España: COAG propone fijar el precio de las hortalizas con un contrato

La campaña hortofrutícola en Almería ha tenido un buen arranque en cuanto a precios, exceptuando el caso del tomate suelto, que sigue vendiéndose en torno a los 60 céntimos. El resto de productos se vende por encima del euro y en algunos casos, como pepino y calabacín, con cifras por encima de lo esperado.

Sin embargo, nadie puede asegurar que esta situación va a mantenerse una semana o dos. “La incertidumbre en cuanto a formación de precios pone en riesgo nuestra actividad”, así de rotundo se ha mostrado Andrés Góngora, secretario provincial de Coag en Almería, que ha organizado un desayuno informativo para anunciar que su organización va a abanderar un cambio en el modelo comercial de la provincia. Un cambio centrado en la necesidad de formar el precio de las hortalizas y comercializar la totalidad de la producción mediante un contrato de suministro, con precio cerrado de antemano.

“Es ahora que hay buenos precios, y nada de crispación, cuando tenemos que hacerlo”, ha resaltado Góngora, que ha facilitado los gráficos de precios de las principales hortalizas comercializadas en los últimos meses en las que se observan grandes diferencias de precio de una semana a otra en el mismo producto. “Los gráficos parecen una montaña rusa fruto de la volatilidad de un mercado que vende a resultas. Y lo más grave, en un año en el que han aumentado los costes de producción”, ha añadido el secretario provincial de Coag.

En la actualidad, tan solo el 30 por ciento de la producción de hortalizas de la provincia se vende mediante un contrato. Se trata de la producción que se comercializa en España y que está sujeta a la Ley de la Cadena Alimentaria que obliga a la creación de un contrato. Sin embargo, el 70 por ciento se está exportando y, por tanto, no están sujetos a ese requisito.

El próximo 1 de diciembre, Europa va a dictar una Directiva basada en la LCA española, que obligará a los Estados miembro de la UE a incorporar el requisito del contrato en la comercialización de las hortalizas. El sector está pendiente de cómo se interpreta y adapten su legislación Alemania o Francia, Estados importantes para los intereses del sector almeriense.

Para Coag es el momento de reunirse con agricultores integrados en las directivas de las cooperativas para llegar a un acuerdo y fijar los precios con el fin de mantenerlos todo el año. “No se trata de subir el precio sino de frenar la caída por abajo”, ha explicado Andrés Góngora.

Con el apoyo de la Directiva europea, Coag va a iniciar una campaña para dar a conocer mejor los mecanismos establecidos de gestión de crisis de precios que, según Andrés Góngora, no se ha explicado bien a los responsables de las comercializadoras.

Para que las medidas de gestión de crisis sean eficaces, Coag aclara que previamente los agricultores tienen que estar organizados en OPFH. Esto va a permitir que nunca se comercialicen productos por debajo de un precio mínimo fijado de retirada.

Sin embargo, la mayor parte de la producción almeriense se vende fuera de esta figura asociativa.

No será hasta 2019 cuando entre en vigor la Directiva europea que obligue a las comercializadoras almerienses a renegociar sus contratos con los supermercados europeos. Hasta entonces, la Coag va a mantener encuentros con la mayor parte de agricultores, con responsabilidad en cooperativas y comercializadoras, para hacerles ver que, con las nuevas herramientas, es el momento de tomar el control de los precios de sus productos, al menos para frenar caídas e incertidumbre.


Fecha de publicación :



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019