Informe de FreshPlaza

Zespri comienza oficialmente la cosecha de kiwi Sun Gold en Italia

El lema de Zespri es: "La calidad se hace en el campo". Por ese motivo, para celebrar el inicio de la cosecha, la empresa neozelandesa nos ha guiado en un fantástico viaje por los campos de kiwis de Agro Pontino.

Marino Silva explica a FreshPlaza: "Zespri es líder global del mercado con el 30% de la cuota, lo cual equivale a unos ingresos de 1.600 millones de euros".

Silva es el gerente de mercado de la zona del Mediterráneo. La corporación multinacional tiene 2.500 agricultores en las islas neozelandesas. En 1997, esos mismos agricultores decidieron lanzar la marca para crear una estrategia de comercialización que abarcara todo el año. "Por eso es fundamental colaborar con los productores italianos, quienes deben 'cubrir la contratemporada': de mayo a noviembre vendemos el producto 'del otro mundo'. Vendemos nuestro producto propio de noviembre a abril", continúa Silva.

Tanto el calibre como los precios son buenos. Para el kiwi de pulpa amarilla se augura una campaña muy exitosa. Por otro lado, la campaña de kiwi verde aún se verá afectada por el frío de la temporada pasada.

Zespri produce 30.000 toneladas de Sun Gold en Italia, por lo que las 2.600 hectáreas han sido un 70% más productivas. Pero la producción volverá a crecer en 2019. Además, se destinan 120 hectáreas al cultivo ecológico. "Este es otro paso para llegar a nuestro objetivo de 50.000 toneladas en tres años. Es decir, el 40% de los ingresos de esta variedad, que se lanzó en Italia hace 4 años".

El gerente de la cadena de suministro, Dario Vegetti, señala: "El kiwi Sun Gold es una variedad exclusiva: más refrescante y más dulce. La planta se obtiene únicamente a partir de híbridos naturales, sin OMG, gracias al apoyo del Plant and Food Research de Nueva Zelanda". El 30% de las 370.000 toneladas de kiwi verde producido en Italia lleva la marca Zespri. Italia es el mayor productor mundial de kiwi, aunque los consumidores y algunos retailers todavía lo consideren una fruta exótica.

Vegetti señala que el kiwi de Nueva Zelanda tarda 28 días en llegar a Italia. "Seleccionamos nuestro producto cuidadosamente mediante procedimientos de tratamiento y control. Que la calidad sea alta es imprescindible para competir en mercados tan lejanos". La exportación supone el 80% de la producción. Es un mercado todavía por explorar, teniendo en cuenta que el consumo medio de kiwi en Italia es de 1 kilo al año, mientras que el consumo medio de manzana es de 40 kilos anuales. En Alemania, se consumen 3 kilos de kiwi de media, mientras que en los Estados Unidos son solo 300 gramos. Nuestro Sun Gold es especialmente rico en vitamina C y ácido fólico. Además, solo tiene 79 kcal por hectogramo y tiene un impacto glucémico bajo. Pero, sobre todo, es la única fruta que contiene actinidina, lo cual facilita la digestión de las proteínas.

Riccardo Spinelli

"Es necesario contar con estándares altos para ofrecer a nuestros clientes la mejor calidad", explica Riccardo Spinelli a FreshPlaza. Spinelli es el gerente de desarrollo y transferencia de tecnología de Zespri. Es uno de los técnicos de la campaña que presta apoyo a las empresas para cerrar la brecha entre la investigación científica y el agricultor. "Solo el 5% del producto final se queda fuera de la marca Zespri. Podemos lograr estos resultados gracias a varios factores: un suelo muy drenante, subácido, con elevada presencia de sustancia orgánica, sin riesgo de heladas. Además, un factor importante es la gran profesionalidad del tejido agrícola, gracias a la cual fueron posibles las primeras plantas de kiwi hace medio siglo".

Hace doce años, Zespri puso en contacto a los 2.500 agricultores de Nueva Zelanda con 600 colegas italianos. El intercambio de puntos de vista e ideas es uno de los aspectos claves que caracterizan esta relación entre los dos hemisferios. El sistema Zespri consiste en el control total de la cadena de suministro, desde el campo hasta la tienda, y todo ello gracias a la supervisión de 35 técnicos de campaña y al control de calidad. Los kiwis Zespri deben alcanzar un estándar de materia seca, de nivel de azúcar y de calibre. "Queremos que cada uno de nuestros productos ofrezca la misma experiencia", subraya Silva.

El calibre, que varía según la demanda del mercado, depende del aclareo, es decir, las frutas que se dejan madurar en la planta, y la relación entre plantas macho y hembra. La calidad de nuestro trabajo tiene la certificación GlobalGAP (Good Agricultural Practices) y GRASP (que se centra en la evaluación de los parámetros básicos y de los riesgos potenciales). Además, Zespri tiene una disciplina todavía más estricta que el Gobierno de la región del Lacio para evitar cualquier residuo fitoquímico. "El impacto real es muy bajo. Podemos alcanzar nuestro objetivo 'residuo cero' gracias a la adopción de barreras mecánicas para repeler la Halyomorpha halys, y de trampas para las moscas de la fruta", continúa Spinelli. Fabio Marocchi trabaja para Apofruit Cesena, empresa con 450 agricultores, 80 de los cuales cultivan Sun Gold. "Todo eso es posible gracias a una formación intensa que empieza en la cooperativa y acaba en el productor para utilizar los productos aptos para la agricultura ecológica". Se necesita una inversión de 16.000-18.000 euros por hectárea, lo cual garantiza una producción bruta vendible de hasta 40.000 euros.

Una de las principales características de Zespri es la gestión sostenible de los huertos: por ejemplo, envases cien por cien reciclables y rastreables. Vegetti añade: "Queremos evitar la falsificación de un producto cuyos altos estándares de rendimiento son reconocidos ampliamente". En la jornada del 3 de octubre, tocaba la visita a Tenta Anna di Campoleone, 50 hectáreas con un reparto 1 a 4 entre Sun Gold y Green. Allí, se habló del mito de que el kiwi necesita mucha agua. Marocchi mostró orgulloso el sistema de riego por goteo y los tensiómetros que permiten "medir" el agua justa que necesitan las plantas. De esta forma, la empresa ha reducido a la mitad el agua que utiliza en tan solo unos años.

Todos los participantes pudieron vivir la emoción de recolectar fruta.

La última visita fue a Mirasole Estate di Doganella di Cori, donde ya ha empezado la cosecha. Las normas de Zespri son muy estrictas, en especial en lo que se refiere a la absoluta integridad de las frutas, pues cualquier imperfección ocasional podría dañar parte de la cosecha.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor