los mayores actores en la producción y el envasado de hortalizas de snack es Greenco. Jos van Mil trabaja, entre otras cosas, en la producción y el envasado de los conocidos tomates de snack Tommies para Greenco. “Comenzamos con bolsitas de tomates de snack”, recuerda el socio gerente de producto e innovación de mercado. “La coctelera se creó en 2007 y a partir de 2010 fue posible crear tu propia combinación de tomates de snack en los supermercados. A mí no me parece que los envases de plástico, como los vasitos y las cocteleras, estén pasados de moda; los clientes siguen pidiéndolos en los supermercados. Como es comprensible, los consumidores son críticos con el uso de plástico, así que queremos mejorar también en este aspecto. No perdemos detalle de los avances e innovaciones de la industria del plástico, y daremos una respuesta en cuanto tengamos la oportunidad de mejorar la sostenibilidad”.

Poorthuis Packaging es la empresa que fabrica los envases plásticos para Greenco, entre otras cosas. Según su portavoz Bas Folbert, el tomate de snack creció gracias a la coctelera, que ahora venden a la mayoría de los productores o envasadores de hortalizas de snack. “Al principio, vendíamos estos tomates en un vaso de batido, pero era demasiado pequeño, así que creamos una coctelera propia a la que se podían añadir unos agujeros en la base, si se deseaba. Lo mismo se puede decir del vasito de hortalizas de snack. Para ese producto nos inspiramos en los vasitos de yogur que se venden a diario en los supermercados. Con algunos ajustes, como agujeros en la base, un asa con fines de automatización y menos peso, al final llegamos al vasito que tenemos ahora”.

20 veces más plástico
Una empresa holandesa que antes se dedicaba a los envases de tomates de snack Candiezz, envasaba el producto en bolsitas de plástico. De acuerdo con un portavoz de la empresa que prefiere mantenerse en el anonimato por su visión de las opciones de envasado, la bolsa es, con diferencia, una opción mucho mejor que el vasito. “En cuanto a cantidad, no se puede meter mucho peso en un vasito”, explica. “En comparación con el film plástico que utilizábamos antes, un vasito con el mismo contenido utiliza hasta 20-25 veces más plástico que una bolsa pequeña”.

Jos van Mil, de Greenco, también indica que le gustaría trabajar de la forma más sostenible posible, aunque no siempre es fácil. “Hemos hecho mucha investigación de consumo”, detalla. “Así, sabemos que los consumidores eligen un envase que les permita ver el producto, lo que significa plástico. Por tanto, envasamos las hortalizas de snack en envases transparentes que también protejan el producto. Incluso cuando se prueban alternativas, el plástico sigue siendo popular, aunque los consumidores creen que la sostenibilidad es importante. Miran, toman un vasito y lo colocan en el carrito de la compra. Al fin y al cabo, tiene que ser cómodo, rápido y visible”.

Las palabras “rápido” y “visibilidad” son términos que Bas Folbert, de Poorthuis Packaging, reconoce en cuanto a los hábitos de compra de los consumidores. “En la actualidad, el vasito tiene mucho éxito y, seguramente, es gracias a la visibilidad del producto a través del envase”, afirma. “Esperamos comercializar pronto un nuevo envase de plástico que será más sostenible que la coctelera y el envase actuales. Y, a este respecto, otra cuestión es si los supermercados o los consumidores serán seducidos por este envase en lugar de por los actuales”.

No obstante, el portavoz que desea permanecer en el anonimato comprende por qué los consumidores se inclinan por los vasitos, aunque este envase utilice más plástico. “El envase es una forma de distinguirse”, continúa. “Creo que los consumidores lo ven cómodo. Es más fácil meter un envase resellable en el carrito que una bolsa de tomates de snack”.




Alternativas
El plástico utilizado para las hortalizas de snack se puede reciclar fácilmente, según esta fuente anónima. Tal vez otros envases alternativos sean más sostenibles, pero no siempre es así, como apunta el especialista en embalajes. “Pongamos el ejemplo de los vasos de papel. Si solo se utilizara papel, el material se empaparía por la humedad de los tomates. Es posible incorporar una delgada capa de plástico para que el cartón se mantenga seco, aunque eso hace que el envase sea el doble de inadecuado, pues es muy difícil de reciclar, porque ¿es plástico o cartón?”. ¿Cuál sería la mejor solución, según el productor anónimo? “No utilizar envase”, asevera. “Sería lo mejor para el medioambiente, pero eso no va a suceder. Cuando los tomates se venden a granel y los consumidores tienen que llevar su propio envase, no se les puede poner la marca comercial. Pero sí se puede con un vasito, imprimiendo la marca en el envase. De lo contrario, un tomate de snack es solo un tomate de snack”.

Según Jos van Mil, de Greenco, existen alternativas a la coctelera y al vasito, aunque la solución para los envases de plástico más grandes todavía no se ha desarrollado. “Hemos probado con varios envases”, explica. “Hemos probado con cajas de cartón con una película de plástico sobre los tomates como cierre, y envases de un material sostenible a partir de caña de azúcar, pero todas las veces hemos llegado a la conclusión de que los consumidores eligen los envases de plástico, en los que los tomates son muy visibles. También existen otras alternativas, como las tarrinas hechas de hojas, pero, en ese caso, el coste del envase se incrementa en torno a un 10% y el producto tampoco se muestra adecuadamente”.

El productor y el envasador responsable de Tommies indica que el plástico reciclado es una opción, pero no es aplicable en todos los casos. “Cuando es posible, utilizamos material reciclado, pero su oferta se ha limitado por ahora”, continúa Jos. “Las tapas de las cocteleras de plástico están hechas con un 80% de material reciclado, en cualquier caso. Los vasitos y las cocteleras están hechos de material nuevo, porque hacerlos con material reciclado es muy complicado en este caso. El envase de plástico que fabricamos nosotros es reciclable. Queremos que el consumidor conozca la forma de desechar el producto, motivo por el que indicamos la información en el envase”. Además, la seguridad alimentaria también desempeña un papel importante en el proceso de sostenibilidad, como apunta Jos. “Por ejemplo, en torno al 10% del interior del envase, donde el producto entra en contacto con el plástico, debe ser de material nuevo. Lo mismo ocurre con el cartón; el material debe ser nuevo si el producto entra en contacto con él”.

Además, la fuente de Poorthuis Packaging indica que los envases sostenibles no son necesariamente una alternativa mejor a los envases de plástico. “La forma de reciclaje es igual de importante que ofrecer un envase sostenible”, advierte. “El envase hecho de PLA se debe desechar en el contenedor de residuos orgánicos, aunque parezca plástico. Cuando los consumidores lo colocan en el contenedor de plástico, contamina el resto de plástico. Por lo tanto, es muy importante educar en reciclaje”.

bas.folbert@speciaaldruk.nl

j.vanmil@greenco.nl

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor