El ajo europeo compite con el californiano en costes de transporte en la costa este

La producción de ajo ha experimentado un crecimiento muy fuerte este año en las principales regiones. En California, el tiempo ha propiciado una cosecha sólida y la oferta es mayor que el año pasado. España y China también han vivido un aumento similar en la producción.

"El volumen de ajo ha crecido en todo el hemisferio norte este año", observa Jim Provost, de I Love Produce. "Esto significa que China, España y California han tenido un incremento significativo de la superficie y los rendimientos, tal vez un crecimiento en volumen del orden del 20 al 30 por ciento con respecto a la cosecha de 2017. Dada la gran cantidad de volumen, hay ajo de sobra de primera calidad de exportación para los mercados internacionales".

Desafíos para California
Los costes de envío y la mano de obra son los dos factores que más quebraderos de cabeza suponen para los productores de California. Los costes de envío son tan altos ahora mismo que los proveedores dicen que el coste de enviar ajo europeo a la costa este es muy competitivo en comparación con el de la costa oeste, lo cual amplía las opciones para los compradores.

"I Love Produce trabaja directamente con productores de ajo de España, lo que brinda a nuestros clientes un ajo similar en perfil de sabor y que cumple el máximo nivel de estándares de seguridad alimentaria del mercado", dice Provost. "Además, puesto que el transporte en camión desde California al este de los Estados Unidos oscila entre 8.000 y 10.000 dólares en temporada, el flete marítimo desde Europa hasta la costa este nos da precios muy competitivos".

Isha Ghetia y Honorio Aguliar.

Provost señala también que el coste de la mano de obra en California se está convirtiendo en un desafío para el sector y que se tienen que hacer cambios para conseguir sostenibilidad. "El mayor desafío este año en el sector californiano del ajo, y en el de la agricultura en general, es la escasez de mano de obra y su coste", confirma. "Competimos con la construcción, donde se pagan 25 dólares la hora. El duro trabajo de recortar y limpiar ajos bajo el sol abrasador no resulta tentador dado el resto de opciones que hay en el mercado. Por tanto, creo que reducir la dependencia de la mano de obra en el sector del ajo será una preocupación constante".

Los precios bajan, pero la demanda es buena
Con el incremento de la producción de ajo en todas las regiones, los precios son más bajos que el año pasado, algo que no ha sorprendido a la mayoría de los productores. Además, la demanda es sorprendentemente fuerte y parece que así continuará conforme avance la temporada.

"El movimiento de ajo es bueno, sobre todo teniendo en cuenta que estamos teniendo uno de los veranos más calurosos que se recuerdan", señala Provost. "Normalmente, con este calor se cocina menos, pero las ventas se mantienen fuertes. Mover volumen ahora y antes de septiembre es bueno porque, pasado agosto, el ajo tendrá que conservarse en cámaras frigoríficas y eso acarrea más costes. En general, los precios del ajo se reducirán un poco en la campaña 2018/2019, pero era de esperar una corrección, ya que la demanda ha superado la oferta en los tres últimos años. Por fin los productores se han puesto al día con la demanda este año".

Como el precio del ajo ha sido alto en los últimos años, otras regiones de todo el mundo se han animado a aumentar la producción para satisfacer sus propias necesidades o para convertirse en exportadores fuertes por derecho propio.

"Cuando nos preguntan cuáles son los principales productores o exportadores de ajo, la respuesta estándar solía ser China, California (EE. UU.), España, México y Argentina, en su mayoría", explica Provost. "Sin embargo, como el precio del ajo ha sido tan alto en los tres últimos años, otros países han empezado a mejorar sus sectores del ajo para tratar de ser autosuficientes y, en algunos casos, para competir en el mercado mundial. Entre las últimas llegadas al panorama mundial se incluyen Egipto, Perú, la India y Ucrania. Además, los mayores importadores de ajo, como Brasil e Indonesia, han hecho grandes progresos en el impulso de su producción interna dirigida a los consumidores nacionales".


Isha Ghetia, nuevo miembro del equipo, con jengibre brasileño

Crecimiento evidente tanto en la categoría como en la empresa
El equipo de I Love Produce dio la bienvenida a un nuevo miembro a finales del año pasado. Isha Ghetia se ha incorporado a I Love Produce como coordinadora de ventas y ahora gestiona las cuentas de la empresa, el desarrollo web, el marketing y la coordinación de las ventas y la logística con el equipo de ventas. "Isha ha sido una parte estupenda del equipo, ha aportado energía positiva, además es muy inteligente y trabaja en equipo", comenta Provost. "Domina el hindi, el guyaratí, el marathi y, por supuesto, el inglés. Su familia dirige un negocio de soja en la India, por lo que tiene unos antecedentes sólidos en el sector alimentario".

Es un paso positivo para la empresa, dado que su intención es llevar el ajo a otro nivel. Provost menciona que es importante continuar alentando el crecimiento en la categoría del ajo haciendo la publicidad adecuada y aprovechando el impulso. "Cuando empecé en el negocio en 1991, el ajo se consideraba un producto especial", recuerda. "Desde entonces, ha experimentado un crecimiento a doble dígito y, lo que antes se consideraba un ingrediente de las cocinas étnicas, ahora es un producto básico que, de costa a costa de los Estados Unidos, se consume por sus propiedades saludables y por su sabor. Los supermercados deberían presentarlo como tal. Como sector, disponemos del volumen y de los precios para llevar a cabo promociones dirigidas a los consumidores y darle un buen impulso a la categoría".

Más información:
Jim Provost 
I Love Produce
Tel.: +1 (610) 869-4664

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor