Se ha salvado la mayor parte de la cosecha de batata de Carolina del Norte

Los efectos del huracán Florence en la cosecha de batata de Carolina del Norte probablemente se sentirán durante muchos meses. Es probable que no se conozcan las verdaderas consecuencias hasta que nos adentremos en la cosecha de almacenamiento el próximo año. Inmediatamente después de la tormenta, los productores dejaron que las fincas se secasen para asegurarse de que las batatas dañadas se deterioraran en la plantación, en lugar de mezclarse con las envasadas y almacenadas.

Tales decisiones han significado que se recupere gran parte de la cosecha, incluso en el este del estado que ha sido el más afectado. También reflejan la experiencia que muchos productores de Carolina del Norte tienen con los fenómenos climáticos de esa magnitud.

"La mayoría de los productores no han podido trabajar en sus fincas durante aproximadamente una semana a diez días", según Jeff Thomas, de Scott Farms. "Permitimos que los productos se sequen para ver qué efectos tendría la lluvia en las fincas. Nos tomamos nuestro tiempo para asegurarnos de que cada parcela se hubiera secado. Las batatas que se habían ablandado demasiado, dejamos que se dañaran en la plantación para evitar cualquier problema con nuestro producto almacenado. La familia Scott es productora de sexta generación, por lo que su experiencia se manifiesta en momentos como este".

"Afortunadamente, nuestra envasadora y otras infraestructuras no sufrieron daños y estábamos envasando batatas el lunes siguiente", continuó Thomas. "Además, las batatas se almacenan en nuestras instalaciones con atmósfera controlada para mantener las condiciones óptimas de maduración y almacenamiento".

Imagen: Scott Farms

Algunas zonas se han beneficiado de la sequía de agosto
En otras partes de Carolina del Norte, los productores dijeron que la lluvia, aunque significativa, supuso algún beneficio a la producción de batata en esa zona. Después de un agosto seco y caluroso, la lluvia se deslizó en las fincas, lo que supuso muy pocos lugares húmedos y deteriorados. El principal daño, sin embargo, fue a las propias comunidades. Muchas casas y edificios cercanos a vías fluviales como ríos se inundaron.

"Antes del huracán, hubo sequía y el almacenamiento de agua era reducido", compartió George Wooten, de Wayne E. Bailey Produce, en Chadbourn. "Terminamos recibiendo 380 mm de lluvia, pero el agua corrió hacia los ríos circundantes, lo que causó inundaciones en varias ciudades. No teníamos agua en los campos de batatas. Sin embargo, evitamos cavar durante más de una semana para asegurarnos de que los productos dañados se deterioraran antes de reanudar la cosecha".

Wooten continuó diciendo que cualquier pérdida de oferta sufrida era más probable que hubiera sido provocada por los efectos del verano seco en lugar del huracán en sí. "Sin duda, habrá algunos daños y el rendimiento será moderadamente bajo, pero esto se debe principalmente a la disminución de las plantaciones y al seco agosto que tuvimos, combinado con las fuertes lluvias de Florence", explicó. "Hemos estado trabajando con nuestros clientes para cumplir con las expectativas y los requisitos de manejo en el futuro. Los precios serán más altos este año, lo que afectará a los consumidores y la demanda probablemente será moderada. Esto servirá para extender la oferta al final de la cosecha de almacenamiento".

Cosecha a mano
Debido a la disponibilidad esporádica de la cosecha y el control necesario para seleccionar el producto para envasar, Thomas señaló que la cosecha manual había sido beneficiosa. "En su mayor parte, la calidad es buena", explicó. "Todavía se están deteriorando algunas, pero como cosechamos a mano, sólo estamos recogiendo el producto de mejor calidad".

Sin embargo, el huracán ha retrasado considerablemente la cosecha, lo que está ejerciendo presión sobre los productores para obtener el producto antes de que llegue el clima más fresco. "Las batatas son un cultivo tropical, por lo que debido al retraso, nos queremos asegurar de que el producto ingrese lo más rápido posible antes de que llegue el clima más fresco", explicó Thomas.

Todavía no está claro el impacto en la exportación
Definitivamente va a haber escasez de batatas este año. Por supuesto, una parte considerable de la cosecha de batata de Carolina del Norte se destina al mercado de exportación. El impacto en este mercado llevará más tiempo en determinarse, pero los productores ya están trabajando con sus contrapartes y colegas del ultramar.

"Todavía es demasiado pronto para determinar los efectos duraderos del huracán y otros fenómenos climáticos que experimentó Carolina del Norte respecto a las exportaciones", señaló Thomas. "Estamos en contacto constante con nuestras oficinas en el Reino Unido y los Países Bajos para asegurarnos de que nuestros clientes de ultramar sean atendidos. En Scott Farms tenemos la responsabilidad de que nuestros clientes de todo el mundo sean diligentes en el suministro de los mejores productos de calidad disponibles".

Para más información:

Jeff Thomas
Scott Farms
Tel: +1 (919) 284-4030
jeff@scottfarms.com
www.scottfarms.com

George Wooten
Wayne E. Bailey Produce Company
Tel: +1 (910) 654-5163
mrsweetpotato@sweetpotates.com
www.sweetpotatoes.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor