Importador sueco de fresas vinculado a Bélgica

En el mercado sueco no hay mucho espacio para las moras

La demanda de fresas alcanza su máximo nivel en torno a las celebraciones del solsticio de verano, pero también hay demanda de fresas fuera de temporada. "Comenzamos a importar de España hacia Año Nuevo, pero la temporada despega de verdad en San Valentín", explica Niclas Johansson, de la empresa sueca de importación Elsanta. "Las importaciones de producto belga comienzan en abril y desde el 15 de mayo llegan grandes volúmenes". La empresa Elsanta, que toma el nombre de la conocida variedad de fresa, importa abundantes volúmenes de fresas. esta empresa sueca tiene una estrecha relación con la subasta belga LTV, la cual tiene una participación del 51% en Elsanta.

"Empezamos a importar de Bélgica en torno a San Valentín", continúa Johansson. "Nos cambiamos a la producción sueca tan pronto como es posible". Elsanta funciona como mesa giratoria en el comercio sueco de fresa. La empresa importa grandes volúmenes que se venden rápidamente a varios clientes. "Durante la temporada española, recibimos de siete a diez camiones semanales. En las semanas de más actividad, de finales de mayo a principios de junio, solemos comprar tres o cuatro camiones al día a las subastas belgas. Prácticamente toda Suecia nos compra a nosotros, porque recibimos muchos envíos frescos".


Niclas Johansson

Conexión belga
En 2004, Ove Holmlund fundó la empresa de importación. Su filosofía era importar grandes volúmenes de un surtido limitado y ganarse así un lugar en el mercado. No comenzó solo con fresas, sino también con champiñones. "Por aquel entonces, todos los champiñones procedían todavía de los Países Bajos, pero Holmlund tenía buenos contactos en Polonia e importaba dos o tres camiones semanales. Dos años después, la oficina central se trasladó a Bélgica, donde se compraban las fresas. La estructura de la empresa cambió y se convirtió en exportadora desde Bélgica, en vez de importadora desde Suecia".

A partir de 2009, se presta más atención a la fruta sueca y el surtido se amplía. Un año después, se vendió la mitad de las acciones a LTV. El fundador se queda con una parte y vende otra a Johansson. Esa estructura sigue existiendo, todo el que trabaja para la empresa también tiene acciones en ella. "Es importante tener propietarios dentro de la empresa, porque trabajamos largas horas y es difícil encontrar buen personal", explica Johansson.

Gran surtido de fresas
Ese año, se vendieron entre 2.000 y 2.500 toneladas de fruta de pepita sueca y se adquirió una estación de envasado en Helsingborg. "Tuvimos que añadir valor y garantizar estabilidad con productos distintos a la fresa". Esa estabilidad debería quedar garantizada, en parte, gracias a una estación de envasado en el sureste del país, en el corazón de la región productora de fruta de pepita.


Aunque las berries son la principal categoría de producto de Elsanta, el almacén está repleto de otros productos para diversificar los riesgos.

Cuando un productor de fruta de pepita pone a la venta su empresa en 2012, Elsanta ve su oportunidad y la compra. No obstante, la base de la empresa siguen siendo las berries. En la actualidad, cada año se venden alrededor de tres millones de kilos de fresas. "Entre nuestros clientes figuran supermercados y comerciantes detallistas, a quienes les ofrecemos varias fresas", señala Johansson. La gama está formada por unas diez o quince variedades distintas de diferentes tamaños. "Cada cliente tiene unos requisitos propios".

Rumba, Honeoye y Late Malvina
Las fresas suecas se cultivan principalmente a campo abierto. "Contamos con varios productores de invernadero, pero la mayoría de las fresas se cultivan al aire libre", aclara Johansson. "Para ampliar las temporadas, a menudo se utilizan túneles, pero la temporada tradicional es en junio y julio, cuando es más alta la demanda". La mayor parte de los productores también ofrecen la fruta en puestos junto a la carretera. La fresa más demandada es la Rumba. Un destacado productor se decantó por esta variedad hace dos años y todo el mundo hizo lo mismo.

"La Rumba tiene un sabor estupendo cuando madura adecuadamente, y un color rojo intenso", explica Johansson. "Pero cuando se coge demasiado pronto, esta variedad es insípida". Sin embargo, la Rumba es una buena variedad para el mercado sueco cuando los veranos son buenos. "La Sonata no se cultiva mucho por el moho gris", añade. Florence y Late Malvina también se pueden encontrar en los campos suecos. "La Late Malvina es muy sabrosa, pero el rendimiento no es muy elevado".

Las frambuesas son cada vez más apreciadas en Suecia. "En los meses de verano, hay un buen mercado para el producto nacional. Con las importaciones de España y Portugal, tenemos oferta todo el año", indica. Los arándanos se importan de Latinoamérica, España, Alemania y Polonia. Este es el producto que más rápido crece de la categoría. Apenas hay espacio en el mercado para las moras. "Las moras son un producto pequeño porque se pueden recolectar en los bordes de los caminos", concluye Johansson.

Más información:
Elsanta
Niclas Johansson
Knut Påls v. 15
256 69 Helsingborg
Tel.: +46 (0) 42 311 13 30
niclas@elsanta.se
www.elsanta.se

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor