Beneficios del tomate para la salud

Como todos sabemos, el tomate es técnicamente una fruta. Pero en cuanto a nutrición, los tomates, junto con los pepinos y los calabacines, se clasifican como hortalizas, debido, en parte, a su menor contenido de carbohidratos y azúcares: un tomate mediano contiene sólo 22 calorías y aproximadamente 5 gramos de carbohidratos totales, 3 de azúcar y 1,5 de fibra. Pero este alimento bajo en calorías y en carbohidratos está repleto de nutrientes y se ha relacionado con muchísimos beneficios para la salud. A continuación veremos siete beneficios:

Es una gran fuente de vitaminas
Un solo tomate puede proporcionar aproximadamente el 40% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C. Además, aportan vitamina A, que fortalece el sistema inmunológico, la visión y la salud de la piel; la vitamina K, que es buena para los huesos; y potasio, un nutriente clave para la función cardíaca, las contracciones musculares y para mantener una presión arterial saludable y un equilibrio de fluidos.

Protege la salud del corazón
Los tomates contienen un antioxidante llamado licopeno, el responsable de su color rojo. La investigación sugiere que, para la salud del corazón, es más eficaz comer tomates y productos de tomate que tomar suplementos de licopeno. Otros estudios han demostrado que los niveles más altos de licopeno en la sangre están relacionados con tasas de mortalidad más bajas para las personas con síndrome metabólico, un conjunto de factores de riesgo que aumentan las posibilidades de desarrollar enfermedades cardíacas, diabetes y accidentes cerebrovasculares.

Mejora la visión
El licopeno también es bueno para los ojos. Y ese no es el único nutriente protector de la vista en los tomates, pues además contienen luteína y betacaroteno. Según la investigación, esos nutrientes fortalecen la vista y protegen contra las afecciones oculares, incluidas las cataratas y la degeneración macular.

Aumenta la salud digestiva
El jugo y la fibra de los tomates pueden ser útiles si eres propenso al estreñimiento (un tomate grande contiene 177 ml de jugo y 1,5 gramos de fibra). Sin embargo, hay que tener en cuenta que para algunas personas, la acidez de los tomates cocinados puede desencadenar o empeorar el reflujo ácido y la indigestión.

Ayuda a controlar la diabetes
Los tomates pueden ser un alimento protector para las personas con diabetes tipo 2: en un estudio, las personas con diabetes que consumieron tomates cocinados durante 30 días experimentaron una disminución en la peroxidación de lípidos, una reacción en cadena en la que sustancias, llamadas radicales libres, atacan a la grasa y provocan daños que aumentan el riesgo de enfermedades del corazón. Se trata de un descubrimiento importante, ya que la diabetes duplica el riesgo de accidente cerebrovascular y ataque cardíaco.

Mejora la salud de la piel
Un estudio en 2011 descubrió que la combinación de pasta de tomate y aceite de oliva protegía contra los daños solares, e impulsaba la producción de procolágeno, una molécula que le da a la piel su estructura y la mantiene firme y joven. Los científicos creen que el licopeno de los tomates es clave. Se encuentra en su concentración más alta cuando los tomates se cocinan y el aceite de oliva aumenta la absorción en el sistema digestivo hasta el torrente sanguíneo.

Protege contra el cáncer
Los estudios observacionales han encontrado vínculos entre el licopeno, el compuesto estrella, y la menor incidencia de cáncer de próstata, ovario, pulmón y estómago.

Fuente: newtimes.co.rw


Fecha de publicación :



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor