Este año se ha producido la tormenta perfecta

España: "La peor temporada de cítricos en 25 años"

Francisco Climent es propietario de una extensión en Nules de 24.000 kilos de clemenules, la variedad estrella de los cítricos de Castelló. Se jubiló hace un mes y ahora observa con desazón la situación del sector. "La campaña es un desastre", afirma. Pascual Pla, presidente de la cooperativa de Nulexport y lamenta que es la temporada "más mala en 25 años". Productores y cooperativas coinciden y explican que este año se ha producido la "tormenta perfecta" con las importaciones sudafricanas, la lluvia y la caída del consumo en Europa.

Organizaciones agrarias, regantes, cooperativas y exportadores que integran la plataforma "per la Dignitat de Llaurador de Castelló" se manifestarán este martes en 15 municipios de la Plana Baixa para reivindicar una revisión del acuerdo entre la Unión Europea y Sudáfrica, ya que achacan sobre todo el descenso de precios y ventas a la competencia de las importaciones de este país.

Climent y Pla explican que, además de la cuestión de Sudáfrica, en esta campaña "se ha juntado todo". "Influye Sudáfrica, pero también las lluvias, los bloqueos en la frontera francesa a los camiones de los chalecos amarillos o que las temperaturas no son las adecuadas en Europa y el consumo se ha resentido. Los supermercados dicen que se vende un 30 % menos", explica el presidente de Nulexport, que indica que a estas alturas las exportaciones han bajado un 25 % respecto al mismo periodo de 2017.

Según Climent, en la primera parte de la campaña –en octubre– "no se ha hecho nada; las naranjas de Sudáfrica han entrado hasta finales de noviembre sin ningún tipo de control fitosanitario. "El año pasado había menos producción y se adelantaron compras en agosto; este año, como hay un 30 % los comercio se han esperado a octubre y llegó la luvia", incide el propietario nulense, que remarca, además, que ahora "hay mucha producción de clemenules para el corto plazo de dos meses que tenemos para recoger".

El responsable de Nulexport considera que el aforo inicial es el correcto pero que "no tiene el tirón de 2017" y apunta que en este ejercicio como hay menos producción "a lo mejor no hay el afán de comprar del año pasado".

El productor de Nules advierte que el 30 % de clemenules pueden quedarse sin recoger. Como muestra de la caída de los precios, señala que en octubre vendió un kilo por 0,27 euros y que en diciembre lo ha hecho por 0,21 euros. "El problema que es si no coges la fruta al año al siguiente el árbol no florece y se pierde para la otra campaña; por eso hay gente que vende por casi nada, a 0,15 euros el kilo, para poder limpiar el árbol", continúa Climent, que agrega que antiguamente la recolección duraba cuatro meses y en estos momentos solo dos.

Lo más apremiante para el sector y así se lo exigen al Gobierno y Consell es que Bruselas modifique el tratado de Sudáfrica con la UE. "Sus importaciones han afectado mucho a la primera parte de la campaña. Con el acuerdo anterior las mandarinas de Sudáfrica podían entrar hasta noviembre, ahora pueden hacerlo hasta diciembre, siendo una competencia directa con nosotros pero sin los controles fitosanitarios que se nos exige", sostiene Pla. "Nuestras exportaciones tienen en otros países unas condiciones fitosanitarias más duras de las que fija la UE para Sudáfrica. Asimismo, ellos pueden ir a mercados como Rusia que para España está vetado", asevera.

Peso de las grandes superficies
Las importaciones de Sudáfrica han sido fatales para los cítricos de la provincia pero al mismo tiempo han sacado a la luz los problemas endémicos que arrastra esta actividad desde hace años. "Antes se vendían las naranjas por subasta. Actualmente las cadenas de supermercados dominan el 80 % del mercado europeo y ellas ponen el precio, no la cooperativa o el agricultor", reitera el presidente de Nulexport, que lamenta que la cifra de cooperativas se ha reducido de forma notable en los últimos años.

Una solución para los cítricos pasa, según Pla, por una nueva ley de la cadena alimentaria que propicie unas relaciones contractuales más compensadas. "Mi padre me decía que la tierra es lo último porque debajo no hay nada, y para los gobiernos la agricultura ha sido la gran olvidada", incide.

Más variedades
El dirigente de Nulexport apunta también como oportunidad la posible creación de nuevas variedades de cítricos para ampliar la campaña, pero desde los pequeños productores son reacios porque consideran que solo pueden los materializarla los grandes inversores".

 

Fuente: levante-emv.com


Fecha de publicación :



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor