Hay que calcular la facturación en envases en lugar de en kilos

"Ha sido una temporada para olvidar", dice Klaas Greydanus sobre la pasada campaña de patata. Con esta afirmación cierra la temporada y empieza a centrarse en la siguiente. La nueva cosecha de patatas de Malta e Israel, así como la primera cosecha holandesa, ya están listas en el almacén de Aardappelgroothandel Greydanus en Heerenveen, los Países Bajos. Este sensato frisón es consciente de que el mercado está cambiando, lo cual demanda ajustes, pero también brinda oportunidades.


Klaas Greydanus

"Estamos observando una tendencia hacia envases más pequeños de alrededor de un kilo de patatas", dice Klaas. "Parece que los sacos de cinco kilos van desapareciendo poco a poco del mercado. Para adaptarse a esta tendencia, la empresa familiar a invertido en una nueva máquina envasadora que también trabaja con envases más pequeños. "Las dietas de los consumidores son diferentes hoy en día. La comida holandesa ya no se consume a diario", explica". Si se sirven patatas, no tiene que llevar demasiado tiempo su preparación. El segmento de la conveniencia, como patatas peladas o patatas que se pueden consumir con piel, por ejemplo, es un claro mercado en crecimiento.

¿Kilos o envases?
Este cambio requiere también de un punto de vista diferente en lo que a facturación respecta. Mientras que antes la facturación se calculaba en kilos, ahora cada vez es más importante fijarse en el número de envases. "En todo el país, cada vez se venden menos patatas", asegura Klaas. "Esto se debe también a que vendemos más envases pequeños, por lo que el total de kilos es menor. Tenemos que empezar a calcular de otra manera".



No obstante, hace un comentario sobre el cambio que se está dando en el mercado. Los envases pequeños son una tendencia, pero en los supermercados frisones los envases grandes no están desapareciendo de todas partes. En los supermercados locales aún hay mucha demanda de sacos de diez kilos de patatas, por ejemplo. Eso se refleja también en el almacén, donde los sacos de cinco kilos de patatas son mayoría. "Hay que enfocarlo teniendo en cuenta a los locales, y los franquiciados deberían tener libertad suficiente para darle respuesta", continúa Klaas.

Además de patatas a granel, Greydanus también tiene algunas variedades especiales en su gama. Un ejemplo es la variedad frisona antigua Wâldgieltsje (Woudgeeltje). "Es una variedad antigua con un entusiasmo renovado", explica Klaas. "A los supermercados les gusta que haya un poco de alboroto en el surtido de patatas, aunque el espacio que se les reserva está bajo cierta presión en muchas tiendas". Las cadenas de supermercado no siempre ven el valor añadido de tener un surtido de patatas amplio, aunque Klaas también se ha dado cuenta de que hay diferencias locales en este aspecto.



El vendedor ambulante se convierte en proveedor de supermercado
No es la primera vez que la familia Greydanus ve cambiar el mercado y se adapta a la situación. El abuelo de Klaas empezó con la venta ambulante de patatas en 1933. En los 60, el padre de Klaas se hizo cargo del negocio. En aquellos años, los supermercados estaban en auge y la empresa creció abasteciendo a esta nueva clientela. Además, invirtió en una máquina envasadora, a la que siguió una máquina de lavado una década después. Así, la empresa podía satisfacer también la demanda de Alemania. "En los 70 y en los 80, Alemania era un buen mercado de exportación", explica Klaas. "Hoy por hoy, los alemanes cultivan sus propias patatas, por lo que el mercado ha disminuido".

A mediados de los 80, un destacado retailer se convirtió en nuevo cliente de Greydanus. Esta cadena sigue siendo un cliente importante para la comercializadora de patatas frisona. "Además, suministramos a empresarios locales y a franquiciados de los principales supermercados", continúa Klaas. El foco de la empresa está en las provincias del norte de los Países Bajos, aunque no tiene miedo de servir patatas en otras partes del país con su flota de vehículos propia.



Los conductores jubilados regresan
"Las patatas las recogemos y las entregamos con conductores propios", señala Klaas. La escasez de conductores que está perjudicando al sector también se nota en Frisia. "Es difícil encontrar buenos conductores, y por eso cuidamos muy bien a los nuestros". Para afrontar la escasez en los meses de verano, los veteranos regresan a la empresa. "Estos conductores tuvieron que dejarlo cuando se jubilaron. Ahora vuelven para echar una mano". El transporte es un elemento de débito considerable, en particular cuando los camiones circulan sin estar llenos. Por eso Greydanus trabaja con otras empresas como Heerenveen para asegurarse de que los camiones transportan el mínimo de aire posible.

También el transporte es un tema cada vez más importante en el mercado, en particular en relación con la sostenibilidad. "Se está haciendo más énfasis en los kilómetros que recorren las patatas y en cuántos pesticidas se utilizan", comenta Klaas. Muchos de los productores con los que trabaja le prestan atención a estos temas. Por ejemplo, muchos campos de patatas están rodeados de franjas de flores silvestres para los insectos.



Preparados para Planetproof
"Esta temporada todavía será de transición, pero las patatas deben tener la certificación PlanetProof a partir del año que viene. Los productores se lo toman muy en serio, se involucran mucho". A finales del año pasado, Greydanus organizó unas jornadas de información en cooperación con una importante cadena de supermercado en el famoso estadio Thialf. Los supermercados querían aplicar los nuevos requisitos al comienzo de este año, pero lo anunciaron demasiado tarde en lo que respectaba a las producciones. "Los productores tienen que hacer sus planes de producción en torno a Año Nuevo, así que no habría habido volumen suficiente para los supermercados". Los requisitos adicionales se pondrán en marcha el año que viene. Es un plazo asumible, según Klaas. "No preveo grandes problemas. Tenemos la certificación Skal también, así que estamos familiarizados con los requisitos adicionales", dice.

La sostenibilidad es muy importante para la empresa. Hace diez años, se instaló una turbina de aire. Hoy en día, tiene paneles solares para generar energía. Además, tiene una planta de tratamiento de agua en el almacén que limpia el agua de lavado y así se puede reutilizar cerca de un 98 por ciento. Los flujos residuales de la máquina, arena y barro, se llevan a una granja de vacuno cercana. "Aquí en Frisia no está mal del todo, pero el agua cada vez es más escasa en todo el mundo", explica Klaas la decisión de comprar esta máquina.

Más información:
Greydanus
Klaas Greydanus

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor