Resumen del mercado global de la fruta de hueso

El hemisferio norte va adentrándose poco a poco en el otoño, el cual anuncia el final de las temporadas de fruta de hueso. El tiempo caluroso y soleado de los meses de verano han tenido consecuencias en el mercado. Aun así, los comerciantes de la mayoría de los países están satisfechos con los resultados. Los productores canadienses de cerezas se han beneficiado de la guerra comercial entre los Estados Unidos y China. Los exportadores australianos han cambiado su foco de atención a los mercados asiáticos.

España: Rendimientos más bajos que se han notado más en nectarina y ciruela

La campaña de fruta de hueso española está casi finalizada, con volúmenes de producción significativamente menores respecto al año pasado, debido a una mala floración y a la abundancia de lluvias y pedriscos. Sin embargo, la merma de la cosecha de este año se ha reflejado generalmente más en el campo que en las ventas finales, según fuentes del sector. La falta de producción también se verá reflejada seguramente en una disminución de las exportaciones en destinos poco consolidados. 

Hay productos que han funcionado bien en precios, como la nectarina, debido a su caída en volúmenes. Es el producto que más está reflejando la escasez en precios, que son superiores respecto a la campaña pasada. En cambio, los precios del melocotón han estado por los suelos durante al menos 4 meses, sobre todo para el melocotón amarillo. Según un exportador de Murcia, la industria procesadora ha pagado por el albaricoque la mitad de lo que pagó la campaña pasada, mientras que las conservas de melocotón se venden a una media de 3 o 5 céntimos por debajo del precio del año pasado. "Pocas veces se ha visto un mercado así para la industria conservera de melocotón, que cada vez sufre más la presión de la competencia de otros países terceros como Grecia y China, así como la concentración de la demanda europea”, explica el productor y exportador.

Los precios del paraguayo han sido estables, dentro de la gravedad. Han mantenido precios similares a los del año pasado en productos confeccionados, que no fueron nada buenos. Pero al menos este año, no se está desperdiciando tanto producto como el año pasado, en el que se desechó mucha mercancía por exceso de producción y una demanda todavía insuficiente para ese volumen.

En cuanto al albaricoque, hasta el último momento se ha comportado mejor en exportación respecto al año pasado, que fue catastrófico desde el inicio. La superficie de producción de albaricoque con recolección en mayo y junio se ha frenado bastante, ya que el año pasado el sector perdió bastante dinero y fue un aviso importante. No obstante, este año Francia e Italia han tenido merma de producción y se han retrasado muchísimo en el arranque de su campaña; lo que ha dado una percepción irreal de lo que verdaderamente hay plantado en Europa para esas fechas. "El año que venga sin adversidades climáticas en Francia, Italia y Grecia, nos daremos cuenta de ello", indica el exportador.

Por lo que respecta a la ciruela, ha habido y sigue habiendo bastante escasez, sobre todo de calibres medianos y pequeños. La principal zona productora de ciruela es Extremadura, y su merma de cosecha es muy importante, lo que lleva a que los precios de venta sean un poco mejores respecto al año pasado.  Desde ahora hasta diciembre la escasez se va incrementando a consecuencia de los daños climatológicos.

 

Italia informa de precios estivales más altos
Los últimos melocotones y nectarinas de Sicilia y otras regiones del norte están llegando al mercado en este país. Sin embargo, la oferta, aunque limitada, es suficiente para satisfacer la demanda. Los precios son estables, con la excepción de la fruta de Rávena y Forlì. Allí, los precios están subiendo debido a un aumento de la demanda.

Los melocotones y las nectarinas se pueden cultivar en Italia hasta septiembre. Con un poco de inversión, es posible producir volúmenes viables comercialmente. Por ahora, falta una buena variedad de cultivo tardío. La nectarina Romagna Mia de pulpa blanca lleva ya unos años produciéndose. Esta variedad se cosecha entre el 15 y el 20 de septiembre.

La cosecha de las ciruelas tardías Angeleno ha comenzado en la Emilia Romaña. Estas ciruelas tienen mucha demanda. Se exportan al Reino Unido, Canadá, Sudamérica, Dubái, los Emiratos Árabes Unidos y el norte de Europa. Con una demanda modesta, se están comercializando los últimos volúmenes de ciruelas President, a precios tan altos como en Rávena.

En julio y agosto, los precios al por mayor han crecido entre un 12 y un 19 por ciento según cifras de Cesena, en comparación con 2017. La producción de melocotones, nectarinas y ciruelas ha crecido considerablemente. No obstante, no ha habido solapamientos. Para los productores que han podido suministrar productos de calidad, ha sido una buena temporada.

El precio de los melocotones amarillos se elevó un 19,3% en julio con respecto a 2017. Esto condujo a un precio medio de 1,36 euros el kilo. En agosto, esta fruta alcanzó un precio medio de 1,23 euros el kilo. En el mismo mes de 2017, fue de 1,06 euros el kilo.

Un ligero incremento de las ciruelas dio lugar a un precio de 1,54 euros el kilo, un 15% más que en el año anterior. En agosto, el precio medio de las ciruelas fue de 1,39 euros el kilo, un 14% más alto que en 2017.

Las nectarinas también mostraron crecimiento. El precio medio de la categoría A y AAA llegó a 1,39 euros el kilo en julio de 2018, frente a los 1,24 euros de 2017. En agosto, el precio subió un 15,18% a 1,29 euros el kilo. En el año anterior fueron 1,12 euros el kilo.

Un mayorista de la ciudad de Catanzaro, en Calabria, hace un repaso de la temporada y dice: “Al principio, había escasez de melocotones y nectarinas y la demanda era alta. Sin embargo, conforme iba avanzando la temporada, las cosas progresaron a ritmo normal. Nos dimos cuenta de que los precios eran entre un 15% y un 20% más altos que el año pasado. Los albaricoques reflejaban la misma situación del año pasado. Después, fue un desastre total para todas las variedades. Hay muy poca demanda de ciruelas. Apenas hemos vendido ninguna”.

Los franceses están satisfechos
En Francia, la temporada también está llegando a su fin. Un comerciante de Rungis explica: “Menudo año. Las tormentas han destruido gran parte de los cultivos, y a estas les siguieron unas condiciones meteorológicas calurosas. Esto provocó que la fruta no madurara bien. La cosecha fue decepcionante”. Aun con todo, el comerciante no cree que haya sido un mal año. “Las cantidades limitadas hicieron subir los precios. Los volúmenes no fueron tan reducidos como para no tener nada que vender, servimos bien a todos nuestros clientes. En general, ha sido una temporada muy buena”. A los consumidores franceses les gusta probar muchas frutas de hueso diferentes. “Hasta tenemos un número sustancial de clientes de la restauración que siempre están buscando algo muy diferente. Por ejemplo, nuestros melocotones y nectarinas sanguinos gozan de mucha popularidad”, apunta el comerciante.

Alemania: Menor calidad hacia el final de la temporada
La temporada del melocotón y la nectarina en el sur de Europa va acabando poco a poco, aunque España sigue dominando el mercado. La oferta en el mercado alemán la completan Italia, Francia, Grecia y Turquía. La demanda sigue bajando junto con la oferta. La calidad de las últimas remesas de la temporada dejan mucho que desear, según los comerciantes. Esta falta de calidad, no obstante, todavía no ha tenido ningún efecto significativo sobre los precios. También hay disponibles todavía albaricoques franceses, españoles e incluso turcos.

El producto local domina el mercado de la ciruela en este país. La demanda, así como la calidad, es razonable. Esto significa que los precios se han mantenido bastante estables de manera constante. En particular las variedades Hauszwetschge, Presenta y Top siguen siendo muy populares. La demanda da Hanitas está bajando, lo que supone que la cuota de mercado de Presenta es todavía mayor, según un comerciante. Los productos locales predominan claramente. Pese a ello, aparecen aquí y allá producto de Francia, Italia, España y Polonia. La Stanley, que se cultiva en Europa del Este, casi ha desaparecido. La semana pasada, en el mercado mayorista de Fráncfort, las ciruelas Queen Victoria de Rumanía alcanzaron un precio de 10 euros por 7,5 kilos. Los precios se mantuvieron relativamente constantes en toda la línea. Sin embargo, en algunos mercados mayoristas las ciruelas han sido de una calidad inferior a la media, por lo que los precios han tenido que bajarse considerablemente.

Países Bajos: La oferta limitada hace subir los precios de la fruta de hueso española
En los Países Bajos, la demanda de fruta de hueso española está disminuyendo. Esto significa que la temporada tradicionalmente se desplaza hacia otros productos. Los importadores consideran que es una buena temporada. Otros años, el precio de los melocotones y las nectarinas envasados en lotes de 4 kilos ha bajado al nivel de 1,50-2,50 euros. Este año, no ha bajado de 3,50 euros. El precio de los paraguayos también ha sido muy bueno, con un nivel de entre 5,50 y 7 euros por 5 kilos. La oferta de albaricoques también ha sido limitada este año. La temporada española de la cereza no ha sido muy buena en términos de calidad, en especial al inicio de la temporada, aunque la calidad mejoró más tarde y se pudo volver a hacer algo de dinero.

El motivo de los buenos precios reside en los daños causados por el granizo este año. Las zonas de producción de alrededor de Zaragoza y Lleida se han visto muy afectadas por el fenómeno, por lo que la oferta de productos de categoría I ha sido considerablemente menor. Este año se ha enfatizado la necesidad de diversificar los riesgos, pues no se podría haber pasado la temporada con un único proveedor. Los importadores también han notado que los melocotones le han ganado cierto terreno al paraguayo. Estos melocotones planos llevan años debilitando la cuota de mercado, pero los paraguayos envasados como si fueran dónuts han demostrado ser muy populares.

