Las protestas de los chalecos amarillos afectan a los importadores belgas y holandeses

Hace tres semanas comenzó la movilización de los chalecos amarillos en Francia para protestar contra el aumento de los impuestos a los carburantes. En la actualidad, las protestas están paralizadas, ya que el aumento de este impuesto no se ha incorporado al presupuesto de 2019. La semana pasada, unos activistas belgas iniciaron también una protesta espontánea en Bruselas. Los manifestantes buscaron el enfrentamiento con la policía y ocuparon túneles y cruces de carreteras.

Frescura
Uno de los importadores que ha sufrido los efectos de las protestas en Francia es W. Jonckheere. "Hemos tenido muchos problemas con los chalecos amarillos en las últimas semanas. Como Francia es un país de paso para los productos de España, nuestros camiones tienen que atravesar Francia. Varias de nuestras cargas han llegado demasiado tarde. Esto perjudica a la frescura de los productos y nuestros clientes también lo sufren", dice Cedric Geens. "Las protestas han durado casi cuatro semanas y no parece que se haya hecho ningún avance. Cuando el pueblo francés se propone algo, van a por ello de verdad".

Horas parados
Los envíos Exofi también se han visto retrasados por los chalecos amarillos. "Algunos camiones han pasado horas parados a causa de las protestas", dice Jan Vermeiren. "Esperamos que las protestas acaben pronto, pero aún está por ver. Los productos tienen que pasar por Francia y eso complica mucho la situación. La frescura de los productos y, en consecuencia, sus ventas, están en juego. Por suerte, aquí en Bélgica las protestas no son tan graves y, en lo que a Francia respecta, lo único que podemos hacer es esperar, no hay mucho más que se pueda hacer en realidad".

Peligroso
Según una proveedora belga de servicios de logística que ha quedado atrapada en Belga durante las protestas, en ocasiones estos movimientos resultan peligrosos para los conductores y otros usuarios de las carreteras. "Ya se han producido varios accidentes durante esta situación innecesaria. Los manifestantes también podrían manifestar su postura de otra manera que no suponga molestar a los demás. Por eso no me sorprende que los que estaban ya hartos les hayan dado sopa con laxantes a los manifestantes".

Desorganización
"Lo que hace que las protestas sean impredecibles es que los chalecos amarillos son un grupo desorganizado formado por más de 10.000 personas. No los dirige un sindicato, sino que siguen actuando hasta que la policía los disuade", explica Pieter de Ruiter, de 4Fruit Company.

"Solo un porcentaje limitado de vehículos se ve retrasado por este hecho. El lunes, de 20 vehículos que esperábamos, se retrasaron 4, y el martes fueron 4 de 18. Para nosotros, los problemas no son tan urgentes, pero la gran distribución está rechazando algunos de los lotes. Ahora, por ejemplo, hay muchos países que están cruzando Francia para llegar a los centros de distribución alemanes con productos españoles al por mayor, y algunos lotes se están teniendo que vender en otras partes", añade el importador.

"Desde luego, lo que también suele pasar es que el envío de pimientos rojos que estás esperando llega demasiado tarde, mientras que el vehículo que transporta las lechugas iceberg que no necesitas ahora mismo llega a tiempo. No obstante, en general, el porcentaje que está sufriendo retrasos no es espectacularmente alto, pero esos vehículos también tienen que volver, así que, al final, son muchos los que regresan tarde a España y eso provoca una escasez de transporte y un aumento de los precios", señala Pieter.


Fecha de publicación :



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor