Julio Aparicio, de Sienz/Compac:

"En una campaña de cítricos como la actual, cada céntimo está en juego"

A diferencia de otros años, 2018 está siendo bastante lluvioso en España, algo que está trayendo dolores de cabeza al sector de los cítricos.


“El año pasado fue bastante seco y esto permitió que muchos cítricos pudiesen comercializarse con tratamientos de 'residuo 0', o en general con pocas materias activas”, recuerda Julio Aparicio, nuevo responsable del área Norte de España de Sienz/Compac. “Este año las condiciones son bien distintas, ha llovido mucho durante un período prolongado y esto ha provocado que los almacenes no puedan trabajar todos los días con la recolección directa del campo, sino con la fruta que pueda haber almacenada en las cámaras. Con condiciones de humedad tan altas como las de este año, tanto en la propia fruta como en el ambiente, aumenta considerablemente los porcentajes de fruta con problemas de podrido como el aguado, así como fisiopatías como el “pixat” en clementinas”, explica.


En esta coyuntura, las centrales de envasado de cítricos necesitan contar con buenos sistemas de clasificación y calibración que descarte la fruta podrida. “Nuestros clientes están informándonos de la gran precisión en la detección de fruta en mal estado que los  calibradores con sistema Spectrim están logrando. Uno de nuestros clientes nos dijo recientemente que en un solo día el calibrador detectó hasta 1.000 kilos de fruta podrida, de los cuales, 30 kg correspondieron a fruta sana y que la máquina reconoció erróneamente como podrida (lo que se conoce como “Good in Bad”), mientras que la fruta podrida no detectada que llegó al repaso antes de empaquetado fue sólo de 20 kg (lo que se conoce como “Bad in Good”). Estamos hablando de resultados de calibración con un error mínimo. No conozco ningún otro sistema en el mercado de mayor precisión”, afirma Julio Aparicio.

SPECTRIM es el único sistema de calibración que cuenta con hasta 9 cámaras por calle, lo que significa realizar hasta 270 fotografías en alta resolución por fruto. Debido a que es un calibrador modular y actualizable, se puede empezar por una cabina sencilla con cámaras de color para determinar volumen y color, y si se desea trabajar calidad con sistema de detección de defectos y podrido, se pueden implementar adicionalmente hasta 6 cámaras de infrarrojo por calle. A día de hoy, con Spectrim se garantiza la detección de podrido incipiente (Penicillium, Geotrichum, Phytophthora), así como fisiopatías difíciles de trabajar como “clareta” y “pixat”. Lo que hace único al software de Spectrim, es la capacidad de poder añadir y personalizar nuevos defectos. Esto lo convierte en una herramienta permanentemente actualizado a las necesidades de cada campaña y cliente.

La campaña de cítricos está caracterizándose también por traer una cosecha con abundancia de calibres pequeños, por lo que, los calibres medios y grandes se están pagando muy bien en el mercado. “Los exportadores deben evitar reclamaciones por parte de sus clientes, ya que las pérdidas económicas pueden ser muy elevadas e incluso ser determinantes para tener una buena o una mala campaña. Con un sistema de calibrado como SPECTRIM los comercializadores pueden distinguir y diferenciar con más facilidad sus diferentes calidades y categorías para trabajar sus distintas marcas”. 

Por último, Julio Aparicio también añade que “esta es una campaña muy difícil donde se demuestra que los clientes que apuestan por la mejor tecnología son capaces de distinguirse de su competencia. Cuando en una campaña como la actual cada céntimo está en juego, uno se da cuenta de la importancia de invertir en calidad”

 

Para más información:
Julio Aparicio
Sienz /Compac
T+34 960010843
M: +34 607160286 
julio.aparicio@sienz.com
www.sienz.com

 

 

 


Fecha de publicación :
Author:
©



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2018