Australia pone la mira en el mercado chino
La temporada del hemisferio sur va de noviembre a marzo. Esta temporada pasada se pusieron en marcha nuevos protocolos y la temporada de cultivo mejoró. Estos factores contribuyeron a la exportación de fruta australiana a China. El volumen para este mercado se ha disparado n 167% en comparación con el año anterior. Según Summerfruit Australia, las cifras hasta marzo muestran la incorporación de melocotones y ciruelas. Australia obtuvo el acceso al mercado chino para todas sus variedades de fruta de hueso en noviembre de 2017. La temporada 2018/2019 ha sido la primera en la que todas las frutas de hueso de este país han tenido acceso a China, y las expectativas son altas.

En el año hasta junio de 2017, los rendimientos se han situado en 126.177 toneladas de fruta de hueso, valorada en 386,1 millones de dólares. Este volumen ha estado formado por albaricoques (7.163 toneladas), melocotones y nectarinas (92.017 toneladas), y ciruelas (26.997 toneladas). Las nectarinas siguen dominando el mercado.

En Nueva Zelanda, el mercado no ha obtenido tan buenos resultados como en el año anterior, y eso, pese a la recuperación de la exportación de nectarinas, melocotones y ciruelas.

EE. UU.: La temporada californiana casi ha terminado
La temporada en el estado de California está dando su últimos coletazos. Los productores han recolectado y envasado sus últimas frutas y se espera que la temporada acabe en las próximas semanas. Después, las importaciones irán tomando el mercado poco a poco. La temporada estadounidense ha sido bastante estable, sin valores atípicos en ninguno de los extremos. Los agricultores están satisfechos con la calidad de su fruta. Después de un inicio lento, los volúmenes han crecido en los meses de verano y eso ha dado lugar a una buena oferta de prácticamente cualquier tipo de fruta de hueso. “Ha habido momentos de precios algo más bajos, pero, en general, ha sido una buena temporada”, resume uno de los comerciantes. Ahora que ha empezado la temporada de la uva, el espacio de almacenamiento para la fruta de hueso está menguando.

Demanda excelente de cerezas canadienses en China
La provincia canadiense de la Columbia Británica puede hacer un buen balance de la temporada de cereza, que acabó el 23 de agosto. El calor aceleró la maduración y la temporada ha sido relativamente corta. Los productores canadienses se han beneficiado de la guerra comercial entre los Estados Unidos y China, ya que los importadores chinos se han decantado por las cerezas canadienses. Además de a China, los exportadores canadienses suministran cerezas a mercados de todo el mundo, entre ellos Tailandia, los Estados Unidos, Vietnam, Malasia, Europa, Singapur, los EAU y Japón.

China: La gran cosecha causa presión
La cosecha de melocotón y nectarina ha sido mayor de lo habitual debido a las condiciones meteorológicas favorables y a la entrada en producción de nuevos huertos en el este del país. Gracias al calor y el sol, los melocotones han tenido un nivel Brix más alto este año, y también los rendimientos han subido. Como resultado de los grandes volúmenes, los precios de los melocotones no han sido muy buenos. Un gran número de melocotones ha llegado al mercado al mismo tiempo y por eso los precios se han desplomado. Anteriormente este año, los melocotones importados y los Honey chinos se vendían a mejores precios. Después hubo más demanda que oferta.

Las cerezas son populares en China y la importación de esta fruta crece anualmente. China es el mayor importador de cerezas chilenas del mundo. Sin embargo, las empresas australianas ahora también pueden acceder al mercado chino de la fruta de hueso.

Sudáfrica: El frío persistente podría causar problemas
Los agricultores en el Cabo Occidental esperan una buena temporada de fruta de hueso, y eso después de un invierno frío y húmedo. El frío ha llegado tarde y continúa. La región experimentó nevadas hace un par de semanas y también ha llovido esporádicamente. Los productores esperan que haga sol para que los árboles que ya han florecido pueden continuar teniendo una buena temporada de floración.

Los melocotones y las nectarinas han florecido de 10 a 14 días antes de lo habitual este año, por lo que a los productores de algunas zonas les preocupa la persistencia del frío y la humedad. Si el sol no sale pronto, podría haber consecuencias para la cosecha. Las primeras nectarinas se esperan dentro de tres o cuatro semanas. Entonces, llegarán al mercado las regiones tempranas como Wolseley. Las perspectivas son buenas. En algunas zonas donde se cultivan variedades más tardías, como la Koue Bokkeveld, aún cabe la posibilidad de unas heladas tardías. Juntos, los embalses de agua más importantes del Cabo Occidental están al 72,2% de su capacidad. Las reservas de agua propias de los agricultores también se han llenado bien este invierno.

 


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor